Científicos crean una batería flexible que se carga sola

Batería flexible con autocarga

Las baterías continúan siendo el reto de los fabricantes de dispositivos móviles, y uno de los problemas a los que se enfrentan es su rigidez. Las baterías de litio convencionales no se pueden doblar y esto dificulta el trabajo de los diseñadores, que están limitados por la forma de la pila.

Un equipo de científicos ha desarrollado un prototipo de batería que tiene un diseño de malla flexible que le permite adaptarse a cualquier superficie. Además se carga sola por medio de pequeños paneles solares. No es la primera vez que escuchamos hablar de las baterías flexibles, pero de momento nadie ha dado con la fórmula para fabricarlas en masa. La propuesta de la Universidad de Illinois, aunque tiene sus limitaciones, podría ser la solución al dilema. 

Lo que han hecho es crear pequeñas celdas de litio, que después se han colocado sobre un material tipo goma, suave y flexible para que se pueda estirar y adaptar a cualquier forma. Los cables que conectan las celdas entre sí, son más largos de lo necesario -de esta forma la batería se puede estirar hasta un 30% más de su longitud original y que todo siga funcionando. 

El moho permite fabricar baterías más eficientes y duraderas

Para solucionar el problema de la carga, también se han incluido pequeños paneles solares sobre las celdas de litio para que las mantengan siempre cargadas. Además, cuenta con más sensores diseminados sobre la malla que recogerían todo tipo de información sobre el objeto sobre el que se coloque.

Las baterías portátiles más vendidas en Amazon

Las pantallas flexibles ya son una realidad, pero un smartphone flexible ya es otro asunto. La capacidad de una batería está determinada por su tamaño, por lo que limitan la creación de un dispositivo completamente flexible. La solución que propone el equipo de científicos liderado por John Rogers de la Universidad de Illinois podría ser un camino, pero de momento su invento sólo puede almacenar pequeños niveles de carga.

Fuente: Gizmodo