Estenografía: esconde documentos en una imagen

No hace falta ser un agente 007 para tener información confidencial que no quieres que sea  interceptada por extraños. Con la técnica de la estenografía, podrás mantener a salvo y ocultar tus documentos bajo la apariencia de una fotografía. Nadie que la encuentre sospechará de ella.

Oculta documentos en una imagen con Camouflage
Dificultad:
baja
Tiempo:
5 minutos

1: Primeros pasos con Camouflage

¿Vives acorralado en una espiral de paranoia y tienes miedo a que alguien pueda descubrir una información o documento secreto que guardas en tu ordenador? ¿Necesitas enviar un archivo demasiado confidencial como para arriesgarte a enviarlo de forma abierta a través de tu cuenta de correo? Cualesquiera que sean tus motivaciones, te conviene saber que existen programas de cifrado gracias a los cuáles puedes definir una contraseña para que nadie que no deba acceda a ellos.

Pero si lo que realmente necesitas es pasar inadvertido, puedes recurrir a una antigua técnica de cifrado denominada estenografía. Gracias a ella, podrás ocultar un texto o un documento bajo la apariencia de una inofensiva fotografía. Visualmente, la imagen se mantendrá igual, de modo que nadie podrá sospechar de que esconde un secreto. Existen multitud de programas gratuitos que pueden ayudarte, si bien, utilizaremos uno de los primeros que aparecieron conocido como Camouflage, que puedes descargar desde aquí. Sólo debes seguir los pasos que te indica el asistente hasta completar la instalación. 

Tras ello, llega el momento de ocultar la información. Selecciona el documento confidencial y haz click con el botón derecho del ratón. Tal y como puedes comprobar, Camouflage habrá creado dos nuevas opciones en el menú contextual que aparece. Selecciona la primera de ellas, denominada Camouflage.

2: Oculta el documento en una fotografía

Lo primero que se muestra después es una ventana donde puedes ver indicado el nombre del documento que vas a esconder. 

Pulsa en el botón Next. Después, debes seleccionar una carpeta o directorio en tu equipo donde quieras guardar la imagen codificada que vas a crear. Una vez que lo hagas, debes introducir una contraseña. Es importante que sea segura y que puedas recordarla, ya que será imprencidible para que puedas recuperar el documento original. Pulsa de nuevo en Next y, en unos instantes, habrás obtenido la nueva fotografía.

Tal y como puedes comprobar, la nueva foto es igual que la original, aunque ocupa algo más de espacio. Ahora puedes enviarla por correo, transportarla en una llave de memoria o dejarla en el ordenador a la vista de cualquiera sin tener que preocuparte de que tu secreto sea descubierto.

3: Recupera el documento oculto

Tres son los requisitos que necesitarás para volver a recuperar el documento confidencial que has ocultado con Camouflage. Por un lado, el propio programa, en el caso de que vayas a acceder a él desde un equipo diferente, y por otro, la clave que utilizaste al esconderlo. Por supuesto, claro está, también necesitarás la imagen codificada. Por lo demás, el proceso inverso es muy parecido al que te hemos mostrado ya. Selecciona la imagen con el botón derecho del ratón y haz click sobre la entrada Uncamouflage

Verás que se muestra una ventana con el nombre de la imagen y del fichero que habás ocultado en ella. Pulsa en Next para continuar, introduce la contraseña que utilizaste antes para cifrarlo y, en unos segundos, habrás vuelto a recuperar el documento.