Cómo mejorar el rendimiento de tu equipo sin formatear

El método más eficaz para recuperar el rendimiento original de un ordenador es formatear el disco y reinstalar Windows y los programas más útiles. Es un sistema que funciona, pero resulta poco práctico. Hacer copias de seguridad de los datos, formatear, reinstalar el sistema, los programas y las copias de seguridad, puede llevarte varias horas, y es un trabajo muy laborioso.

En este artículo vamos a mostrarte varios métodos para mejorar el rendimiento de tu PC sin necesidad de formatearlo. El objetivo es que tanto el hardware como el software funcionen a pleno rendimiento, de forma coordinada, para extraer la máxima potencia de tu PC. A fin de cuentas si te has comprado un ordenador de 1000€, no debe funcionar como uno de 700€...

Antes de empezar con los consejos, si usas Windows 10 en un ordenador antiguo te interesa echar un vistazo a este vídeo en donde te explicamos algunos trucos para acelerar el nuevo sistema en los equipos que ya tienen unos añitos:

Como hemos comentado, vamos a actuar tanto a nivel de hardware como de software. Desde el punto de vista interno conviene hacer una limpieza al menos cada seis meses, y realizar un chequeo para comprobar que todas las componentes rinden a la perfección, y no hay incompatibilidades entre distintos elementos.

El software es mucho más moldeable asi que aquí podemos jugar con la configuración de Windows, de los controladores, y de los propios programas. Existen también utilidades especializadas que vamos a recomendarte para realizar una limpieza y engrasar el sistema, eliminando los cuellos de botella.

Todos los programas que vamos a mostrar son gratuitos.

Es un proceso rutinario que conviene acostumbrarse a realizar cada poco tiempo. Es sencillo de llevar a cabo, y los resultados merecen la pena. Pulsa en Siguiente para acceder al primer consejo.

Configuración de Windows 10: trucos avanzados