Skip to main content

Acer Nitro 5, análisis y opinión

Acer Nitro 5 análisis

Lo mejor

  • Disipación de calor
  • Rendimiento de CPU
  • Pantalla bien calibrada
  • Teclado

Lo peor

  • Rendimiento de la GPU
  • SSD lento y pequeño
  • Bloatware
  • Ruido de ventiladores

11/01/2020 - 08:30

No todos los portátiiles gaming tienen que ser caros y, por eso, hemos pasado unas semanas con el Nitro 5 de Acer para descubrir hasta dónde llega un equipo con una tarjeta gráfica GTX 1650 de Nvidia. Os contamos nuestra experiencia y opinión en este análisis del Acer Nitro 5 2019.

2019 ha sido un año en el que han pasado muchos portátiles por nuestro banco de análisis. Los gaming se llevan la palma con potencia a raudales (como el Lenovo Legión Y740) y conceptos con dos pantallas (como el Omen X 2S).

Sin embargo, no todo el mundo necesita un equipo que monte lo último en hardware y, por tanto, sea muy caro. Hay usuarios que quieren un portátil gaming para trabajar gracias a su GPU discreta, pero también jugones que quieren un portátil gaming sencillo con el que podemos jugar a todo en buenas condiciones, pero sin florituras.

Acer se encarga con su Nitro 5 de cubrir ese hueco gracias a un equipo con una buena potencia de GPU y CPU ideal para llevar de viaje. Antes de continuar con el análisis del Acer Nitro 5 2019, os dejamos sus características técnicas.

  Acer Nitro 5 con GTX 1650
Dimensiones 36,3 x 25,5 x 2,5 cm
Peso total 2,5 kg sin cargador
Sistema Operativo Windows 10 Home
Procesador Intel Core i7-9750H
Memoria RAM 8 GB DDR4
Disco duro SSD SATA 250 GB
Tarjeta gráfica GTX 1650 GB GDDR5
Tamaño de pantalla 15,6"
300 nits de brillo máximo
Panel IPS
Acabado mate
Resolución de pantalla 1.920 x 1.080 píxeles
Conectividad inalámbica / redes IEEE 802.11a/b/g/n/ac
Batería 55 Wh, 4 celdas
Adaptador de 135 W
Conectores de datos / A/V HDMI / RJ45 / USB 2.0 / 2 x USB 3.1 / USB Tipo-C
Precio 940 euros en Amazon

Análisis del Acer Nitro 5 por apartados:

Diseño lejos de lo visto en 2019

Comenzamos el análisis del Acer Nitro 5, como es habitual, hablando del diseño. Como decíamos, este año hemos visto equipos de todos los “colores”, pero el Nitro 5 se mantiene sobrio con unas líneas de diseño que nos recuerdan a los portátiles del año pasado.

Nos encontramos un portátil en el que el poliestireno es el material dominante, lo que lo hace más ligero y resistente a golpes que otros portátiles vistos recientemente. En la tapa tenemos un diseño mallado en los laterales y el logo de Acer en la parte central.

Acer Nitro 5 análisis

La bisagra es resistente, tiene un ángulo de unos 140 grados y nos permite abrir el portátil con una sola mano, algo que se agradece.

Acer Nitro 5 análisis

Al abrirlo, encontramos un teclado completo (con teclas numéricas) sobre una plancha de aluminio, con unas keycaps rematadas en rojo en los laterales y retroiluminadas, también, en color rojo.

También vemos muchísimas pegatinas que nos hablan de las características del equipo y de los premios de atención al cliente ganados por la compañía, algo que bien podría ir en la caja y no “manchando” el chasis, pero bueno.

Acer Nitro 5 análisis

También se descubre una pantalla de 15,6” que tiene unos marcos laterales delgados y una parte superior algo más ancha, donde va la cámara web (que ha desaparecido de algunos portátiles este año y que Acer mantiene, de forma acertada en nuestra opinión).

Acer Nitro 5 análisis

A nivel de puertos, no echamos de menos prácticamente nada. En el lateral derecho tenemos el puerto de alimentación (que podría estar en la parte trasera, ya que ahí estorba a los diestros que utilicen un ratón externo), el jack de auriculares, los LED de estado y un USB 2.0 que no llegamos a entender a estas alturas.

Acer Nitro 5 análisis

En la parte izquierda contamos con el conector para el cable de seguridad, un HDMI, puerto Ethernet RJ45, dos USB 3.0 y un USB Tipo-C.

