MasterCard abraza el Blockchain para sus pagos instantáneos

Mastercard quiere implantar transferencias instantáneas con ayuda del Blockchain.

Una de las tecnologías que ha llegado para revolucionar el sector financiero es el Blockchain, aunque este protocolo aún tiene muchos detractores. Supuestamente debe garantizar la fiabilidad y seguridad de las transacciones, algo que lleva a muchas entidades y servicios a incorporarlo de forma bastante entusiasta.

Su funcionamiento es simple: almacena los datos cifrados en distintos bloques -de ahí su nombre, cadena de bloques- que se comunican entre sí. De esta forma, si uno de los bloques de ve afectado o su seguridad es comprometida, la información no se pierde porque está almacenada de forma simultánea y divida entre distintos bloques.

La última firma multinacional que ha declarado su interés por el Blockchain es MasterCard, que lo ve como la llave para sus pagos intantáneos. A día de hoy este sistema no se ha implementado porque es muy difícil garantizar que su funcionamiento sea correcto, de forma que la compañía líder en pagos y transferencias en todo el mundo no ha tenido más remedio que abrirse a otras posibilidades.

Las dificultades técnicas podrían quedar salvadas, aunque por ahora MasterCard sólo ha registrado la patente. Está por ver cómo se implementa a nivel mundial un sistema de transferencias clásico basado en el Blockchain. Por ahora son el Bitcoin y otras criptomonedas alternativas las que explotan en mayor medida esta tecnología.

Estos móviles con NFC te permiten hacer pagos móviles en todos los comercios compatibles

Al menos en un primer momento la intención es que el sistema esté disponible para comercios y tiendas. No sabemos si en el futuro MasterCard u otras compañías similares lo harán extensible a transferencias entre particulares, aunque el volumen de movimientos y traspasos sea significativamente inferior y, por lo tanto, también los beneficios.

¿Será el Blockchain lo que promete ser? No lo sabemos, aunque por ahora parece que poco a poco va ganando tracción en el sector bancario y financiero, el primer paso para su popularización a nivel de usuario, algo que tomará seguramente algunos años más.

[Fuente: Oficina de Patentes de Estados Unidos]