Skip to main content

Nintendo Switch OLED, análisis y opinión

análisis nintendo switch oled
A.A.H.

Lo mejor

  • Pantalla OLED y más brillo
  • Se siente más premium
  • Sonido mejorado
  • La nueva patilla

Lo peor

  • 64 GB de almacenamiento en 2021
  • Menor densidad de píxeles
  • Mismo rendimiento
  • Carga muy lenta

21/10/2021 - 18:30

Este es nuestro análisis de la Nintendo Switch OLED, el nuevo y polémico modelo que mantiene muchas de las características de la Switch de 2017, pero que estrena un interesante panel OLED que marca las diferencias a la hora de jugar. Junto a otros añadidos interesantes... ¿hace que valga la pena comprar la nueva Switch OLED?

Cuando todo el mundo esperaba el anuncio de la rumoreadísima Nintendo Switch Pro, la 'Gran N' presentó un modelo que es, básicamente, el que teníamos hasta ahora en términos generales, pero con algo que sube la experiencia de juego: un panel OLED.

No nos vamos a meter en eso de que, realmente, existe una Switch más potente, pero no se ha lanzado debido a la dichosa crisis de los semiconductores y nos vamos a centrar en lo que tenemos entre manos, que no es más que una nueva versión de la Switch existente, pero con mejoras aquí y allí para mejorar la experiencia de juego.

Y, dicho esto, vamos con nuestro análisis de la Nintendo Switch OLED, una consola que llega de la mano de Metroid Dread -aquí el análisis de HobbyConsolas- y que está prácticamente agotada en todos sitios por... sí, la crisis de los semiconductores

Nintendo Switch OLEDNintendo SwitchNintendo Switch Lite
ControlesJoy-Con separablesJoy-Con separablesJoy-Con integrados
PantallaPanel OLED táctil de 7" | Resolución de 1.280 x 720 píxelesPanel LCD táctil de 6,2" | Resolución de 1.280 x 720 píxelesPanel LCD táctil de 5,5" | Resolución de 1.280 x 720 píxeles
SoCNvidia Custom TegraNvidia Custom TegraNvidia Custom Tegra
Memoria RAM4 GB LPDDR44 GB LPDDR44 GB LPDDR4
Almacenamiento64 GB | Ampliable hasta 2 TB por microSD32 GB | Ampliable hasta 2 TB por microSD32 GB | Ampliable hasta 2 TB por microSD
BateríaHEG-001, entre 4,5 y 9 horas2017: HAC-001, entre 2,5 y 6,5 horas | 2019: HEG-001, entre 4,5 y 9 horasHDH-001, entre 3 y 7 horas
ConectividadWi-Fi AC | Bluetooth 4.1 | NFC para amiibo | jack de 3,5 mmWi-Fi AC | Bluetooth 4.1 | NFC para amiibo | jack de 3,5 mmWi-Fi AC | Bluetooth 4.1 | NFC para amiibo | jack de 3,5 mm
Dock2 x USB 2.0 | Puerto de alimentación | Puerto Ethernet | HDMI3 x USB 2.0 | Puerto de alimentación | HDMI-
Precio349 euros en Amazon299 euros en Amazon200 euros en Amazon

Apartados del análisis de la Nintendo Switch OLED:

Decisiones inteligentes en diseño y una patilla más funcional

Desde que se lanzó en 2017, Nintendo Switch me ha acompañado en muchos, muchísimos viajes y también en buenas horas de vicio en casa.

Es un diseño que me encanta gracias a su dock, los mandos separables que me permiten jugar con un amigo sin comprar un segundo control o el factor de forma de la propia consola.

Sin embargo, tiene una serie de problemillas como una patilla que es muy endeble y sirve para poner la Switch en una superficie (en ciertos vuelos siempre se caía), unos marcos de pantalla que en su día ya eran exagerados y unos Joy-Con que no se sienten robustos cuando están anclados.

Estos cuatro años le han sentado bien a la Switch y con este modelo OLED vemos que los Joy-Con siguen 'crujiendo' cuando están pegados a la consola, pero tenemos un diseño más refinado y que se siente más premium entre manos.

Es decir, para cualquiera que haya estado años jugando a la Switch original (no cuento la Lite, ya que es otro concepto) es evidente que la Switch OLED se siente de mucha más calidad a la hora de sostenerla.

La trasera tiene una nueva textura mucho más agradable y de mayor calidad, en el frontal tenemos cristal en lugar del ridículo panel de plástico original (en serio, no sé en qué pensaban) y también tenemos unos botones de encendido y volumen que son algo más cómodos.