Acer Nitro 5 análisis

Si damos la vuelta al equipo, tenemos un sistema de rejillas inferiores por las que entra aire frío, los dos altavoces y una gran parrilla en la parte trasera por la que sale el calor de la CPU y GPU.

Acer Nitro 5 análisis

Es, como decimos, un portátil sobrio con un diseño “chapado a la antigua”, pero que pesa relativamente poco y cuyo chasis está muy bien aprovechado gracias a unos márgenes laterales entre las teclas y el borde de apenas unos milímetros.

Acer Nitro 5 análisis

Pantalla FullHD IPS que se queda, acertadamente, en 60 Hz

No hay alardes en el diseño, aunque sí inteligencia, y lo mismo pasa con la pantalla. Nuestro equipo cuenta con una pantalla FullHD (1.920 x 1.080 píxeles) IPS con un refresco de 60 Hz.

Acer Nitro 5 análisis

Hay un modelo con un refresco mayor, pero no tendría sentido teniendo en cuenta el hardware que tenemos aquí. Es una decisión acertada el no ir más allá de los 60 Hz tanto por el aprovechamiento de la GPU como por el consumo.

Acer Nitro 5 análisis

Estamos ante un panel IPS bien calibrado que cubre el 72% del espectro NTSC, tiene un brillo máximo de 300 nits y es capaz de ofrecer unos colores que se ajustan a la realidad, sin pecar de saturación, con buenos ángulos de visión y, sobre todo, puesto al día para juegos.

En nuestras pruebas, no hemos encontrado rastro de ghosting ni fugas de luz, y lo cierto es que hemos estado muy cómodos jugando en todo momento en este equipo.

Acer Nitro 5 análisis

Sí es cierto que se echa de menos más fluidez (nos habíamos acostumbrado, y mucho, a los 120/144 Hz de otros modelos este año), pero como decimos, la GPU de este modelo no da para más y sería un gasto de recursos.

Además, con una pantalla de 60 Hz, a no ser que seáis supercompetitivos, tendréis una experiencia más que satisfactoria. El único “pero” a la pantalla es que el brillo se queda corto en ocasiones.

Acer Nitro 5 análisis

El panel es mate, y ese es un punto a su favor, pero cuando estamos en una sala muy iluminada o en un viaje en tren, por ejemplo, y da el Sol... se echa de menos un mayor nivel de brillo.

Por lo demás, una pantalla que se aprovecha a la perfección gracias al hardware que ha decidido montar Acer.

Acer Nitro 5 análisis

GTX 1660 Ti y lo último de Intel prometen un buen rendimiento

En lo que a procesador se refiere, tenemos el chip por excelencia de Intel para toda clase de portátiles gaming este año. Se trata del 9750H, un procesador fabricado en 14 nanómetros que cuenta con seis núcleos y doce hilos a una frecuencia base de 2,6 GHz, y un boost de 4,50 GHz.

Acer Nitro 5 análisis

Es un chip que puede con todo aunque, como veremos más adelante, es un procesador “calentito”. Tiene GPU integrada, la Intel HD 630 que no da para mucho, pero que permite prescindir de la tarjeta discreta para ahorrar batería cuando el programa que ejecutamos no necesita mucha potencia.

Por lo demás, está acompañado por 8 GB de memoria RAM DDR4... y la GTX 1650. Estamos hablando de una tarjeta de gama baja que sí, es algo más nueva que la GTX 1060 y consume menos, pero también rinde entre 15 y 30 fps menos (a 1.080p/Ultra) que la GTX 1060.

Acer Nitro 5 análisis

Antes de continuar, os dejamos la tabla de rendimiento de este Acer Nitro 5 2019 para que veáis cómo se desenvuelve con diferentes test, además de comparar con portátiles con gráficas como la nueva RTX 2060:

  Nitro 5
GTX 1650
Strix III
RTX 2060
3D Mark Time Spy 3.561 puntos 5.627 puntos
3D Mark Time Spy CPU 4.963 puntos 5.744 puntos
3D Mark Time Spy GPU 3.392 puntos 5.608 puntos
Geekbench 4 
(mono/multi)
5.1245 puntos
17.559 puntos
-
Geekbench 5
(mono/multi)
1.163 puntos
4.342 puntos
1.125 puntos
5.854 puntos
Cinebench R15 OpenGL 114,98 fps 109,52 fps
Cinebench R15 CPU 1.003 puntos 1.010 puntos
Cinebench R20 1.996 puntos 2.287 puntos
PC Mark 10 4.522 puntos 5.308 puntos
CrystalDiskMark Secuencial Lectura: 1.615,4 MB/s
Escritruta: 276,8 MB/s
Lectura: 1.222 MB/s
Escritura: 806,6 MB/s

A nivel de experiencia de usuario, no penséis que tenemos una “piedra” entre manos. El Acer Nitro 5 nos permite hacer prácticamente de todo: desde jugar juegos exigentes con un buen nivel de detalle a 1.080p hasta editar algo de vídeo (sencillito), lotes de imágenes en Photoshop y cualquier tarea de ofimática.

