Skip to main content

En un mes será legal descargar diseños de armas en 3D en EEUU

Captura de la web Defcad

19/07/2018 - 12:23

Los estadounidenses poseen el 48% de los 650 millones de armas que existen en el mundo en manos de civiles. Entre 2014 y 2017, 56 mil estadounidenses fueron asesinados con armas de fuego y de ellos, 2.710 eran menores de 12 años. Desde 2014 solo han conseguido estar seis meses seguidos sin tener un caso de violencia armada en una escuela.

Estas cifras desde luego no se verán beneficiadas con el último fallo de la justicia estadounidense que ha legalizado distribuir planos de modelos de armas diseñados por ordenador para que sean impresas en 3D

Esta sentencia beneficia principalmente a Defcad.com, una plataforma online en la que se comparten planos de armas de fuego. Los creadores de esta web fueron los que presentaron la demanda contra el Departamento de Estado, el cual había argumentado que los archivos de esta página violaban los controles federales de exportación

Los peligros de las impresoras 3D

Cody Wilson, fundador de la web e impulsor de la iniciativa Defense Distributed, una organizacion sin ánimo de lucro que desarrolla y publica diseño armamentístico con código abierto y que ha llevado la causa de la legalización de las armas en 3D ante la justicia, ha explicado a Ars Technica que esta resolución posibilita la creación de una red pública de planos diseños de armas con buena reputación y sin necesidad de navegar por dark webs o el internet oculto relacionado con las actividades criminales. 

Wilson es conocido sobre todo por ser la primera persona en imprimir y disparar una pistola 3D. La revista Wired le ha clasificado como una de las personas más peligrosas de internet junto a Donald Trump y el ISIS. “España es el país con más descargas de pistolas” aseguró en una entrevista en 2003 a El País. 

Gracias a esta sentencia, la web defcad.com volverá a estar operativa en agosto con diseños de armas de un solo disparo y semiconductoras que si todos sus componentes son de plástico podrán pasar inadvertidas en los controles de seguridad como ya lo hicieron en 2003 dos reporteros del Mail on Sunday.

Fabricar la pistola costó menos de 36 horas y con una impresora valorada en 1.700 libras. Tenía un calibre de 0,38 y estaba hecha enteramente de plástico, por lo que ningún control la detectó, aunque algunos defensores de las armas aseguran que para que estas sean letales es imprescindible que tengan partes metálicas que las harían detectables en los controles.

Detractores y defensores de la posesión de armas en Estados Unidos debaten ahora sobre las consecuencias directas de esta nueva sentencia que esperemos no se use para causar una nueva masacre. 

Ver ahora:

Te recomendamos