Como digo, es una consola que no es, ni por asomo, igual a la anterior, pero con una nueva pantalla. Hay decisiones a las que le han dado una segunda vuelta para hacer que sea más cómoda y, desde luego, eso se evidencia en la mencionada patilla.

Ahora ocupa toda la parte trasera, como si fuera un Surface -análisis- y tiene varios ángulos de inclinación. 

Análisis Nintendo Switch OLED
A.A.H.

De una patilla que parecía que se iba a soltar en cualquier momento pasamos a un sistema mucho más robusto y puede parecer una tontería, pero seguro que solo por eso muchos jugadores exclamen "la quiero". 

Tras esta superficie está la ranura para meter la microSD y algo importante es que, en la base y en los dos extremos tenemos unas patitas de goma que no tiene el modelo original. Esto permite que se agarre más a la mesa en el modo sobremesa. Buen detalle, Nintendo.

Y, aunque es algo más grande y, como digo, transmite la sensación de ser más premium y menos 'plasticosa' que la original, el peso se mantiene muy bien y no resulta incómoda durante largas sesiones de juego.

Los Joy-Con son muy parecidos, tanto que el temido drift, seguramente, seguirá ahí y aparecerá con el tiempo, pero Nintendo ha elevado un poco el botón 'Home' del control derecho para que sea más fácil pulsarlo.

Es, como digo, una consola que se siente mucho mejor tanto a la vista como al tacto y solo eso ya es algo interesante. Y esto es totalmente subjetivo, pero este modelo blanco me parece precioso.

Nuevas conexiones... ¿preparadas para una Switch más potente?

Algo que también se ha cambiado un poquito es el dock. Para mí es lo que hace que esta consola sea mágica porque puedo estar con Breath of the Wild en la tele y, si tengo viaje, sacar la consola para jugar en el tren.

No os voy a presentar ahora el dock de Switch y sus posibilidades, vaya, pero el de este modelo tiene algo más de sentido.

Para empezar, el interior tiene un acabado de plástico brillante o 'glossy' que, unido al cristal de la pantalla. minimiza la posibilidad de rayones en el panel, algo que podía ocurrir en el original al ser... bueno, plástico contra plástico.

También es un hueco algo más ancho y se ha cambiado el LED de estado del dock, que ahora es un circulito. Nada importante, la verdad.

En uno de los laterales, el izquierdo, tenemos dos USB 2.0 y los cambios llegan al pasar al interior. Se elimina uno de los USB-A del modelo anterior, pero seguimos teniendo con el USB-C de carga, un HDMI y, ahora, un puerto Ethernet.

Análisis Nintendo Switch OLED
A.A.H.

Lo cierto es que jugando no he notado diferencias entre Wi-Fi y Ethernet, ya que tengo la red de casa bien montada, y descargando tampoco he notado mayor velocidad, pero es algo que depende mucho de cada hogar y puede que a vosotros os venga mucho mejor este puerto RJ45.

Y vaya, que ya no hay que comprar un adaptador USB-A a RJ45, que era para lo que valía el USB interno en el dock original.

Algo interesante es que si tenéis la Swich original y compráis la OLED y cada dock va a ir en un televisor, tanto la original como la OLED funcionan perfectamente en el dock 'contrario', igual que podemos poner los Joy-Con que teníamos hasta ahora en el nuevo modelo.

Análisis Nintendo Switch OLED
A.A.H.

Y sobre el HDMI, la señal que Switch OLED manda al televisor sigue siendo de 1.080p, pero ya se ha visto que la interfaz es un HDMI 2.0 que está preparado para 4K60 y, claro, vuelven los rumores sobre una Nitnendo Switch Pro o Switch 2 para el año que viene con esa capacidad, pero utilizando el mismo dock.

Eso es especulación pura y dura por el momento.

El OLED marca la diferencia y no me preocuparía por el 'quemado'

Pero vamos a la joya de la corona, el panel. Es la razón de existir de esta consola, tanto que es lo que se encarga de poner el apellido a esta Switch de 2021 y ya os adelanto que sí, la mejora se nota. Y mucho.

Un panel OLED proporciona dos ventajas directas frente a un LCD. La primera es que los juegos en los que hay fundidos a negro o elementos negros puros en algunas secuencias, gozan de un mayor contraste porque los píxeles que muestran el negro puro en un panel OLED, simplemente, se apagan.

El contraste en general también es más elevado que en el LCD anterior, pero además tenemos una mejora palpable en los ángulos de visión, que son ahora mucho más generosos en el nuevo modelo.

Y bueno, algo inherente a los paneles OLED es una mayor saturación y profundidad de color debido a que pueden representar un mayor espectro.