Como decíamos, el Intel Core 9750H está a la vanguardia hasta que empiecen a aparecer los Intel Core de décima generación para jugar, y es el punto fuerte, a nivel de hardware, de este equipo.

Acer Nitro 5 análisis

Vale la pena mencionar que el SSD del Nitro 5 es de 250 GB con una velocidad de lectura que está en la media de lo visto estos meses en portátiles que no son de alta gama, pero la lectura es extremadamente lenta, algo que  nos explicamos al tener una interfaz SATA.

Es una velocidad suficiente para la inmensa mayoría de tareas, pero estando ante un portátil gaming, nos habría gustado contar con más almacenamiento, aunque fuera en forma de HDD secundario. Con Gears 5, Halo The Master Chief Collection y Forza Horizon 4, ya tenemos el 100% del disco ocupado.

Rendimiento en juegos algo justo para un equipo gaming

Los test sintéticos nos sirven para comparar equipos, pero lo que de verdad nos deja ver el rendimiento puro y duro del equipo son las estadísticas de rendimiento en juegos.

La GTX 1650 cuenta con 4 GB de memoria GDDR5 y es, como hemos dicho, una gráfica de gama baja en estos momentos. El rendimiento es el adecuado para jugar a 30 frames por segundo en configuración alta (en la gran mayoría de juegos) a resolución 1.080p.

Acer Nitro 5 análisis

Para las pruebas de este equipo, hemos dejado que el PC elija los mejores ajustes gráficos para cada juego. Entendemos que el usuario objetivo de este portátil quiere que los juegos funcionen y se vean bien, y los sistemas de detección de los juegos funciona de maravilla (no como en años pasados).

Esta es la tabla de rendimiento del Nitro 5 de Acer con los juegos puestos en la configuración automática (casi todos en gráficos medio-alto) sin sincronización vertical y con resolución 1.080p:

  FPS de media
Destiny 2 32
The Witcher 3 58
DOOM 52
StarCraft 2 54
Overwatch 57

Como veis, la media de frames por segundo no es para tirar cohetes si la comparamos con hermanos mayores, pero se mantiene por encima de los 30 frames por segundo y un usuario que quiera meter mano a los ajustes podrá personalizar la experiencia.

Hay, como siempre, algunos detalles que debemos comentar, y empezamos por DOOM. El juego lanzado en 2016, se caracteriza por lucir genial en una base muy amplia de equipos, y esta no es una excepción.

DOOM puede funcionar sobre la API DirectX o sobre Vulkan. Dependiendo del equipo, es más apropiada una u otra, pero en dispositivos con potencia más limitada, Vulkan permite unas frecuencias mayores de imágenes por segundo.

Así, conseguimos estar la mayor parte del tiempo a unos 60 frames por segundo que bajan de manera puntual en algunas fases de la partida. Esto es algo que desde de del nivel, pero casi todo el tiempo estamos en una media de 52 frames por segundo con una latencia de unos 16 ms. Se juega bien, sin alardes, pero bien, y si recortamos las sombras, podemos estar en los 60 fps constantes sin problemas.

Overwatch es otro juego que necesita una frecuencia de 60 frames por segundo, como mínimo, para disfrutarse como es debido, y hay buenas noticias. En la configuración medio-alto a 1.080p con la escala de renderización al 100%, estamos prácticamente toda la partida por encima de los 60 fps, con bajadas puntuales cuando se juntan muchos elementos en pantalla.

Y, para no salirnos de Blizzard, tenemos StarCraft 2. Los juegos de estrategia suelen tirar más de GPU que de CPU, pero aquí tenemos uno que se alimenta “por igual” de los dos elementos.

En una configuración automática, hay momentos de StarCraft en los que estamos por encima de los 80 fps en niveles en los que no haya muchas unidades y sean cerrados, pero sobre los 40 fps cuando sí hay muchas unidades en pantalla.

