Skip to main content

Oukitel K10, análisis y opinión: batería por doquier

Oukitel K10

18/06/2018 - 11:02

Oukitel K10 es un smartphone perfecto para aquellos usuarios que quieren una gran autonomía y un rendimiento correcto para el día a día. Con este móvil tendrás smartphone para tres días con un uso normal y si el uso es ligero seguramente te llegue a cinco días.

La compañía Oukitel ha lanzado su smartphone K10 con batería de 11.000 mAh y pantalla 18:9. Es un móvil con características interesantes aunque grande en dimensiones y peso, eso sí.

Es la evolución natural de los modelos Oukitel K10000 de la compañía, actualizando en specs, tamaño de batería y añadiendo carga rápida (5V 5A) que permite recargar el terminal en poco más de 2 horas.

Oukitel K10

Móvil grande para una batería casi infinita

Es un terminal que hace uso de Android 7.1.1 y monta un sistema de doble cámara tanto en la parte trasera como frontal. Promete autonomía para varios días incluso haciendo un uso exigente e incluso servir como powerbank para cargar otros dispositivos. Tiene un precio promocional de salida al mercado de 249,99 dólares en configuración de 6GB de RAM, 64 GB de almacenamiento y Helio P23. Ahora bien, ¿merece la pena?.

Estamos ante un móvil grande, 167,4 x 75,5 x 13,5mm y pesado ya que pasa notablemente el cuarto de kilo: 283 gramos. Su pantalla es de 6 pulgadas en formato 18:9  y aunque cubre gran parte del frontal, aún quedan notables marcos en la parte superior e inferior. Este móvil, pese al tamaño y dimensiones no tiene ningún tipo de protección ante polvo y agua pero sí que incluye soporte NFC, está preparado para pagos inalámbricos.

Oukitel K10
Oukitel K10: especificaciones
Pantalla 6 pulgadas IPS
Formato 18:9
FullHD+ (2160x1080 píxeles)
Procesador Mediatek P23 
CPU: 4 cores hasta 2 GHz
GPU: Mali G71 MP2
RAM 6 GB
Almacenamiento 64 GB + microSD
Cámaras traseras 21Mpx y 8 Mpx
Cámara frontal 13 Mpx y 5 Mpx
Batería 11.000 mAh con carga rápida (5V 5A)
Android 7.1.1
Conectividad Wi-Fi 802.11a,b,n,ac / BT 4.2 / NFC / USB-C / Radio FM
Dimensiones 167,4 x 78,5 x 13,5 mm
Peso 283 g
Precio 319,99 euros

La gran culpable de ese elevado peso es la batería interna de 11.000 mAh que promete días y días de autonomía, además de poder servir de Powerbank para cargar otros dispositivos.

La parte inferior del móvil tiene un conector USB-C que hace las veces de salida de audio con un adaptador que no se incluye en la caja. La parte lateral muestra unos paneles de plástico con textura que sorprendentemente ofrecen un buen agarre.

En la parte trasera vemos una zona cubierta por piel -de becerro australiano según Oukitel-  y un pequño bloque en la parte superior central con la cámara y lector de huella que recuerda al Mate 9 de Huawei. Dos cámaras situadas en vertical y bajo ellas el lector.

La sensación general en cuanto a diseño es que estamos ante un móvil muy pesado, muy muy pesado y grande.

Pantalla 18:9 FullHD+, solo le falta HDR

Oukitel ha apostado fuerte por la pantalla de este K10 con un panel de 6 pulgadas de diagonal con una resolución 2.160 x 1.080px, lo que le confiere una densidad de pixeles que supera los 400ppp.

¿Qué significa eso? Que tendremos una buena nitidez y definición en pantalla algo que, en los tiempos que corren, es de agradecer ya que estamos ante un smartphone con gran diagonal de pantalla y anima a ver contenidos multimedia.

Oukitel K10

Esta pantalla tiene formato 18:9 y está cubierta por un cristal resistente Dragon Trail 2,5D que se encastra perfectamente en el cuerpo.

Los ángulos de visión son correctos y el nivel de brillo, si bien no es de los más altos del mercado, nos ha sorprendido: es suficientemente alto para poder utilizarlo incluso en la calle a plena luz del sol. 

La calibración de la pantalla es muy buena de serie. Para los más puristas, podremos retocar la temperatura de color, saturación y contraste desde la aplicación Miravision.

