Las descargas ilegales no serán delito en el Reino Unido

Las descargas ilegales y la piratería digital no será delito para los usuarios en el Reino Unido. A partir de 2015 se enviarán cartas reeducativas con alternativas legales, pero no habrá sanción.

El Gobierno Británico tira la toalla. La ineficacia de las sanciones, unido a las protestas de los proveedores de Internet, y los problemas legales relacionados con el derecho a la privacidad, han llevado a las autoridades británicas a descriminalizar las descargas ilegales a nivel de usuario.

A partir de 2015, la piratería digital no será delito en el Reino Unido.

La ley actual prevee sanciones, e incluso la activación de un límite de descargas y el corte de Internet para las personas que piratean contenido protegido por copyright.

Sin embargo, estas medidas no han reducido significativamente la piratería, pero en cambio han generado protestas entre los proveedores de Internet (ISP), que se resisten a cortar la línea a sus clientes. Además entran en conflicto con el derecho a la privacidad de las personas, pues los piratas deben ser monitorizados para concluir si están descargando contenido ilegal.

Un estudio llevado a cabo por la firma Ofcom concluyó que sólo el 25% de los sancionados por piratería dejan de piratear. Más o menos el mismo porcentaje (el 20%) que aquellos que dejan de hacerlo si reciben una carta de aviso de su ISP, pero sin sanción.

En resumen, produce la misma eficacia sancionar que avisar. Así que el gobierno británico ha optado por lo segundo.

Qué cosas prohíbe la nueva Ley de Propiedad Intelectual española

El ejecutivo de David Cameron va a poner en marcha, a partir de 2015, la iniciativa Voluntary Copyright Alert Programme (VCAP).

Los usuarios que lleven a cabo descargas ilegales recibirán una carta de aviso, pero además les explicarán por qué está mal hacerlo, y les ofrecerán alternativas legales, como Netflix y otros videoclubes o tiendas de musica online.

Si el usuario sigue pirateando recibirá un máximo de cuatro cartas. Después no se llevará a cabo ninguna acción más, ni se aplicará sanción. Simplemente se desistirá.

El objetivo del programa es "reeducar a aquellos que son reeducables". Por ejemplo, se centrará en informar a los padres, que a veces no saben que sus hijos están pirateando, y se realizarán campañas entre los niños y adolescentes para que aprendan las consecuencias negativas de la piratería.

No obstante, sí se perseguirán, cerrarán y sancionarán las webs que ofrecen descargas e intercambio de ficheros.

En España la nueva Ley de Propiedad Intelectual también se centra en perseguir a las webs y los almacenes de enlaces, en lugar de a los internautas.

[Fuente: RT]