Es algo que varía constantemente, pero al final el resultado es que es un juego perfectamente jugable y, como se ve en el vídeo, con un buen nivel de detalle.

Y llegamos al que es el juego más exigente de este análisis, y como veréis, tampoco se desenvuelve mal con la GTX 1650. The Witcher 3 es un título que consume muchos recursos de GPU y CPU, pero a 1.080p, con gráficos automáticos (varían los parámetros entre bajo-medio-alto), hairworks activado y sin sincronización vertical, podemos obtener una experiencia de unos 60 fps casi todo el tiempo con una latencia mínima.

Es un juego que me ha sorprendido, porque no suelo jugar con parámetros en “bajo”, pero son elementos como las sombras o distancia de dibujado (algo que muchos usuarios sabrán perdonar) a favor de una tasa de frames muy buena.

¿Conclusión? Hay que saber lo que tenemos delante y no podemos exigir a un equipo de unos 900 euros un rendimiento como el de un portátil de 1.100 en adelante.

La GTX 1650 da para lo que da, pero a la vista está: los juegos no van al mínimo, tienen una más que decente tasa de frames por segundo y se disfrutan perfectamente.

Disipación del calor correcta, aunque Intel lo pone difícil

Ahora bien, ¿qué pasa con la disipación? Cuando vi el sistema de disipación, me entraron las dudas. Es cierto que tenemos una gran parrilla en la parte inferior y una zona en el lateral trasero que es enorme, pero no toda ella es un disipador.

El aire entra por la parte inferior, cierto, pero sale tanto por la parte trasera derecha como por una rendija del lateral derecho. En la parte trasera izquierda hay una abertura para que entre aire frío.

Acer Nitro 5 análisis

En la inmensa mayoría de portátiles gaming tenemos la GPU y CPU separadas, una en cada lateral del equipo, pero aquí están juntas. Es cierto que cada una tiene un disipador activo, pero lo que son los chips... están muy pegados.

Esto podría ser alarmante, pero hay que tener en cuenta que la GTX 1650 consume poco y, por tanto, el calentamiento es mínimo. Además, la disipación es más que suficiente.

Acer Nitro 5 análisis

El Intel Core 9750H, por su parte, es un chip muy calentito que, curiosamente, aquí se mantiene algo a raya. Antes de ver por qué, os dejamos la tabla de temperatura de CPU y GPU... y la comparamos con un portátil con la RTX 2060, que no tiene mucho que ver, pero que sirve para explicar el siguiente punto:

Juegos Temperatura máxima CPU Temperatura máxima GPU
DOOM 88º 65º
The Witcher 3 92º 67º
Destiny 2 94º 64º
Overwatch 91º 65º
StarCraft II 85º 57º

Bien, como decimos, el Intel Core es un chip que llega a los 99º fácilmente, pero que aquí se mantiene unos grados por debajo de lo que suele en todo momento, bien por Acer.

Como no tenemos que empujar el procesador para lograr gráficos en calidad ultra, ya que es tontería teniendo la GPU que tenemos aquí, el procesador va más holgado y, aunque se sigue calentando, no es tan alarmante como en otros equipos.

Acer Nitro 5 análisis

Esto, sin embargo, no palia el ruido de los ventiladores, que sigue siendo excesivo y que impide jugar con normalidad sin cascos. En definitiva, buenas noticias a nivel de temperatura y disipación de calor.

Teclado muy cómodo y touchpad a la altura

Y, también, magníficas noticias en lo que a teclado+touchpad respecta. Acer es de las compañías que no daba con la tecla en materia de touchpad, pero con el Nitro 5 no tenemos ninguna queja: touchpad de buen tamaño y sensibilidad.

Acer Nitro 5 análisis

Se bloquea automáticamente cuando estamos escribiendo y vuelve del “reposo” en cuando posamos la yema del dedo, sin tener que realizar una pulsación de activación que sí era necesario en los portátiles de la compañía hasta hace no mucho.

Acer Nitro 5 análisis

El teclado es básico: no tiene iluminación RGB, solo en color rojo, y es cierto que las teclas no presentan curvatura, pero el tacto es muy bueno, el rebote también y el sonido permite que escribamos con una sensación casi ASMR.

No va a pasar a la historia por ser el mejor teclado en un portátil (le falta la curvatura para ser redondo), pero sigue las pautas del resto del equipo: cumple, de sobra, en su rango de precio y no hace que sintamos que necesitamos algo más cuando estamos jugando.

