Las matemáticas explican por qué se enredan los auriculares

Las matemáticas explican por qué se enredan los auriculares

Una de las novedades que promete integrar el iPhone 7, al menos es a lo que apuntan las informaciones que circulan sobre el tema, es la ausencia de puerto minijack para auriculares. En su lugar, Apple apostaría por un periférico inalámbrico con tecnología Bluetooth. Si los rumores son ciertos, los de Cupertino pondrán fin en septiembre a una de las experiencias universales más incómodas que sufren los usuarios hoy en día: los auriculares enredados.

Esos nudos y enredos en el cable son, además de un incordio, un riesgo para la “salud” de los auriculares. Ahora, una investigación dirigida por M. Dorian Raymer y Douglas E. Smith, del Departamento de Física de la Universidad de California, en San Diego, ha profundizado en este fenómeno. Resulta que existe una relación estadística entre la longitud del cable, el nivel de “agitación” del mismo y la tasa de nudos.

El estudio demostró que los cables de menos de 46 centímetros de longitud casi nunca se enredan si se guardan en un estuche apropiado. Sin embargo, cuando los auriculares tienen entre 46 y 150 centímetros, la probabilidad de complicaciones aumenta drásticamente. Si el cable es así de largo, el riesgo de nudos se incrementa hasta un 50%.

Los mejores accesorios y auriculares de oferta con el código descuento OneDirect

Estudio sobre los enredos de los auricularesA la izquierda, gráfico de la tasa de enredos. A la derecha, esquema de enredos de auriculares.

Rayder y Smith realizaron hasta 3.415 pruebas que aportan datos a su investigación. Por ejemplo, los auriculares del iPhone miden 139 centímetros, por lo tanto la tasa de enredos llega hasta el 50% en el pico de la curva. En otras palabras, si guardamos los auriculares de Apple en una bolsa, las probabilidades de que se formen nudos en el cable son de, al menos, el 50%. Esta cifra probablemente sea todavía mayor, porque recordemos que este tipo de cables suelen tener forma de “Y” y esto agrava la tasa de enredos.

Los 9 mejores auriculares Bluetooth

Los investigadores también elaboraron un esquema que ejemplifica cómo un cable bien enrollado se puede enredar rápidamente en una caja giratoria. Esto demuestra que el extremo del cable solo tiene que cruzarse dos veces consigo mismo para que se empiece a formar un nudo. En cualquier caso, Rayder y Smith han puesto números a esta inocente problemática y han conseguido demostrar que la cuestión de fondo tiene que más ver con la física que con la dejadez del usuario.

[Fuente:businessinsider]