LG G2: Análisis, características y precio

LG G2

Lo mejor

  • Rendimiento
  • Calidad de la pantalla
  • Batería
  • Ergonomía

 

Lo peor

  • Control trasero
  • Funcionamiento sensores
  • Diseño
  • Sin ranura para tarjetas

 

lg G2

G2 LG

Nota de análisis

87
  • Especificaciones

    Sistema operativo Android 4.2.2
    Tamaño 5.2 pulgadas
    Resolución 1920 x 1080
    Cámaras 13.0/2.1 mpx
    Capacidad 3000 mAh
    Memoria Interna 32 GB
Diseño

Nada más sacarlo de la caja es complicado que surja en amor a primera vista con este LG G2. Su diseño resulta excesivamente sobrio y poco llamativo, y los materiales de construcción se encuentran por debajo de los esperado en un terminal de 599 euros. Aunque, poco a poco, tras el primer contacto, los detalles y curiosidades de su fisonomía comienzan a evidenciarse.

El LG G2 está fabricado en una única pieza de policabornato –plástico para los amigos- lo que impide el acceso a elementos internos como la batería (en Corea si existe una versión desmontable que además incluye ranura para tarjetas microSD).

El primer detalle que llama la atención es la ausencia de controles alrededor del terminal. Donde sólo encontramos el compartimento para la tarjeta microSIM en el lateral izquierdo, el sensor de infrarrojos en la parte superior y la entrada micro USB, junto a la conexión de auriculares y altavoces, en la zona inferior.

Para encontrar lo tradicionales controles de encendido y volumen tenemos que buscar en la parte trasera, justo debajo del objetivo de la cámara. De primeras resulta curioso, aunque a nivel operativo, personalmente, me ha parecido muy poco práctico. Tal vez sea una cuestión de acostumbrarse pero, por poner un ejemplo, te obliga a tener que levantar el teléfono de la mesa si quieres consultar una notificación.

En LG han sido conscientes de ello y han ideado un sistema Doble Tap que permite encender la pantalla con dos pulsaciones sobre la misma, y apagarla realizando la misma operación sobre una zona libre del escritorio. La idea es buena, pero operativamente es un desastre. Funciona cuando le da la gana y uno nunca tiene claro si hay alguna forma de que funcione bien ¿más rápido, más despacio, con pausa…?

La parte trasera del LG G2, con un patrón rayado muy discreto, parece resistente y no he notado arañazos de consideración a pesar de llevarlo en el bolsillo durante unos días. Eso sí, es un auténtico imán para las huellas, lo que te obligará a estar en labores de limpieza constante si, como yo, eres un poco meticuloso.

La parte frontal está protegida por cristal Gorilla Glass 2 y destaca que la pantalla ocupe casi la totalidad de la superficie, ajustando al máximo hasta los bordes.

Sobre a mano llama la atención lo compacto que resulta para tratarse de un smarphone con pantalla de 5,2”. Tiene unas dimensiones de 138,5 x 70,9 x 8,9 mm, es decir, es prácticamente igual que un Samsung Galaxy S4 con una pantalla de 5“.

Pero ojo que en la pantalla del LG G2 hay truco, ya que al cambiar los tradicionales controles físicos de la parte inferior de la pantalla por unos virtuales que permanecen siempre activos, la superficie útil de la pantalla se reduce hasta las 4,9” reales ya que sólo se aprovechan la totalidad de la pantalla a la hora de ver fotografías o vídeos. Para el resto de tareas y aplicaciones estará siempre presente la barra de botones que, por cierto, es configurable.

Pantalla

La pantalla del LG G2 es increíble, con una densidad de píxeles de 424 ppp. Su panel LCD TrueIPS Full HD de 1.080x1.920 píxeles es lo mejor que se despacha actualmente para smartphones: excelente relación de contraste con unos negros increíbles, colores naturales y un brillo homogéneo e intenso, que posibilita que hasta en exteriores –a máximo brillo- pueda disfrutarse de una forma más que digna.

En comparación directa con la Full HD Super AMOLED del Samsung Galaxy S4, muestra imágenes menos brillantes pero colores más realistas, lo que hace aflorar un mayor número de detalles. La pantalla del LG G2 está a la altura, e incluso supera, a la de los Sony Xperia de la serie Z o al HTC One, dos de los referentes en lo que ha calidad de pantalla se refiere.

Software y funciones

En arranque del sistema del LG G2 se dilata unos 17 segundos, hasta que aparece la pantalla de desbloqueo de su Android 4.2.2 con personalización propia de LG, la misma que lleva utilizando en sus terminales durante desde hace un par de años.

Ni me mata, ni me fascina, aunque entiendo perfectamente a los que les resulta excesivamente intrusiva e incluso desordenada, sobre todo pensando en alguien que nunca han tenido la oportunidad de manejar un terminal de la marca coreana. Lo peor es la la masificación en la barra de notificaciones que no deja espacio -con un solo vistazo- para más de dos avisos, algo increíble si pensamos que se estamos ante toda una pantalla de 5,2”.

El LG G2 ofrece algunas características añadida -bastante prescindibles- a las opciones habituales de la personalización de LG, como la posibilidad de utilizar el terminal como mando a distancia IR (Quickremote) y varias opciones asociadas a la cámara frontal para mantener el terminal encendido si lo estamos mirando, pausar un vídeo si apartamos la mirada o la posibilidad de desbloqueo facial –todas con un funcionamiento bastante aleatorio y muy poco preciso.

También se ha añadido un sistema de multitarea que permite guardar hasta tres aplicaciones “simplemente” arrastrándolas hacia el margen izquierdo con tres dedos. Ésta es la idea, la realidad es que resulta complicadísimo que funcione correctamente y que con algunas aplicaciones es directamente imposible conseguirlo.