El punto flojo de la pantalla es la falta de soporte HDR, algo que en 2018 seguirá siendo tendencia en móviles. Esta característica está enfocada a terminales de gama top, pero es algo que seguramente se expanda a la gama media durante este año.

 

Rendimiento perfecto para el día a día

Este terminal monta un chip Helio P23 (MT6763) que es un chip que octa-core de 8 núcleos Cortex A53. Están divididos en dos bloques de 4 núcleos que funcionan a frecuencia máxima de 1,5 GHz y a 2 GHz, respectivamente.

El Oukitel K10 integra 6 GB de RAM, más que suficientes para hoy día y seguramente para cubrir sin problemas los dos próximos años. Además de ello, tenemos 64 GB de memoria interna, por encima de lo que solemos encontrar en este rango de precio.

La GPU Mali G71 permite mover de manera bastante eficiente juegos exigentes en esta pantalla aunque nos chocamos de lleno con esa resolución FullHD expandida que hace que juegos de última generación no vayan todo lo fluido que querríamos.

Oukitel K10

El K10 tiene un modo "Alto Rendimiento" que debemos activar en el apartado de Ajustes -> Batería si queremos exprimir al máximo el chip Helio P23. Por defecto llega con un modo enfocado al ahorro de batería, modo "Equilibrado".

Las pruebas de rendimiento muestran un comportamiento habitual de este chip que se sitúa en lo que venía siendo la gama media 2017. No son cifras destacables pero es más que suficiente para tener una experiencia de uso fluida y suficiente para cubrir la vida del dispositivo sin acabar desesperándonos cuando pase un tiempo.

Todavía sin Android Oreo, pero muy limpio y fluido

Algo molestar habitualmente de los smartphones de ciertas marcas chinas son las capas de personalización realmente intrusivas, iconos personalizados y la cantidad de bloatware que traen de serie. En este caso no es así. Solo tenemos cierta personalización en los iconos de la barra de herramientas y unos iconos de las aplicaciones de sistema algo anticuados.

El Oukitel K10 trabaja sobre Android 7.1.1, que si bien no es Oreo, es de las más modernas del momento. Tenemos un escritorio con cajón de aplicaciones y un par de apps extra preinstaladas, el teclado Facemoji y un Administrador del sistema.

Oukitel K10 - software

El apartado de ajustes es estéticamente el de Android Stock aunque con funciones adicionales tan variopintas como son el ajuste de pantalla dividida, gestos o escaneo QR.

El rendimiento durante nuestras pruebas ha sido bastante fluido y con una gran estabilidad a la hora de saltar entre aplicaciones abiertas, gracias en gran medida a esos 6 GB de RAM. De hecho, con tan solo arrancar ya vemos usados poco más de 2 GB de memoria RAM, por lo que tendremos algo menos de 4 GB disponibles.

Como decimos, no es Android Stock ni Android 8, no hay mucha personalización (aunque, siendo sinceros, deberían huir de esos iconos personalizados) y el rendimiento general es bastante fluido. 

Cámaras: punto flojo del terminal pese a las grandes promesas

Este smartphone fue anunciado como un móvil que integra una doble cámara trasera y doble cámara frontal, sumándose a la moda del que ofrece el tan popular efecto de desenfoque o bokeh en fotos. La cámara trasera monta un doble sensor Samsung de 21 Mpx principal y 8 Mpx como cámara de apoyo. En la parte frontal tiene un doble sensor de 13 MPx y 8 Mpx como auxiliar.

Oukitel K10

Algo que molesta notablemente con algunas marcas chinas de móvil es el uso de resoluciones interpoladas de forma marketiniana por mostrar ese 21 Mpx en lugar de la resolución nativa del sensor Samsung: 16 Mpx.

El modo de bokeh o desenfoque de fondo has sido bautizado como modo Blur y realmente defrauda porque parece que no hace uso de la cámara secundaria para nada. Hace un desenfoque radial sin tener en cuenta el reconocimiento de profundidad de otros elementos en la escena. Los resultados son algo irreales.

Este Oukitel K10 tiene un modo HDR que tenemos que activar a propósito para conseguir una toma con una pequeña mejora en rango dinámico aunque en bastantes ocasiones nos hemos encontrado con un efecto demasiado exagerado.

La grabación de vídeo queda relegada a grabación FullHD y no tenemos estabilización óptica así que tendremos que hacer gala de buen pulso para conseguir tomas sin temblores o trepidaciones.