Acer Nitro 5 análisis

Windows 10 y software de Acer: mucho bloatware

Cuando compramos un equipo portátil, sabemos lo que nos vamos a encontrar de antemano. El Nitro 5 cuenta con Windows 10 Home preinstalado, pero además trae una carretilla de bloatware tanto propio de Acer como de terceros.

El más molesto es la versión de prueba de Norton, un antivirus que sí, está bien, pero no apetece que cada dos por tres salga el aviso de “activa el producto” (pagando, claro) en el escritorio.

Además de Norton, tenemos otros programas y mini juegos que solo sirven para ocupar espacio, ya que no vamos a utilizar nunca, y es algo que con 250 GB de almacenamiento ocupa un porcentaje valioso.

Acer Nitro 5 Software

Por otra parte, tenemos el software gaming de Acer. Hace no mucho tiempo, el software gaming de cada compañía no servía, realmente, para nada. Las cosas han cambiado y ya no es un software pesado.

La nueva versión del centro de control de Acer nos permite personalizar la experiencia a la hora de jugar, como diferentes perfiles de disipación del calor, así como de entrega de energía.

No es que sea demasiado flexible, ya que lo que veis en las imágenes es lo que hay, pero no consume apenas recursos, sirve para monitorizar la temperatura y carga de CPU y GPU, permite añadir efectos de sonido y es un acceso directo a GeForce Experience de Nvidia.

Batería y altavoces que no dan para mucho

Y, hablando de efectos sonoros dependiendo del contenido que estemos reproduciendo, hay que señalar que los altavoces no sirven, realmente, para disfrutar de la partida.

Es un mal inherente a los portátiles gaming, ya que cada vez son más potentes y necesitan una disipación activa a más revoluciones para poder refrigerar los componentes. Esto se traduce en más ruido de los ventiladores.

Acer Nitro 5 análisis

Los altavoces no suenan mal, ofreciendo un buen espectro de graves, medios y agudos, pero el problema es que distorsionan cuando superan el 80% y, además, por muy alto que se pongan no vamos a gozase de un buen sonido por el ruido de los ventiladores. Es mejor utilizar auriculares.

Lo mismo pasa con la batería. Está porque tiene que estar, pero tenemos una batería de 55 Wh que nos permite jugar durante una hora y media con el modo de control de energía de la gráfica (juego “capado” a 30 frames por segundo), y hasta tres horas si no utilizamos la GPU discreta.

Podemos aguantar una sesión de juego (a uno no muy exigente) en muchos recorridos en AVE, pero no nos vamos a librar de tener el cargador a mano.

Acer Nitro 5 análisis
La tecla "Nitro" inicia el software gaming

No todo el mundo necesita ray tracing y jugar a Ultra 144 fps

Llegamos al final del análisis del Acer Nitro 5 con una lección aprendida. Tras analizar varios equipos con tarjetas RTX, la idea de analizar uno con una GPU de generación anterior, y más una como al 1650 de Nvidia, se antojaba extraña.

Acer Nitro 5 análisis

Sin embargo, encontramos un equipo que consume menos energía, se calienta mucho menos, emite menos ruido de ventiladores (aunque sigue siendo demasiado para disfrutar de una sesión de juego sin auriculares) y pesa, también, menos.

No es el portátil gaming más potente de Acer, pero sí uno muy equilibrado: muy buena pantalla, teclado y touchpad y un hardware adecuado para disfrutar a 1.080p60.

Acer Nitro 5 análisis

Es cierto que no podemos poner los juegos más actuales en niveles gráficos en “alto”, pero sí jugar a prácticamente todo con un buen nivel de detalle sin que la GPU vaya al máximo.

Además, es un equipo mucho más económico que otras apuestas, incluso dentro de la propia Acer, y cumple a la perfección como portátil principal para trabajar/jugar o como portátil secundario si ya tenemos un sobremesa gaming.

Acer Nitro 5 análisis

Eso sí, al final, la mayor pega es que el disco SSD de 250 GB (que se queda en unos 230 GB) es insuficiente y se echa en un sistema de almacenamiento de 1 TB, al menos. Por lo demás, un equipo equilibrado, bien rematado y con una buena relación potencia/precio.

Nitro 5

Nitro 5

El Acer Nitro 5 con GTX 1650 es un portátil gaming básico, pero con la potencia suficiente como para permitir jugar a nivel medio con resolución 1.080p y 60 frames por segundo.