Se nota, se nota mucho la diferencia entre los LCD de las anteriores Switch y este OLED y es un panel que se ve genial, brillando con luz propia en juegos como Breath of the Wild, Link's Awakening, cualquiera de Mario y... bueno, en todos, ya que los juegos oscuros se ven más contrastados y los coloridos y claros se ven con unos colores más vivos.

Eso sí, la densidad de píxeles es menor que en modelos anteriores, ya que tenemos la misma resolución 720p, pero con una pantalla más grande de 7". 

Hay juegos en los que no se notan, pero en los que ya iban justos en las anteriores máquinas, aquí más aún, mostrando unos jaggies importantes.

Brillo Nintendo Switch

 

Brillo Nintendo Switch

Brillo Nintendo Switch

Además de la calidad del panel, algo que también ha mejorado es el brillo. No es el más alto ni consistente, pero desde luego se agradece cualquier mejora viniendo de donde veníamos.

Algo que ha estado en el ambiente es la polémica sobre si el panel de Nintendo Switch se quema o no. Sí, es OLED y sí, la retención es un problema de los paneles de este tipo, pero hay que tener tres cosas en cuenta.

La primera es que hemos estado muy poco tiempo, en comparación con el necesario para que aparezca, como para valorar esto.

Análisis Nintendo Switch OLED
A.A.H.

La segunda es que es un problema que afectaba en mayor medida a los paneles más antiguos y, además, llevamos años con móviles que tienen un tamaño similar al de Switch OLED con estos paneles y no pasa nada.

La tercera es que no sé ni las horas que le he echado a mi PS Vita, con un panel OLED muy, muy antiguo, y sigue yendo como la seda sin la dichosa retención. ¿Sinceramente? No me preocuparía lo más mínimo por el quemado del panel de Switch, no creo que sea un problema.

Y a nivel de software, hay algo que es exclusivo de este modelo y que vale la pena comentar, ya que bebe directamente de la industria de los teléfonos móviles.


Análisis Nintendo Switch OLED
A.A.H.

En el menú de configuración, en el apartado de 'Consola', tenemos la opción de cambiar la forma en la que el panel muestra los colores.

Tenemos el modo 'normal' que, básicamente, intenta respetar la tonalidad original del juego, la que el creador quiere, pero con la ventaja de ser superior a la de los modelos anteriores de Switch gracias al panel OLED.

El otro modo es el de la intensidad de color 'alta', que es como el modo 'vivo' de los teléfonos móviles, de algunos con panel AMOLED, claro.

Y... no, no me gusta este modo. Sí, es muy espectacular porque todo está saturado y Zelda o los juegos de Mario sen ve muy bonitos, pero realmente estás destruyendo el color original y hay zonas en las que imágenes con áreas cercanas al blanco se queman.

Haced lo que queráis, claro, pero yo tengo claro que dejo el modo 'normal' en mi consola.

Una experiencia calcada a la del resto de la familia a la hora de jugar

El diseño me gusta, el nuevo dock me parece más cómodo, la pantalla es una absoluta gozada, pero ¿qué hay del rendimiento?

En este punto, lo cierto es que poco hay que decir porque Nintendo ha mantenido el hardware de Switch de 2017.

Análisis Nintendo Switch OLED
A.A.H.

 

Es el mismo SoC y la misma cantidad de RAM, parece que todo a la misma frecuencia, por lo que el rendimiento en juegos es exactamente igual al de la consola original.

Como digo, hay títulos en los que los 'dientes de sierra' son más notables que en el resto de la familia por el aumento de pantalla con menor densidad de píxeles, pero todo lo demás es igual.

Los juegos que iban bien, siguen yendo bien, los que 'rascaban' siguen rascando lo mismo, los tiempos de carga son calcados y la experiencia es idéntica a la original.

Análisis Nintendo Switch OLED
A.A.H.

Algo que se ha estado debatiendo es lo que afecta que tenga un disipador más pequeño este modelo OLED y lo cierto es que en nuestras pruebas no hemos notado nada raro.

Cuando se conecta al dock, con ciertos juegos el ventilador 'sopla' de forma evidente, pero la mayoría del tiempo se mantiene silenciosa.

El heatpipe es un poco más pequeño, sí, pero también el ventilador tiene las aspas en un ángulo más óptimo para expulsar el aire caliente y la temperatura que hemos medido no es alta en ningún punto del chasis y las mejoras en la experiencia de usuario vienen marcadas, sobre todo, por el panel.


 

Análisis Nintendo Switch OLED
A.A.H.

