Historia, leyenda y evolución del logo de Apple

El primer logotipo de Apple no se parecía en nada a la sencilla y más que reconocible manzana que es ahora. Era un elaborado diseño en el que aparecía el científico Isaac Newton debajo de un árbol del que, eso sí, colgaba una manzana.

Este logo se creó al mismo tiempo que nació la compañía en 1976. La ilustración recordaba más a una empresa dedicada a distribuir aceite de oliva o a elaborar licor de anís, que a una moderna e innovadora compañía informática.

Evolución del logo de Apple

Afortunadamente, apenas duró un año. Steve Jobs enseguida se dio cuenta que esta imagen no se correspondía con la filosofía de la nueva empresa y encargó un nuevo diseño del logo de Apple: más limpio, simple y con los colores del arco iris.

Y, además, el diseñador le añadió un mordisco a la manzana de Apple. Sobre esto hay muchas leyendas, y ninguna confirmada: hay quien dice que era la mejor forma de que no se confundiera con un tomate, otros prefieren identificar la palabra bite (mordisco en inglés) con la unidad informática byte, y los más románticos ven un homenaje a Alan Turing, matemático que descifró el código de la máquina Enigma de los nazis y que se suicidó mordiendo una manzana con cianuro.

La versión más colorista del logo de Apple duró casi 20 años, hasta 1998. A partir de entonces se optó por versiones en un solo tono, más o menos neutro, y con más o menos texturas, pero siempre conservando la manzana original de Apple que ya es un icono en todo el mundo.