Intel permitirá usar sus fábricas a otras marcas

Intel permitirá usar su fábricas a otras marcas

Parece que hoy en día está de moda incidir en el estancamiento de Intel con respecto a sus competidores. Pero no hay que olvidar que, pese a su pérdida de influencia en el mercado de la informática personal, Intel sigue siendo el primer fabricante de chips del mundo.

Su descenso de ventas en los PCs de sobremesa lo compensa con la creciente petición de servidores para empresas e instituiciones.

En unas declaraciones que recoge la agencia de noticias Reuters, el CEO de Intel, Brian Krzanich, abre las puertas a que otras marcas puedan utilizar los procesos de fabricación de Intel para fabricar sus propios chips. Incluso sus propios competidores.

Intel posee las fábricas de chips más avanzadas del mundo, y puede sacar un gran beneficio si permite que otros fabricantes las utilicen, como hacen empresas como TSMC, o la propia Samsung.

Película 2001... Perdón, fábrica de Intel...

El CEO de Intel reconoce que el mercado de PC ha ido declinando, pero ya está dando muestras de estabilización.

Intel se encuentra en plena transición hacia los procesadores enfocados a los dispositivos móviles, y ya está en disposición de competir con Qualcomm y Samsung.

Una transición que ha durado más de lo esperado, pero inevitable si tenemos en cuenta que los chips de Intel siempre han dado prioridad a la potencia a costa del consumo o el calentamiento, justamente los principios contrarios que debe poseer un chip móvil. Cambiar esta filosofía no ha sido fácil.

En 2014 habrá en el mercado cuatro veces más tablets equipadas con chips de Intel, que en 2013. Y con un mayor rango de precios: entre los 100 y los 400 dólares.

Esta presencia en toda la gama de precios permitirá a la compañía americana competir en igualdad de condiciones.

Su principal apuesta será el chip SoFIA, una versión barata de la gama Atom con una enorme versatilidad.

Se ha especulado con la idea de que Intel podría fabricar los procesadores de Apple, que ahora están en manos de su gran rival, Samsung. Estas declaraciones del CEO de la compañía abren las puertas a una posible, aunque algo lejana, alianza entre los dos gigantes tecnológicos estadounidenses.