Windows 8.1 se deja ver, e incorpora sugerencias de usuarios

Windows 8.1 se deja ver, e incorpora sugerencias de usuarios

En el primer día de BUILD 2013, la conferencia de desarrolladores de Microsoft, la noticia principal fue el primer vistazo a Windows 8.1, la primera revisión a Windows 8, lanzado por la compañía de Redmond el año pasado. El lanzamiento era anunciado, y Windows 8.1, con nombre clave "Blue" no era una sorpresa pero, ¿qué novedades se vieron? 

Resulta evidente que Microsoft ha estado poniendo en práctica una de las promesas que ha hecho, acerca de escuchar los comentarios y sugerencias de sus usuarios. La mayor parte de las modificaciones corresponden a puntos en los que han hecho énfasis quienes han usado el producto, por ejemplo la eliminación de la necesidad de especificar en una búsqueda si se trata de una de archivos, elementos de configuración, o la internet, o la unificación de los resultados de dicha búsqueda en una única interfaz. La posibilidad de ejecutar hasta ocho aplicaciones de manera simultánea en el modo Snap View (Windows 8 sólo permitía ejecutar dos), es otra de las mejoras presentadas.

Pero en definitiva, uno de los puntos más candentes es la interfaz del sistema operativo. Windows 8 trajo consigo Metro, un nuevo paradigma en términos de interacción que desechó buena parte de las convenciones que los usuarios de Windows han conocido por años, reemplazándolas por un esquema mucho más orientado a una generación familiar con dispositivos controlados a través de una touch screen. Resulta necesario aprender a moverse en Windows 8.

La nueva propuesta, que ha sido motivo de alabanza y vituperio por partes iguales, es una de las cosas acerca de las que se esperaba Microsoft tomara una decisión definitiva. Al final de las cosas, no fue así, pero se dieron pasos necesarios para paliar las dificultades.

Es así como en Windows 8.1, los usuarios pueden escoger si desean continuar con Metro, o si prefieren volver al paradigma del escritorio, familiar para muchos, incluyendo incluso el bienamado botón de inicio. Claramente no se trata de una solución definitiva ni de una decisión final por parte de Microsoft en torno al problema, pero la posibilidad de escoger es bien recibida por parte de los usuarios.

Antes de que la desilusión se convierta en la respuesta ante el anuncio, es necesario tener en cuenta que seguramente una solución completa a la cuestión es algo que requiere más de un año  de desarrollo y consideración, incluso para una compañía con los recursos de Microsoft. También es importante comprender que, debido a la enorme base instalada de Windows, encontrar una alternativa que satisfaga a todos los perfiles no es tarea fácil. 

Una vez dicho esto, también resulta claro que es necesario que el gigante de Redmond aclare su posición, y ofrezca una solución única que evite la posible fragmentación que la existencia de dos alternativas tan radicalmente distintas puede traer consigo.

Descubre todas sus novedades aquí.