Colorea imágenes con AKVIS Coloriage

Si dispones de fotos antiguas, en blanco y negro, y te gustaría colorearlas, puedes lograrlo fácilmente con aplicaciones como AKVIS Coloriage. También te servirá para tus nuevas instantáneas a color, si las pasas primero a escala de grises y luego las vuelves a colorear, pero según tus preferencias.

Colorear imágenes
Dificultad:
media
Tiempo:
15 minutos

1: Inicia el programa y prepara tu imagen

Los programas de tratamiento de imagen, sobre todo los más profesionales como por ejemplo Photoshop, cuentan con las herramientas necesarias para poder colorear una imagen en blanco y negro. Sin embargo, si no dispones de los conocimientos necesarios, esta tarea puede convertirse en algo bastante complicado y, además, te llevará bastante tiempo. La buena noticia es que existen herramientas alternativas “inteligentes” que te permiten simplificar esta tarea bastante. Los resultados finales dependerán de la imagen previa pero, en cualquier caso, serán bastante razonables y habrás agilizado el trabajo.

En este caso utilizamos la aplicación AKVIS Coloriage, de la que puedes descargarte una versión de prueba desde su página web. Cuando procedas a su instalación, un asistente te guiará y, en un momento dado, te dará la posibilidad de instalar la aplicación como un plugins de programas de retoque como Photoshop o como aplicación independiente. Nosotros lo hacemos como aplicación independiente así que, al finalizar la instalación, abrimos el programa desde el acceso directo que hay disponible en el escritorio de Windows.

Acceso directo AKVIS Coloriage

Con su pantalla principal en pantalla, utilizamos sus iconos superiores para abrir la imagen que deseas colorear.

Abrir imagen

2: Colorea las distintas zonas de la foto

Luego escoge la herramienta de un lápiz que aparece en la barra vertical de la izquierda y, desde la paleta de colores de la derecha, escoge el primer color a utilizar para recolorear tu foto. El programa también pone a tu disposición una biblioteca de colores estándar para determinaoas objetos que suelen aparecer en fotogrfías, como puede ser el pelo, piel, ojos, hojas, tierra, cristal, etc... Te resultará muy útil para localizar rápidamente determinadas tonalidades.

Escoger color

Pincha entonces y arrastra con el ratón sobre la zona de la fotografía a colorear con ese color. Escoge luego otro tono y lleva a cabo una nueva selección en la zona correspondiente. Repite el proceso con el resto de zonas y colores. En nuestro caso, la flor central en colores fucsia y el fondo (las hojas) en tonalidades verdes.

Trazar zonas

Para terminar, pulsa sobre el icono que muestra un triángulo de la barra horizontal superior, o presiona directamente la combinación de teclas Control+R. Tras unos segundos de espera, verás el resultado final en pantalla: Tu imagen ya coloreada. Échale un vistazo la resto de funciones del programa, seguro que te ayudarán para mejorar tus resultados y sacarle todos los colores a tus instantáneas.

Imagen coloreada