Más atractivo y úti, es el “Modo de Invitado”, que permite establecer un segundo patrón de desbloqueo que da acceso sólo a una lista de aplicaciones y funciones que previamente hemos seleccionado. Ideal para niños, o si tenemos que prestar de forma temporal el teléfono a otra persona.

Rendimiento

Gracias a su procesador  Qualcomm Snapdragon 800 de cuatro núcleos a 2.26Ghz con GPU Adreno 330 y 2 GB de memoria RAM, el LG G2 va como la seda. Las aplicaciones se abren con gran rapidez, sin ningún tipo de retardo o ralentización, y el sistema se mueve con total fluidez. Ejecuta sin problemas los juegos más exigentes como Real Racing 3 o Iron Man 3, incluso con varias tareas en ejecución. Estás sensaciones se ven refrendadas con unos resultados sobresalientes en todos los benchmark de referencia que lo sitúan al nivel de modelos recientes como el Sony Xperia Z1.

En cuanto al calor, no se puede negar que exista. Se concentra en la parte superior trasera, pero sin alcanzar una temperatura extrema y de forma mucho menos habitual que en otros smartphones de su mismo estatus. Realmente podemos decir que no es fácil sacarle “los calores” al LG G2.

Cámara

El LG G2 cuenta con una cámara principal con sensor de 13 MPX de 1/3 – más pequeño que el sensor 1/2.3” de los últimos lanzamientos- y óptica f2.4 –también algo menos luminosa- con estabilizador óptico integrado. Dispone de un sistema de enfoque de 9 puntos bastante rápido y preciso.

El LG G2 Cuenta con un total de 12 modos de funcionamiento, entre los que encontramos algunos muy útiles como el modo HDR, panorama o ráfaga (20 fotos máximo), además de modos de escena para fotografía deportiva, nocturna o inteligente. La respuesta es muy rápida, incluso en el modo ráfaga, y no se producen ralentizaciones al tener que guardar las imágenes en la memoria interna.

Con estas premisas el resultado no sorprende y, sin ser ni mucho menos malo, se posiciona un par de peldaños por debajo de los colosos fotográficos del momento: Nokia 1020 y Sony Xperia Z.

En exteriores bien iluminados consigue instantáneas con un buen nivel de detalle, gran contraste, y colores –para mi gusto- excesivamente fríos, saturados y artificiales.

Una tónica que se mantiene en fotografía de interiores y exteriores poco iluminados donde, ante todo pronóstico, consigue mantener un nivel de ruido bastante comedido.

Mención especial merecen los resultados en fotografía macro, en la que se desenvuelve de forma notable.

Por cierto, la cámara es accesible con el teléfono bloqueado pulsando de forma prolongada en botón de inferior de volumen (el superior abre la aplicación de notas). Resulta práctico, pero al llevarlo en el bolsillo fueron varias las ocasiones en la que se activó la cámara de forma accidental.

En cuanto a la grabación de vídeo, a máxima resolución, Full HD 1080p a 60fps, consigue uno de los mejores resultados en términos de fluidez, estabilidad  y nitidez de imagen dentro de la gama premium de smartphones Android. Dispone de graciosos efectos en vivo, grabación de vídeo simultánea con las dos cámaras y un sistema de zoom de sonido inteligente que permite focalizar los micrófonos en una zona concreta de la grabación. Lástima que se mantengan esos colores fríos y artificiales que percibimos en las fotografías y que deslucen ligeramente el resultado.

Batería y precio

La batería es unos de los aspectos que más está intentado cuidar LG en sus últimos modelos, algo que ya pudimos comprobar con el LG G Pro. Con 3.000 mAh de capacidad en su batería, el LG G2 es uno de esos poco privilegiados que permiten aguantar hasta dos días sin pasar por el cargador. Y nada de uso comedido: vídeo, juegos y navegación –tanto WiFi como 3G- formaron parte importante del uso que estuve dando al terminal.

Es posible que con un uso más moderado se pudiera  alargar incluso más. Una gozada acostumbrado como estoy a tener que economizar batería desde la media tarde.

Después de dejarlo seco, necesité algo más de dos horas (137 minutos) de carga, utilizando el cargador incluido, para dejarlo al 100%.

El LG G2 cuenta con acceso a redes LTE 4G completo y está disponible en versiones con 16 ó 32 GB de almacenamiento, espacio que puede antojarse limitado si tenemos en cuenta que no dispone de ranura para tarjetas de memoria

En cuanto al sonido los altavoces resulta algo hueco y falto de potencia, lo que permite que pueda subirse el volumen al máximo sin excesiva distorsión. La entrada de auriculares se sitúa en la parte inferior algo que -a mi parecer- es un acierto. La calidad de las llamadas es muy buena, con un eficaz sistema de reducción de ruido y cobertura muy estable. Un dato interesante es que el LG G2 es uno de los pocos terminales que soporta archivos WAV y FLAC de alta calidad 24-bit/192kHz.

ACTUALIZADO: El LG G2 ya está disponible, en versión exclusiva de 32 GB, a través de Vodafone España.

 

Conclusiones

El LG G2 supone la entrada por la puerta grande de la marca coreana en el exclusivo grupo de los smartphone más deseados. Le sobra rendimiento, calidad de pantalla y batería, y sólo flojea en el software, la cámara –sin ser un desastre- y la estética, un tanto insulso tanto en diseño como en calidad de materiales. El sistema de control alternativo en la parte trasera es cuestión de gustos, a mi personalmente… no me ha convencido en absoluto.

Nuestra valoración

  • Diseño77/10
  • Pantalla99/10
  • Hardware99/10
  • Software77/10
  • Cámara77/10
  • Batería1010/10
  • Conectividad1010/10
  • Calidad/precio88/10