Skip to main content

7 razones para volver a pagar en efectivo (y ahorrar dinero)

Guardar dinero en casa
Pixabay

25/07/2018 - 19:51

Con el aumento de las compras por Internet y los sistemas de pagos desde el móvil cada vez usamos menos el dinero en efectivo. Tanto es así que algunos países ya ven con preocupación cómo el uso del dinero en efectivo lleva décadas en caída libre.

Las tarjetas de crédito o débito son un sistema de pago realmente cómodo, que ponen a en tu bolsillo una gran suma de dinero que, de otra forma, tal vez no te atreverías a llevar tan alegremente.

Esta sensación de no llevar dinero encima es precisamente una de las principales razones por las que deberías volver a pagar en efectivo para ahorrar dinero. Según varios experimentos psicológicos, el uso de métodos alternativos al dinero diluye la responsabilidad y el esfuerzo que va asociado al dinero, haciendo que no seamos plenamente conscientes del verdadero valor de las cosas.

Los sistemas de pagos móviles tampoco ayudan a mitigar este desapego subconsciente que implica el uso del dinero electrónico. Te mostramos las 7 razones por las que deberías volver a pagar con dinero en efectivo en lugar de hacerlo con tarjeta de crédito.

Pagarás menos comisiones

Cada es menos habitual, pero todavía hay algunas tiendas online que cobran una pequeña comisión adicional si decides usar una determinada tarjeta de crédito, en lugar de realizar una transferencia u optar por el pago contrareembolso.

Además, tu entidad bancaria te cobra una cuota anual por usar tu tarjeta de crédito o débito, además de cobrarte unos intereses si utilizas un sistema de pago aplazado.

Este es el dinero que deberías ahorrar cada mes (y tiene un motivo)

La suma de todas estas pequeñas comisiones puede llegar a ser de cientos de euros al año, dinero que te habrías ahorrado pagando tus compras con dinero en efectivo en lugar de hacerlo con tarjeta.

Serás más consciente del valor de lo que compras

Los voluntarios de un estudio publicado en el Journal of Consumer Research pagaron 4,94 dólares, en efectivo y con tarjeta, por una taza de café cuyo valor real oculto era de 2 dólares. Un par de horas más tarde, los investigadores pidieron a estos mismos voluntarios que valoraran sus tazas para volver a venderlas como usadas.

Aquellos voluntarios que se vieron obligados a pagar con dinero en efectivo valoraron sus tazas casi 3 dólares por encima de lo que lo hicieron los que pagaron con tarjeta de crédito.

Tarjeta de crédito Mastercard
TheDigitalWay / Pixabay

Según Avni Shah, autor del estudio y profesor asistente de marketing de la Universidad de Toronto, cuando pagas con dinero en efectivo se crea un sentimiento de pérdida de propiedad que no se da en el caso del pago electrónico, ya que tu vuelves a recuperar tu tarjeta, pero a nivel subconsciente no has acusado ese sentimiento de pérdida.

Darás mayor importancia a tus compras

En el mismo experimento de la Universidad de Toronto, los investigadores dieron a un grupo de voluntarios dinero en efectivo, mientras que a otros ofrecieron un vale para que donaran una pequeña cantidad a una ONG a su elección.

El objetivo era confirmar que los resultados obtenidos en el primer experimento de las tazas estaban relacionados con el esfuerzo de tener que desplazarse a buscar un cajero para sacar dinero en efectivo y pagar la taza.

Billetes de euro
Europa Press

El resultado fue exactamente el mismo y los voluntarios que utilizaron el dinero en efectivo se sentían más satisfechos y comprometidos con la ONG a la que habían donado el dinero que los que lo hicieron entregando el vale, a pesar de que en ambos casos se entregaba físicamente el objeto de pago.

Según Shah, pagar en efectivo hace que seas más reflexivo y comprometido con aquello que compras.

Comprarás menos comida basura

En un segundo estudio publicado en el Journal of Consumer Research, en el que se hizo un seguimiento de seis meses a varios voluntarios. Los investigadores llegaron a la conclusión de que los consumidores que pagan con dinero electrónico compran un mayor porcentaje de comida basura y alimentos poco saludables que aquellos que pagan en efectivo.

Hamburguesa y patatas fritas de McDonalds

Una vez más, los autores concluyen que pagar en efectivo aumenta la sensación de autocontrol por ser más dolorosos entregar dinero en efectivo que pasar una tarjeta de crédito.

Ahorrarás más dinero a medio plazo

Según un estudio publicado en el Journal of Experimental Psychology en 2008, al pedirles a los participantes del estudio cuánto pagarían por una comida, estos estaban dispuestos a gastar más al pagar con tarjeta de crédito, que con dinero en efectivo.

En otro experimento de este mismo estudio se les entregó a los participantes un vale de compra de 50 dólares, mientras que al segundo grupo se le entregó la misma cantidad en efectivo. Los voluntarios que usaron el bono terminaron pagando más que los que debían pagar con dinero en efectivo.

Planes de ahorro y pensión
GettyImages

Según los investigadores, esto responde a que el uso de métodos de pago menos transparentes, como la tarjeta de crédito o el pago móvil, entorpecen el dolor que produce desprenderse del dinero, mientras que en el pago con moneda se mantiene ese sentimiento, y se asocia al ahorro y al consumo responsable.

Solo comprarás lo que necesites

Este mismo experimento también estableció que los compradores que usaron dinero en efectivo compraron objetos más útiles para su día a día, mientras que los que usaron los vales de compra optaron por objetos que simplemente eran bonitos o estaban más relacionados con el ocio o el placer.

Calcular el ahorro
Xesai/Getty Images

No estamos diciendo que de tanto en tanto te des un capricho, pero el hecho de usar un método de pago electrónico hará que la tentación hacia esos objetos “menos necesarios”.

Harás un mejor seguimiento de los gastos

Si antes tenías 30 euros en el bolsillo y gastas 20, te quedan 10 euros en el bolsillo. Parece una situación evidente, pero cuando se reproduce decenas de veces al día, es fácil perder la cuenta de cuánto dinero llevas gastado.

Los sistemas de pagos electrónicos no se reflejan inmediatamente en tu cuenta corriente, por lo que puedes tardar algunos días en ser consciente de que has gastado más de la cuenta.

Con el dinero en efectivo, es más fácil llegar a esa conclusión. Solo tienes que meter la mano en tu bolsillo y ver cuánto dinero te queda.