Descubren un potente analgésico para aliviar el dolor crónico

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
analgesico dolor crónico

Un equipo de científicos de la Universidad de Utah en Estados Unidos ha descubierto que el veneno de un caracol marino actúa como un potente analgésico para aliviar el dolor crónico. Este avance puede suponer una alternativa mejor a los opioides que se utilizan en la actualidad para este fin, como la morfina, ya que a diferencia de éstos no produce ningún tipo de adicción en los pacientes. 

El caracol recibe el nombre científico de Conus Regius y su hábitat natural se encuentra en el Mar Caribe. Para paralizar y matar a sus presas, el animal produce una sustancia venenosa y pegajosa. Los científicos han conseguido aislar un compuesto a partir de este veneno, llamado Rg1A, que tiene la capacidad de actuar sobre una vía del dolor de una forma diferente a como lo hacen los fármacos opioides

"La naturaleza ha desarrollado moléculas que son extremadamente sofisticadas y pueden tener aplicaciones inesperadas", explica Baldomero Olivera, profesor de Biología en la Universidad de Utah y uno de los directores de la investigación. "Estábamos interesados en usar venenos para entender diferentes vías del sistema nervioso".

En las pruebas llevadas a cabo con ratones en el laboratorio, los científicos descubrieron que los receptores nicotínicos de acetilcolina (nAChR) α9α10 funcionan como un receptor de una vía del dolor, y que el RgIA4 resulta ser eficaz para bloquear este receptor. Esta vía se suma a otro pequeño número de vías a base de opioides que podrían desarrollarse aún más para el tratamiento del dolor crónico.

El crecimiento de los tumores es más lento con este analgésico común

El compuesto se abre camino en el organismo en cuatro horas, pero los resultados del ensayo demostraron que la duración del alivio del dolor que proporciona esta terapia es bastante prolongada, permaneciendo incluso cuando el organismo del roedor ha eliminado el compuesto. Esto sugiere que el nuevo analgésico procedente del veneno del caracol marino tiene un efecto restaurador sobre algunos de los componentes del sistema nervioso y resulta eficaz para el dolor crónico, que resulta muy difícil de tratar.

"Hemos encontrado que el fármaco sigue funcionando incluso 72 horas después de la inyección, ayudando en la prevención del dolor", asegura J. Michael McIntosh, profesor de Psiquiatría de la Universidad de Utah. 

Analgésico de caracol marino

Tras las pruebas iniciales, los investigadores querían asegurarse de que esta terapia funcionaría también en las personas. Para ello, utilizaron la química sintética para diseñar 20 compuestos análogos, y descubrieron que el que mejor funcionaba era el análigo de RgIA4, que está estrechamente unido al receptor humano. Después, lo volvieron a probar con ratones, demostrando que α9α10 nAChR actúa como un receptor de vía del dolor, y que RgIA4 evita que el receptor sea activado.

Descubren el "botón" que apaga el dolor crónico

Los avances de esta investigación abren una puerta a nuevas oportunidades para tratar el dolor crónico de una forma más eficaz que las terapias disponibles en la actualidad, que no consiguen calmarlo del todo.