Consejo de Ministros aprueba normas que regulan los drones

El Consejo de Ministros de España aprueba una norma temporal que regulará el uso de drones.

El boom de los drones ha obligado al Gobierno español a aprobar con celeridad un marco regulador temporal para poner un poco de orden en el caos.

El Consejo de Ministros aprobó ayer viernes una serie de normas provisionales que regularán el uso de drones, hasta que se termine de perfilar una ley específica que ya se está desarrollando.

Estas normas reguladoras se recogen en la nota de prensa que ha publicado el propio Ministerio de Fomento.

La normativa define los requisitos de uso según el peso del drone, y establece las obligaciones que tienen que cumplir tanto los pilotos como las empresas que los fabrican.

España aprueba una ley temporal para el uso de drones

Parrot presenta sus minidrones Rolling Spider y Jumping Sumo

Estas nuevas normas temporales se aplicar a aeronaves sin piloto, manejadas por control remoto, con un peso inferior a los 150 Kg.

Los drones se clasifican en tres categorías: menores de 2 kg, hasta 25 Kg, y mayores de 25 Kg.

Aquellos que pesen más de 25 Kg tendrán que inscribirse en el Registro de Matrículas de Aeronaves. Ya no es necesario si pensan menos de 25 Kg, como ocurría hasta ahora.

El uso de drones se regula para los siguientes trabajos técnicos y científicos:

  • Investigación y desarrollo
  • Tratamientos aéreos, fitosanitarios y otros que supongan esparcir sustancias en el suelo o la atmósfera, incluyendo actividades de lanzamiento de productos para extinción de incendios
  • Levantamientos aéreos
  • Observación y vigilancia aérea incluyendo filmación y actividades de vigilancia de incendios forestales
  • Publicidad aérea, emisiones de radio y TV, operaciones de emergencia, búsqueda y salvamento
  • Y otro tipo de trabajos especiales

Hasta que no esté aprobada la reglamentación definitiva, las operaciones que se pueden realizar se limitarán al espacio aéreo no controlado y sobre zonas no pobladas.

Unas normas comunes

Todos los drones, sin excepción, deben llevar fijada en su estructura una placa de identificación.

Las empresas operadoras de drones deberán suministrar, entre otros requisitos, un manual de operaciones y un estudio aeronáutico de seguridad para cada operación (por ejemplo, con el viento máximo que va a volar).

Todos los pilotos de drones deberán acreditar, entre otros requisitos, que son titulares de cualquier licencia de piloto, incluyendo la de piloto de ultraligero, o demostrar de forma fehaciente que disponen de los conocimientos teóricos necesarios para obtenerla.

El cumplimiento de todos estos requisitos no exime al operador responsable de la aeronave y de la operación, del cumplimiento del resto de la normativa aplicable, en particular en relación con el uso del espectro radioeléctrico, la protección de datos o la toma de imágenes aéreas, ni de su responsabilidad por los daños causados por la operación o la aeronave.

Al parecer, esta normativa temporal no recoge el uso lúdico de drones, que sí se regulará en la ley definitiva.