Eso sí, en términos técnicos, se ha aumentado la capacidad de la memoria de 32 GB a 64 GB que siguen siendo insuficientes. 

Enseguida la vas a llenar y vas a necesitar una microSD y nos parece que 64 GB en 2021 para una consola que ya tiene cuatro años de vida es inaceptable.

Los altavoces se mueven de sitio y suenan mucho más alto

En el audio sí tenemos una mejora evidente, sobre todo para los que jugáis muchas horas en modo portátil. 

Los altavoces han cambiado de sitio y ahora tienen una superficie algo mayor a la vez que apuntan hacia abajo.

Cuando estamos jugando con la consola entre las manos, notamos un sonido que se siente algo más robusto, con unos graves que son mejores y un volumen mayor. 

Tiene menos distorsión que el modelo original y, debido a la ubicación de los altavoces, cuando la colocamos en una superficie, el sonido rebota en la mesa, algo que no sucedía con el modelo original. 

Análisis Nintendo Switch OLED
A.A.H.

Esto hace que pensemos que el sonido es algo más elevado al alejarnos de la pantalla, igual que en los ordenadores portátiles, y me parece una solución muy inteligente.

Manteniendo la autonomía de la revisión de Switch de 2019

4.310, esa es la capacidad de la batería de Nintendo Switch OLED. Y no, no es ninguna barbaridad teniendo en cuenta el tamaño de la pantalla y lo que vemos en teléfonos móviles mucho más compactos.

Nintendo se ha mantenido un poco 'amarrategui' en este aspecto y ha montado la misma batería de la revisión de Switch lanzada en 2019.

Análisis Nintendo Switch OLED
A.A.H.

Esto hace que la consola ofrezca unos tiempos casi calcados a los del modelo de 2019, aunque todo va a depender mucho del juego al que estéis jugando. 

Según Nintendo tenemos entre 4,5 y 9 horas de juego. Es un abanico enorme, pero no es lo mismo mover Celeste que Breath of the Wild. 

En mi experiencia me he movido entre esa horquilla, pero no he llegado nunca a las 9 horas de juego con los títulos a los que juego. Me aguanta, eso sí, perfectamente un viaje de unas 4 horas, así que ni tan mal porque luego la pongo a cargar... y listo.

La carga se realiza mediante el dock o mediante un USB-C cualquiera y aquí tenemos una carga que casi alcanza las 3 horas. 

Si no tienes una Switch, vale la pena ir a por este modelo

Ya os hemos expuesto nuestros argumentos con lo mejor y peor de este modelo, pero la gran pregunta es... ¿me compro la Nintendo Switch OLED? 

La experiencia en términos de rendimiento es calcada a los tres modelos que teníamos hasta ahora, pero desde luego, el factor decisivo es la pantalla.

Análisis Nintendo Switch OLED
A.A.H.

En cuanto cogemos la consola notamos que la pantalla ha crecido y, aunque son solo 0,8" más, se nota una barbaridad a la hora de jugar.

El diseño es mucho más refinado, agradezco que la pantalla sea de cristal y no de plástico y, sobre todo, el fantástico panel OLED. Creo que no peca de la sobresaturación que vemos en otros paneles OLED, al menos en el modo de color 'estándar' y me parece la mejor pantalla incluida en una portátil.

Sí, por encima de la de Vita que sigue siendo fantástica, pero en su día no se ofrecieron perfiles de color y el de serie era el 'vivo', teniendo una imagen más saturada como base.

Análisis Nintendo Switch OLED
A.A.H.

Los ángulos de visión han mejorado una barbaridad respecto a los LCD, la representación de color hace que los juegos se vean bellísimos, tenemos mayor contraste y un mayor nivel de brillo.

Todo esto, unido a los altavoces nuevos y la renovada patilla, hacen que sea la mejor Switch ahora mismo y si estáis pensando en comprar una, vale la pena ir a por este modelo (si es que encontráis una unidad).

Ahora bien, si ya tenéis la Switch de 2019 que mejoraba el brillo y la batería respecto a la original o sois más de portátil que del formato híbrido y por eso tenéis la Lite, a lo mejor vale la pena esperar a un más que cantado modelo superior con un SoC más potente.

Pero bueno, seas el tipo de usuario que seas, la evidencia es que Nintendo Switch OLED es una consola que es 100% filosofía Nintendo: el mejor modelo de la 'portátil' para el último diseño del ciclo de vida, supuestamente, tal y como pasó con Game Boy Advance SP, con la Game Boy original o con DS y 3DS, que fueron mejorando pantallas y materiales revisión tras revisión.

Nota técnica

88

Etiquetas:

#Tecnología

Y además