La impresión 3D tardará unos 10 años en ser adoptada

adopcion de las impresoras 3d

Pese a que somos muchos los que deseamos poder hacernos con una impresora 3D para casa y poder imprimir nuestras figuritas, parece que todavía tienen un largo camino por recorrer hasta alcanzar un umbral de precios que les permitan ser adoptadas por los consumidores finales.

Gracias a las impresoras 3D se pueden crear figuras en tres dimensiones que se imprimen capa a capa y en diferentes materiales como plástico o metal, entre otros. Y es que las impresoras es cierto que ya se están utilizando, pero en ámbitos muy específicos como son el sanitario o en el mundo de los negocios, afirma la consultora Gartner. Entre 5 y 10 años tardaría en extenderse su uso entre los usuarios domésticos.

Implante de cara impreso en 3D consigue su aprobación

Uno de los principales impedimentos para que los consumidores empiecen a adquirirlas y usarlas de manera asidua es, sin duda, el precio, según Gartner. Pete Basiliere, vicepresidente de investigación en Gartner afirma: "(...) 200 startups en todo el mundo están desarrollando y vendiendo impresoras 3D orientadas al consumidor, con un precio desde unos pocos cientos de dólares. Sin embargo, este precio es muy alto para la mayoría de consumidores en estos momentos (...)".

Para Gartner, los principales beneficios de la impresión 3D van a recaer, entre los próximos 2 - 5 años, en el mercado empresarial, donde las impresoras se usarán para la creación de impresiones 3D, pero también para hacer escaneos en tres dimensiones. También se recalca la importancia y beneficios que su uso aportan en el campo de la medicina.

Otro posible uso de interés sería la impresión de grandes estructuras en 3D en las clases de colegios, pero aquí también tardarían en adoptarse unos 10 años, como en el ámbito doméstico. La razón es clara: los ajustados presupuestos de los colegios, con otras necesidades prioritarias.