No es un sistema de cámara de gama top, de hecho diríamos que, pese a la prometedora aproximación teórica, el resultado obtenido por la cámara no se corresponde con ello. No es un móvil con gran cámara. Es cierto que con cierto cariño y práctica se pueden obtener buenas tomas, pero hay que descartar el modo Blur y el HDR en la mayoría de ocasiones.

Los resultados, con buena luz, son inconsistentes y si empieza a escasear la iluminación solo vamos a peor. Si compras este móvil, tienes que tener en cuenta que la cámara no es la característica más destacada.

Autonomía: K10 es la joya de la corona

El Oukitel K10 es uno de esos smartphones de batería prácticamente infinita. Para hacernos una idea de lo que se puede hacer con un móvil de batería de 11.000 mAh, podemos ilustraros con un día completo viendo vídeos o bien cuatro días reproduciendo MP3. Podríamos hablar hasta tres días y medio y el K10 podría aguantar en stand-by hasta 41 días.

Oukitel K10

Como podemos ver es un portento en autonomía, aunque ello conlleve un peso elevado. No se puede negar la evidencia. Aquí ya será el usuario final quien decida si interesa llevar un móvil muy pesado durante varios días o bien un móvil más ligero con carga rápida o una batería externa.

En el caso de estos móviles de baterías con tal ingente cantidad de mAh el problema suele llegar cuando los queremos cargar, ya que en la mayoría de casos nos vamos a más 4 horas y en el mejor de los casos con cargadores 12V 2A se puede conseguir una carga completa en 3 horas y media. El K10 de Oukitel integra un nuevo sistema de carga que permite cargar de manera inteligente el terminal con un cargado y cables específicos a una tasa máxima de 5V y 5A, parecido en concepto al sistema SuperCharge de Huawei, pero más potente y rápido.

Oukitel K10: batería

Con este sistema de carga Oukitel promete una carga completa en dos horas y media, hay que recordar que son 11.000 mAh, por lo que es un dato muy destacable. En nuestras pruebas hemos podido comprobar cómo el comportamiento es muy próximo a lo prometido por Oukitel. Hemos cargado en cuestión de 1 hora y 50 minutos la batería desde el 11% hasta el 100%.  Y cuando gastamos completamente la carga, el volver al 100% le ha tomado solo 2 horas y 4 minutos. La carga es muy lineal hasta casi el final por lo que se cumple la promesa de Oukitel en cuanto a tiempo de carga del Oukitel K10.

Hacemos notar que tanto el terminal como el conector USB-C del cable se calientan notablemente en este proceso. No es algo preocupante ni se alcanza una temperatura que queme, pero sí que se calienta hasta que el terminal llega al 90%. En ese momento cuando empieza a bajar el ritmo de carga y se enfría el pack completo.

Nos ha sorprendido gratamente. De hecho nos parece muy interesante que este sistema de carga llegue a PowerBanks y resto de dispositivos.

Conclusiones: autonomía como arma en un móvil con personalidad

Oukitel K10 es un móvil con un claro foco hacia la autonomía con una configuración hardware que promete un par de años mínimo de rendimiento aprovechable sin que empecemos a notar que necesitamos algo más. Los 6 GB de RAM y ese Helio P23 harán posible que tengamos un smartphone capaz de ello.

Sin embargo si buscas un smartphone con gran cámara o el mejor rendimiento en juegos, nuestra recomendación es que busques otras opciones tal y como os hemos comentado anteriormente.

El precio de este móvil es bastante contenido ya que ronda 250 euros en muchas tiendas online chinas. Por ese precio, sin embargo, también podremos optar por un smartphone más potente o con mejor cámara (Mi A1) y una batería externa de carga rápida.

La gran batería que alberga en su interior hace que el diseño tenga que ser grande y es algo que, si bien no agradará a muchos usuarios, convencerá a un cierto tipo de usuario. Este smartphone se convierte en una gran herramienta para viajes por su gran autonomía, para usar como GPS, ver series o películas y evitar tener que buscar un enchufe hasta que pasen varios días.

Lo mejor

  • Autonomía y carga rápida
  • Sirve como Powerbank
  • 6 GB de RAM
  • Pantalla 18:9 FullHD+

Lo peor

  • Calidad cámara
  • Efecto Bokeh cuestionable
  • Peso (283g)
  • Tamaño

Nuestra valoración

Diseño

6/10

Pantalla

8/10

Hardware

7/10

Software

7/10

Cámara

6/10

Batería

10/10

Conectividad

8/10

Sonido

5/10

Nota técnica

72

Relación calidad/precio

Tags:

#Análisis

Ver ahora:

Te recomendamos