Google anuncia avances en sus coches con auto-conducción

Google coches con auto-conducción

Google ha anunciado importantes avances en sus coches auto-conducidos, no sólo en autopistas relativamente sencillas, sino también en situaciones más complicadas.

"Todavía tenemos un montón de problemas que resolver, incluyendo la enseñanza del coche para conducir más calles en Mountain View, antes de abordar otro pueblo, pero miles de situaciones en las calles de la ciudad que nos hubiesen dejado perplejos hace dos años, ahora se pueden conducir de forma autónoma", ha declarado Chris Urmson, director de proyecto del coche con auto-conducción de Google. 

En un vídeo de YouTube que acompaña sus declaraciones, Google muestra algunas de las circunstancias a las que se pueden enfrentar sus coches con auto-conducción: señalización de ciclistas, cruces de ferrocarril, automóviles estacionados que sobresalen en el carril, múltiples peatones y ciclistas que entran en un cruce, o conos de tráfico en una zona de construcción.

"Un kilómetro de conducción en es mucho más complejo que un kilómetro de conducir en autopista, con cientos de objetos que se mueven según diferentes normas de circulación en un área pequeña," dice Urmson.

"Hemos mejorado nuestro software para que pueda detectar cientos de objetos diferentes al mismo tiempo -. Peatones, autobuses, una señal de alto sostenido por un guardia de cruce, o un ciclista haciendo gestos que indican un posible giro, un vehículo con auto-conducción puede prestar atención a todas estas cosas de una manera que un ser humano físicamente no puede - y nunca se cansa o se distrae" añade.

Google ha asumido muchos de las costes publicitarios de los coches con auto-conducción, tratando de convencer a la opinión pública, los reguladores y las compañías de seguros de los efectos positivos de la tecnología en materia de seguridad y comodidad.

Y aunque mucha gente está ansiosa por la llegada de los coches con auto-conducción, seguro habrá resistencia de otras personas que no confíen en esta tecnología, o que no quieran renunciar a la sensación de control, o que no pueden permitírselo, entre otros motivos. 

"Las tasas de accidentes se hundirán a casi cero para os coches auto-conducidos [SDC], aunque otros coches se estrellarán contra ellos, pero según aumente la cuota de mercado de los SDC en la carretera, las tasas globales de accidentes se reducirán progresivamente. La congestión del tráfico y la contaminación del aire por coche también debería disminuir debido a que los SDC se podrán programar para ser más eficientes en sus patrones de conducción", según ha afirmado el analista prinicpal de IHS, Egil Juliussen, en un comunicado.

Google está siendo una empresa pionera, pero no es la única empresa: Nissan, General Motors, y el proveedor de automoción Continental esperan tener sus coches auto-conducidos en la carretera en 2020.

Ford Motor Co. ya ha presentado un prototipo de auto-conducción de coches, y Telsa Motors quiere tener implantado su sistema para controlar el 90 por ciento de las tareas de conducción para el año 2016.