Un análisis de sangre que detecta la conmoción cerebral

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
prueba conmocion cerebral

La conmoción cerebral es una lesión traumática del cerebro que se produce por un golpe en la cabeza. Como consecuencia del impacto, el paciente puede presentar dolores de cabeza intensos, confusión mental e incluso perder del conocimiento durante un breve período de tiempo.

Detectar la conmoción cerebral puede resultar sencillo cuando la lesión es grave y los síntomas están claros. Sin embargo, si es leve puede ser más complicado diagnosticarla, lo que puede acarrear complicaciones y problemas de salud a largo plazo. 

Un equipo de investigadores de Orlando Health ha desarrollado un nuevo examen de sangre que tiene la capacidad de detectar la conmoción cerebral hasta una semana después de que el paciente haya sufrido el impacto en la cabeza. 

Este avance es el resultado de un estudio que ha llevado tres años de trabajo. Los investigadores han utilizado las pruebas de sangre de 600 pacientes para analizar la presencia de la proteína ácida fibrilar glial (GFAP). Este biomarcador que se encuentra en las células gliales que rodean a las neuronas y se libera en la sangre cuando se produce una lesión en el cerebro.

Los científicos han podido comprobar que los niveles elevados de GFAP en el torrente sanguíneo indican que el paciente sufre conmoción cerebral. Su análisis de sangre para diagnosticar esta dolencia ha demostrado que tiene una precisión del 97%. Además, aseguran que también la prueba también puede emplearse para saber si un paciente necesita neurocirugía. 

Un análisis de sangre te indicará tu edad biológica real

De acuerdo a los resultados obtenidos en el estudio, este examen de sangre tiene una fiabilidad comparable a la de la tomografía computarizada de la cabeza. Esta prueba resulta costosa y utiliza una dosis de radiación, por lo que el nuevo análisis resulta más ventajoso. 

"Con este avance, los médicos pueden reducir la cantidad de tomografías computarizadas, especialmente en los niños, que son mucho más sensibles a la radiación y a sus efectos secundarios", explica Linda Papa, que forma parte del equipo. "Afortunadamente, este sencillo análisis de sangre nos da prácticamente la misma información que una tomografía computarizada"