Análisis del Alcatel Idol X+, un gama media de altos vuelos

Alcatel Idol X+

Lo mejor

  • Rendimiento
  • Calidad de la pantalla
  • Precio
  • Dual SIM

Lo peor

  • Almacenamiento disponible
  • No compatible 4G
  • Cámara
Imagen frontal de Alcatel  Idol X+

Idol X+ Alcatel

Nota de análisis

80
  • Especificaciones

    Sistema operativo Android 4.2.1
    Tamaño 5.0 pulgadas
    Resolución 1920 x 1080
    Cámaras 13.1/2.0 mpx
    Capacidad 2500 mAh
    Memoria Interna 32 GB
Los orígenes

Cada vez que escucho hablar de una marca como Alcatel automáticamente me viene a la memoria el mítico One Touch Easy, uno de mis primeros móviles del que guardo un grato recuerdo y que todavía –otros mucho más modernos y caros no pueden decir lo mismo– sigue dentro de un cajón esperado, quién sabe, una vuelta a lo retro.

Hoy a las cosas son muy distintas para una marca como Alcatel, que tras la compra por parte del gigante chino TCL (uno de los mayores fabricantes electrónica de consumo y paneles de mundo) trata de reverdecer viejos laureles en el mundo de la telefonía móvil.

Para ello Alcatel, ahora Alcatel OneTouch, apuesta por una gama de smartphones y tablets de precio comedido con un diseño sencillo y colorista, orientado a un público juvenil. Aunque, como todo, hay excepciones como este Alcatel One Touch Idol X+ que por prestaciones y diseño busca también hacerse un hueco dentro de un público más maduro.

Diseño y pantalla

Disponible en dos acabados: negro y blanco, lo primero que llama del Alcatel One Touch Idol X+ al cogerlo por primera vez, es la solidez y lo cuidado de su diseño. Fabricado sobre un esqueleto metálico, incorpora tapa trasera de policarbonato y cristal Gorilla Glass 2 en la parte frontal para proteger su pantalla de 5 pulgadas.

El resultado es un smarpthone muy compacto de 0,8 centímetro de grosor y sólo 125 gramos de peso, con un tacto muy agradable y una buena ergonomía gracias a su formas redondeadas y el moderado bisel de pantalla, que mantiene el terminal en una dimensiones muy discretas que permiten manejarlo cómodamente con una sola mano.

Pese a los acabados en policarbonato en ambas caras, el Alcatel Idol X+ apuesta por un diseño unibody que no permite el acceso a la batería, dejando las ranuras para las dos tarjetas microSIM una a cada lado del terminal.

A ellas se accede tras empujar unas pequeñas tapas con cierre magnético. En un principio el sistema resulta un tanto extraño y cuesta cogerle el tranquillo, aunque luego se muestra como una solución bastante ingeniosa, mucho más cómoda que el habitual “pincho”.

En el lado derecho justo debajo de la segunda ranura para tarjetas SIM encontramos el control de volumen. Si buscamos el botón de encendido debemos irnos hasta la parte superior derecha (un lugar cada vez menos frecuente). Junto a él, ligeramente desplazado a la izquierda, encontramos la salida de auriculares.

En este punto cabe mencionar los auriculares incluidos en el Alcatel One Touch Idol X+, unos JBL intraurales con cable plano antienredos que, acostumbrados al bajo nivel que suelen ofrecer los auriculares que acompañan a la gran mayoría de smartphones –si es que los incluyen– no se escuchan nada mal.

En la zona inferior, flanqueada por dos supuestas salidas de altavoces, se ubica la conexión microUSB. Y decimos supuesta, ya que en realidad se trata de un único altavoz que, por cierto, arroja un sonido ligeramente hueco pero muy correcto. Lo malo es que la distorsión se dispara a partir del último tercio de su nivel máximo de volumen, por lo que la potencia máxima, mantiendo un sonido decente, es algo baja.

En cuanto a la pantalla esta se encuentra protegida, además de por el mencionado cristal Gorilla Glass 2, por un pequeño marco de policarbonato que impide que si quisiéramos poner el Alcatel Idol X+ con la pantalla mirando a la mesa, ésta no entre en contacto directo con la superficie, minimizando el riesgo de posibles arañazos.

Debajo de la pantalla se encuentran los controles táctiles de Retroceso, Home y Opciones, que se iluminan al interactuar con ellos. Su respuesta es buena y la iluminación potente.

Incorpora una pantalla LCD IPS de 5 pulgadas con una resolución de 1.920x1.080 píxeles, capa olefóbica –que sin ser perfecta, se nota– y tecnología OGS (una solución que acopla el digitalizador a la pantalla para mejorar la nitidez de la imagen y reducir el grosor final de la pantalla. Además, importante también, es más económico de fabricar).

El resultado es una pantalla que muestra colores ligeramente saturados, y que destaca por su buen nivel de contraste y definición, junto a un amplio ángulo de visión.

En cuanto al brillo, permite una correcta visualización en exteriores, aunque en este punto encontramos un punto que no me ha convencido nada. Y es que con luz directa, los puntos que componen la matriz táctil brillan y se hacen muy evidentes, lo que resulta bastante incómodo.

Hardware, software y rendimiento

En lo que a software se refiere el Alcatel One Touch Idol X+ dispone de una versión customizada de Android 4.2.2.

