Skip to main content

Por qué, aunque lo intentes, no puedes parar de cotillear los móviles de los desconocidos

Usando el móvil en el tren

18/10/2018 - 19:45

Seguro que, más de una vez, has sentido que la persona que tienes al lado estaba "espiando" la conversación que tienes con un amigo por WhatsApp. Es un momento algo incómodo, sobre todo si se trata de algo confidencial o privado. Sin embargo, por mucho que te moleste, tú también lo has hecho alguna vez. 

A día de hoy, el 81% de los españoles utiliza un smartphone, lo que representa un gran aumento en los últimos cinco años. Tanto es así que, desde hace más de un lustro, en nuestro país hay mas teléfonos que habitantes. A nivel mundial las cifras son aún más impactantes: hay más de 5.000 millones de usuarios únicos de móviles.

Con estas cifras no es extraño encontrarse con pantallas por todas partes. Pero, ¿por qué te interesan tanto? ¿Qué te importan las conversaciones o fotos de los demás? ¿Y por qué sientes esa necesidad intrínseca de mirar por encima el móvil del que tienes al lado?

Quizás sea hora de que renueves tu móvil con alguna de estas ofertas

Un grupo de expertos de la Universidad de Múnich ha averiguado la respuesta a este fenómeno conocido como "Shoulder surfers" (Surfistas de hombros, en español). Este término hace referencia, precisamente, a esas personas que espían el móvil de otro que está cerca de él.

cas vic

Estudio de la Universidad de Munich para averiguar por qué interesa se cotillean los móviles ajenos

Así, estos científicos decidieron distribuir un cuestionario sobre una situación hipotética con dos personajes ficticios: Vic estaba cotilleando el móvil de Cas.

A continuación, se les preguntaba sobre si esta situación podía darse en el mundo real y qué es exactamente lo que Vic podría estar viendo (contraseñas, fotos, correos, etc).

No vivimos rodeados de ladrones, sino de cotillas

Las conclusiones fueron de lo más interesantes. Y es que este estudio desveló que no vivimos rodeados de ladrones de contraseñas, ciberdelincuentes o de atracadores, sino de cotillas.

De hecho, en su análisis, los investigadores concluyeron que estas situaciones se producían de forma casual y no intencionada. "En la mayoría de los casos estos hechos se dan entre extraños, mayoritariamente en el transporte público, y el dispositivo por excelencia que miran es el móvil", detallan. Además, también explican que algunos de los participantes afirmaron sentirse mal después de haber espiado una conversación ajena, es decir, de ser "Vic".

Sin embargo, uno de los puntos más interesantes es cuando les preguntaron qué es lo que más interés les producía. Para el 50% de los sujetos su obsesión era el texto: mensajería instantánea, Facebook, correo y noticias (en ese orden). Después, las fotos, los juegos y, finalmente, las contraseñas.

Y, concretamente, ¿qué es lo que más les interesaba? Según este estudio, lo que se mira con más intensidad son las relaciones con terceras personas, los hobbies y los planes. ¿Y por qué? Por curiosidad y aburrimiento.

De hecho, tiene todo el sentido. Cuando se está en el transporte público hay poco que hacer más que escuchar a la megafonía —con voz de Lokendo— que indica cuál será la siguiente parada. Así, para evitar el contacto directo con los demás, se acaba mirando al suelo, por la ventana o, simplemente, se guía la vista al frente... y en el camino de nuestra mirada es inevitable que se cuele una pantalla. Una vez dado el caso, la tentación está encima de la mesa.

Con este sencillo truco un experto dice que acabarás con la adicción al móvil

En este sentido, es interesante hacer una reflexión sobre el segundo y tercer punto de la encuesta. ¿Por qué queremos saber cuáles son las aficiones y los planes de gente ajena? La clave está en las recomendaciones. En la era de Internet, los seres humanos vivimos a base de sugerencias: si queremos conocer un restaurante nuevo, recurrimos a Tripadvisor; si queremos saber qué película ir a ver al cine, nos metemos en una página especializada o en tendencias en YouTube; si buscamos un lugar de vacaciones, preguntamos a algún amigo. 

Pero, ¿y si estás aburrido en el metro y ves al de al lado entretenido con un juego de móvil, una app o una serie? Tú podrías ser él. Incluso, si está quedando en un local que no conoces con alguien, tú también podrías ir y descubrir ese nuevo bar. En definitiva: recomendaciones gratis y rápidas.

Nos gusta observar, pero no ser observados

A pocos les gusta la idea de que otra persona les esté cotilleando el móvil. De hecho, cuando a los participantes se les preguntó por ello, revelaron sentirse enfadados, irritados y molestos. Eso sí, 37 de los sujetos afirmaron sentirse halagados, es decir, como "celebrities".

Y es que hay a quien le gusta que suban su ego con este tipo de situaciones. 

Sin embargo, la mayoría lo rechaza, incluso lo critica cuando lo ve en otra persona. Sólo hay que ver un tweet que se hizo viral hace apenas un año en el que se mostraba a un hombre obsesionado con las pantallas de los demás.

Aunque, seguramente, a todos les sorprenda la actitud de esta persona por su descaro, lo cierto es que es una situación bastante habitual en el metro, las paradas de autobús o las salas de espera.

De hecho, me atrevería a decir que nadie de los que hemos vivido ese tipo de situaciones se ha levantado a llamar la atención a esa persona o a alertar a la "víctima" de que está siendo espiada. Al fin y al cabo, es una invasión de la privacidad. ¿Quiere decir esto que no nos resulta tan grave?

En cualquier caso, en la era de las pantallas en la que vivimos es difícil no haberse sentido observado alguna vez. Eso sí, la próxima vez que te veas en una de esas situaciones, recuerda lo siguiente: si no te gusta que te cotilleen el móvil, no lo hagas tú tampoco... si es que puedes evitar la tentación.

Ver ahora: