Skip to main content

Huawei Mateview de 28", análisis y opinión

review huawei mateview
A.A.H.

Lo mejor

  • Nivel de contraste y color
  • Resolución 4K
  • Conectividad muy inteligente
  • Diseño

Lo peor

  • Uniformidad del brillo
  • Relación 3:2 en 28" poco versátil
  • Muy pensado para PC/móvil Huawei
  • Sin HDR real
MateView

MateView

Monitor con diseño minimalista de 28,2 pulgadas con resolución 4K y formato 3:2 para una mejor visualización de página web y documentos.

30/11/2021 - 12:00

Este es nuestro análisis del Huawei Mateview, un monitor profesional de 28" que destaca por su resolución 4K, el formato 3:2 y, sobre todo, por un amplio abanico de conexiones y un puerto que permite conectar y cargar un ordenador portátil a la vez.

Que Huawei no lo está pasando del todo bien en occidente no es un secreto. Sus móviles no pueden despegar debido al veto estadounidense, pero hay otros segmentos en los que les están yendo mejor las cosas.

En los wearables parece que sí están calando con dispositivos tan interesantes como los Freebuds 4 -análisis-, los Watch Active -análisis- o el imponente Huawei Watch 3, que nos encantó.

Ahora también han metido la patita en el segmento de los monitores con un modelo gaming, el Mateview GT, y un Mateview de 28" que analizamos a continuación y que quiere convertirse en el monitor perfecto para el teletrabajo.

 Huawei Mateview
Pulgadas28,2"
Resolución4K | 3.840 x 2.560 píxeles | Relación de aspecto 3:2
Tipo de panelIPS
Refresco60 Hz
Brillo500 nits | DisplayHDR 400
Espacio de color98% DCI-P3 | 100% sRGB | Contraste 1.200:1
BrazoIncluido | Soporte propietario | Se puede inclinar entre 5º y 18º hacia adelante y hacia atrás
ConexiónUSB-C compatible con carga externa de 65W | 2 x USB-A 3.0 | HDMI 2.0 | MiniDP 1.2 | Jack de auriculares
Fuente de alimentaciónUSB-C de 135 W
Precio565 euros en Amazon

Apartados del análisis del Huawei Mateview 4K de 27":

Aspecto muy premium con controles táctiles y cuerpo metálico

Vamos a empezar hablando del diseño porque en cuanto lo sacamos de la caja vemos que tenemos un monitor muy, muy premium.

Algo que me encantó es que viene montado en la caja, por lo que simplemente hay que sacarlo 'como viene', poner en cable de alimentación, el de señal del ordenador... y a disfrutar. 

En 3 minutos y sin tener que hacer gestión de cables tienes el monitor listo para empezar a producir y, la verdad, es una de las experiencias más cómodas que he tenido con este tipo de productos.

Siguiendo con el diseño, tenemos un monitor que está construido en aluminio. Los marcos de pantalla son muy, muy reducidos y, de hecho, Huawei asegura que el panel ocupa el 94% del frontal, una muy buena cifra.

No tenemos barbilla ni botones, por lo que la sensación en el escritorio es fantástica y para controlar las opciones del monitor (sonido, brillo, parámetros de imagen y perfiles, etc) tenemos un pequeño panel táctil en la parte inferior de la pantalla.

Al principio no es muy cómodo utilizar esto porque el diseño no es demasiado intuitivo, pero bueno, al final te acostumbras a un código de uno o dos toques para ir entrando y seleccionando opciones y entradas.

La base del monitor es cuadrada y el conjunto pesa bastante, dando la sensación de ser tremendamente sólido. En esta base tenemos el iconito de Huawei Share que no sirve para cargar el móvil por estándar Qi, sino para conectar un móvil Huawei y compartir pantalla.

Recalco lo de "conectar un móvil Huawei" porque no funciona con los de otras marcas, siendo este Huawei Share uno de los pilares del ecosistema de la compañía china. 

Así que, es una de las funciones que nos perdemos si no tenemos un Huawei. Ya veremos más adelante que hay alguna más.

Pero bueno, siguiendo con la base, tiene una superficie que evita que se mueva en la mesa y en el brazo está buena parte de la magia del monitor.

Para empezar, en la parte frontal tiene una matriz de dos micrófonos y dos altavoces de 5 W cada uno. No es que ofrezcan una experiencia espectacular de audio porque le falta pegada y, sobre todo, contundencia en los graves, pero oye, se agradece que esté ahí y se puede usar el monitor, perfectamente, para llamadas.

análisis huawei mateview 28
A.A.H.

En el lateral derecho tenemos el botón de encendido, un jack de 3,5 mm, dos USB-A 3.0 y un USB-C. En la trasera vemos un HDMI 2.0 junto a un mDP 1.2 y el puerto USB-C de alimentación del monitor.

El cargador es como el de un portátil, cuadradito, y es USB-C, obviamente, entregando una potencia de 135 W.

Este brazo, además, cuenta con un sistema que nos permite subir o bajar la pantalla de forma muy sencilla y cómoda, además de permitir una inclinación de 5º a 18º, aproximadamente, para que encontremos el ángulo que mejor nos vaya.

análisis huawei mateview 28
A.A.H.

Eso sí, no se puede girar a la derecha o a la izquierda, algo que habría estado realmente bien para redondear la experiencia. Y no, tampoco es VESA.

Como digo, queda espectacular en cualquier escritorio debido a su diseño y materiales. Además, si el escritorio tiene la trasera 'vista', estando en una oficina o algo así, tenemos una placa de aluminio con el nombre de Huawei que queda muy elegante.

Buen IPS 4K con un formato algo particular en sus 28"

Pero pasemos a la pantalla, ya que es la razón de ser y el primer motivo de compra de un monitor. El Huawei Mateview tiene, en términos generales, un muy buen panel IPS.

La resolución es 4K, pero como el formato es 3:2, algo que condiciona muchísimo la experiencia, tenemos un total de 3.840 x 2.560 píxeles en lugar de los tradicionales 3.840 x 2.160 píxeles.

Esto significa que, como salta a la vista en las fotos, el monitor es un poco más cuadrado de lo normal y es algo que está muy indicado para la productividad.

Por ejemplo, los MacBook también son algo más cuadrados, así como los Surface y viene muy bien para partir la pantalla y tener bastante contenido en la vertical.

Lo que pasa con un monitor de 28" en este formato es que esa diagonal os va a parecer enorme y sí, vamos a poder partir la pantalla, pero en lugar de trabajar con diferentes pestañas en vertical, está más enfocado a trabajar con 3 o cuatro pestañas en horizontal dividiendo el panel en cuatro "cuadrados" virtuales.

No es ni bueno ni malo, simplemente algo que debéis tener en cuenta y que, en mi caso, es óptimo por el tipo de trabajo que hago cuando estoy escribiendo. Al editar vídeo es otro cantar porque no tengo tanto timeline como en un monitor 16:9 o en un 21:9, pero nada que en dos vídeos editados no se olvide.

análisis huawei mateview 28

En contenidos 16:9 vais a tener barras negras arriba y abajo. Y en pelis 21:9... aún más anchas.

A.A.H.

La densidad de píxeles me parece idónea y los ángulos de visión también son muy, muy buenos. Además, como vamos a poder acomodar tanto la altura del panel como su inclinación, la visualización es óptima.

Para escribir, trabajo de oficina con tablas de datos, programación y navegación web, es un muy, muy buen monitor, pero por mi trabajo, también lo he probado para vídeo y edición de foto.

Sin ser el monitor que mejor representación de color tiene, he trabajado muy bien en él tanto editando vídeo como fotos. Evidentemente no es mi trabajo principal y un purista editor de vídeo, seguramente, echará de menos un mayor rango P3, del 98% en este monitor, pero para un uso como el mío, va de lujo. 

Ah, podemos cambiar los perfiles de imagen desde las opciones del monitor y, además, tenemos la certificación TÜV Rheinland para proteger la vista, algo que siempre suma.

análisis huawei mateview 28
A.A.H.

El brillo es alto, de unos 500 nits típicos con estándar DisplayHDR 400, pero aquí hay un punto a mejorar. No vais a tener problema a la hora de ver contenido por el acabado mate y el alto brillo, pero he encontrado que el brillo es inconsistente y mucho más potente en el centro, perdiendo en las cuatro esquinas.

No tenemos fugas de luz, al menos en mi unidad, y el sangrado no es evidente, pero esa poca uniformidad del brillo en las esquinas sí es algo que se nota en ciertos momentos. Puede que sea mi unidad, pero ahí está.

¿Y... vale el Mateview para jugar? Lo cierto es que sí, evidentemente, y títulos en los que los fps no importen demasiado como los de aventuras o estrategia, es una gozada por los colores y la alta resolución.

El formato 3:2 es raro, pero bueno, se puede jugar, pero teniendo en cuenta que el refresco es de 60 Hz, me tomaría esto como un monitor para trabajar y con uso esporádico de juegos

Cargado de puertos y opciones inalámbricas solo para quien tenga un ecosistema Huawei

Una de las cosas que más me ha gustado es que permite una muy eficiente gestión de cables. El USB-C lateral es de lo más útil porque yo, que trabajo con MacBook, me he ahorrado un cable al conectar con un Thunderbolt 3 el portátil al monitor.

De ese modo convierto el monitor en un dock al habilitar los dos USB-A, pero también manda la señal de imagen al monitor y el monitor, por su parte, manda una potencia de 65 W al portátil, por lo que me ahorro un dongle USB-A para el MacBook y, además, el cable de carga. 

En un portátil Windows que se cargue por USB-C funciona de la misma manera y, si no se carga por USB, siempre podéis mandar la imagen así y habilitar los dos USB-A.

análisis huawei mateview 28
A.A.H.

El HDMI lo tenía ocupado con el sobremesa Windows para jugar, aunque ya os he comentado que no es el mejor monitor para juegos, pero se puede, y el miniDP es el puerto que no he usado para nada. 

Me habría gustado que fuera un DP completo, pero bueno, teniendo en cuenta que no tenemos más que 60 Hz, tampoco lo he echado mucho de menos. 

Y el jack lateral me habría gustado que estuviera en la trasera porque tengo los altavoces conectados al monitor... y queda algo antiestético, pero bueno, esa es una manía mía.

A nivel de puertos vamos más que servidos y, como digo, es una gestión muy inteligente, pero también tenemos opciones inalámbricas.

análisis huawei mateview 28
A.A.H.

Vamos a poder mandar la señal de la pantalla de un portátil Windows al monitor sin cables y, además, conectar el móvil mediante Huawei Share.

Me parece, de verdad, una idea buenísima porque así tenemos un escritorio mucho más limpio, pero lamentablemente es algo que está disponible para dispositivos de la marca, excluyendo a todos los demás.

Si tenéis móvil/portátil Huawei, evidentemente, esto no os afecta en absoluto y disfrutaréis de la experiencia completa, pero para los demás es un extra que no funciona y que incrementa un precio que, de base, no es bajo.

Espectacular para trabajar y editar, aunque te vas a tener que acostumbrar al 3:2

Como hemos ido viendo en este análisis, el Huawei Mateview es un muy buen monitor semiprofesional

No llega a la categoría de 'profesional' porque su precisión de color y brillo puede ser insuficiente para ciertos usuarios que se dediquen a editar imagen, pero para un uso menos enfocado, brilla.

análisis huawei mateview 28
A.A.H.

Me gusta el contraste del panel IPS, los ángulos de visión y el color que es capaz de ofrecer y, para mi uso de vídeo y foto, es más que suficiente. 

El diseño es espectacular y está muy cuidado, pero sin duda lo que más me ha gustado ha sido la versatilidad de sus puertos y el permitirme un escritorio limpio al tener simplemente dos cables USB-C: el de alimentación del monitor y el que va al portátil.

MateView

MateView

Monitor con diseño minimalista de 28,2 pulgadas con resolución 4K y formato 3:2 para una mejor visualización de página web y documentos.

Aunque los micrófonos y altavoces no sean muy buenos, están ahí para un apuro y si sois un usuario con móvil Huawei, podréis sacar todo el jugo al monitor.

Si no, pues bueno, no podréis disfrutar de esa conectividad inalámbrica, pero aun así tendréis un monitor con un formato óptimo para trabajar que sí, está algo subido de precio, pero que ofrece una muy buena experiencia.

Nota técnica

85

Etiquetas:

#Tecnología

Y además