Gadget en 59 segundos: el Drone Volador Parrot Bebop

Como sabemos que no os gusta que os entretengan demasiado, hemos preparado un formato rápido y concreto: el gadget en 59 segundos. De vez en cuando los gadgets os parecerán demasiado simples, otras veces creeréis que son demasiado complicados como para abarcarlos en su totalidad en 59 segundos. Si eso ocurre alguna vez, dejadnos un comentario para que le hagamos un análisis más exhaustivo. En este caso, como sabemos que tenéis interés, además de este vídeo vamos a preparar un review en condiciones... más adelante. Hasta entonces, podéis ir abriendo boca con esto: el Parrot Bebop, el último drone de consumo de Parrot, en 59 segundos. 

Hace bastante tiempo que hemos estado trasteando con el Parrot, y todos mis compañeros de redacción ya están fritos de los ataques aéreos, pero con el Mobile World Congress enmedio no hemos podido dedicarnos en serio a su análsis hasta ahora. 

Aquí tenéis nuestro primer contacto con el Parrot Bebop

Para empezar, contaros que es una de las mejoras más significativas que hemos visto entre drones. Pasar del A.R 2.0 al Bebop es mucho pasar, aunque imaginamos que Parrot habrá podido aprender de sus famosos mini-drones antes de ponerse a diseñar el Parrot Bebop. 

Como drone volador, recuerda bastante al Rolling Spider, con la diferencia de que es bastante más estable, está mejor protegido y la cámara no tiene punto de comparación. Los 13 megapíxeles y el ojo de pez se notan: mientras que el A.R sólo nos permitía ver lo que teníamos justo delante (y con muy mala calidad), el Parrot Bebop nos deja movernos sin despegar los ojos del smartphone o del mando. Podéis comprobarlo en nuestro análisis del Rolling Spider.

Porque, como decimos en el vídeo, el mando mejora significativamente el uso del aparato. Eso sí, a un precio que se va bastante de las manos. El Parrot Bebop cuesta 499 euros la versión sencilla (drone + dos baterías + juego de hélices extra) y 899 la completa (mando + drone + tres baterías + juego de hélices extra).