Los cambios aportados por Alcatel no son excesivos, más allá de los iconos –cuadrados, sin efecto 3D y muy coloridos–, la instalación de un montón de demos de juegos que, por suerte, se pueden eliminar sin problemas, y pequeños añadidos en el apartado de ajustes, algunos interesantes como la posibilidad de modificar la saturación y temperatura de color de la pantalla.

En lo referente al hardware el Alcatel Idol X+ es el primer smartphone de Alcatel con procesador de 8 núcleos, en concreto un Octa Core Mediatek MT6592 Cortex-A7 a 2 GHz con GPU Mali-450MP4 y 2 GB de memoria RAM. Con estas premisas, podíamos esperar un buen rendimiento en bechmarks como Antutu 4, aunque sinceramente no tan elevado.

Nada menos que 30.362 puntos (32.565 en el caso de Antutu 5), que lo colocan no lejos del LG G2 y muy por encima de modelos consagrados como Nexus 5, Samsung Galaxy S4 o Nexus One, y varios pasos por delante de su competencia directa como el reciente Energy Pro Qi, también de 8 núcleos.

Los buenos resultados de los bechmarks se ven reflejados en el uso cotidiano, en el que el Alcatel Idol X+ muestra una gran soltura a la hora de desenvolverse por los menús o navegar incluso con varias aplicaciones abiertas en segundo plano. También ejecuta perfectamente, sin retardos o tirones, juegos complejos como FIFA 14 o Dead Trigger 2.

Un aspecto que no me ha convencido en absoluto, y que puede resultar crítico, es su capacidad de almacenamiento.

Ya que además de no contar con una ranura para tarjetas microSD, únicamente dispone de 16 GB de memoria interna, de los cuales poco más de 12 están disponibles tras la instalación del sistema operativo y el bloatware del fabricante. Algo que a todas luces resultará más que insuficiente para muchos potenciales usuarios

Conectividad y batería

En el apartado de conectividad cuenta con Bluetooth 4.0 y WiFI 802.11 abgn, además de radio FM integrada y soporte DLNA. No dispone de NFC –algo que tampoco es un drama a día de hoy–, aunque lo más negativo es la ausencia de compatibilidad con redes LTE 4G.

En cuanto a la batería, tiene una capacidad de 2.500 mAh que aguanta sin problemas, y con alguna reserva todavía, un el día completo haciendo un uso relativamente intenso basado en navegación, redes sociales, alguna que otra partida esporádica y fotografías.

Con todo, depende mucho del tipo de usuario que seas y varios de factores, desde el nivel de brillo de la pantalla, hasta el número de veces que consultes el teléfono a lo largo del día. Aunque podemos asegurar que el Alcatel Idol X+ cumple de forma muy digna en este aspecto.

Cámara

El Alcatel One Touch Idol X+ cuenta con una cámara principal de 13,1 mepapíxeles con flash LED, centrada en la parte superior de su carcasa trasera. La cámara sobresale ligeramente de la planta del teléfono, lo que la hace muy vulnerable a posibles arañados y roces, además de incomodar ligeramente el uso del smartphone cuando está apoyado en una superficie plana, como una mesa.

Pese al buen planteamiento de partida, la cámara no termina de convencerme. Me gusta la agilidad en la toma de imágenes, pero no la calidad y definición de las mismas. La presencia de ruido visual es constante, incluso en exteriores con una correcta iluminación (aunque muy ligero  en este caso), y se dispara cuando la luz escasea. Los colores son correctos, aunque algo apagados, y la definición, siendo buena, se ve afectada por el ya comentado ruido.

Muestra también un moderado, por definirlo de alguna forma, “efecto túnel”, que provoca una diferencia de definición entre el centro y las esquinas de la imagen. En definitiva, una cámara digna, con varios aspectos mejorables.

Dispone de modo HDR, Panorámico, Noche y Deportes, junto a algunos filtros que pueden aplicarse en tiempo real. Además, cuenta con detección de rostros y ajustes avanzados que permiten regular la ISO y la compensación de la exposición, aunque no esperes una gran mejoría con su uso.

Aquí os dejo algunas imágenes para que podáis evaluar por vosotros mismos la calidad de las imágenes tomadas con la cámara del Alcatel Idol X+:

 

En la parte frontal integra una cámara para videollamadas de 2 mepagíxeles con autoenfoque y un curioso modo que captura 4 poses y las integra en una misma imagen a modo de mosaico. Una opción que hará las delicias de los amantes de los populares selfies, aunque no aportar excesivo valor.

 

Conclusiones

Con el Idol X+ Alcatel consigue irrumpir con fuerza en el segmento de smartphones de gama media. Aunque tiene sus carencias en aspectos como la cámara o la capacidad de almacenamiento, cumple con creces en el apartado de diseño y construcción, alcanza el notable en lo que a pantalla se refiere y roza el sobresaliente en rendimiento, donde vapulea a la gran mayoría de modelos de su mismo rango de precio. 

En definitiva, una opción muy atractiva con una altísima relación calidad/rendimiento/precio.

 

Nuestra valoración

  • Diseño88/10
  • Pantalla88/10
  • Hardware88/10
  • Software77/10
  • Cámara55/10
  • Batería77/10
  • Conectividad88/10
  • Calidad/precio99/10