¿Qué es y para qué sirve el dominio de tu página web?

¿Qué es el dominio de tu página web?

Al iniciar cualquier proyecto en Internet, empezarás a toparte con palabras y conceptos de los cuales probablemente no tengas muy clara su función o su utilidad: Registro de dominios, extensiones de dominio, servicios de hosting, diseño web, etc.

Desde Computerhoy.com trataremos de arrojar algo de luz sobre este complicado, pero a la vez interesante, asunto. Pero vayamos paso a paso. Por el momento, descubre la importancia de una de ellas: Los dominios de Internet.

¿Qué es un dominio?

Simplificándolo mucho, el dominio sería el nombre único y exclusivo que se le asigna a tu página web en Internet. Sería algo así como el equivalente de la matrícula de tu coche, pero aplicado a tu página web.

Gracias al dominio que has vinculado a tu página web, aquellos usuarios que te busquen en Internet por el nombre de tu web te encontrarán fácilmente y podrán acceder a tu contenido.

Descubre el domino perfecto

El dominio se utiliza para “humanizar” la Red y hacer la navegación más sencilla y accesible para las personas.

Suponemos que te resultará más sencillo recordar, por ejemplo, el dominio computerhoy.com que los doce dígitos que puede contener una dirección IP multiplicado por las decenas de portales y páginas web que visitas a diario.

dominio de internet

Obviamente, el funcionamiento a nivel técnico es algo más complejo que eso, ya que lo que realmente se encuentra tras un nombre de dominio es una dirección a un servidor DNS (de las siglas en inglés de Sistema de Nombres de Dominio), que a su vez enlaza con la dirección IP del ordenador en el que están alojados los archivos que forman tu página web, creando así un nexo de unión entre el nombre de dominio que los usuarios escriben en su navegador para encontrarte y tu página web.

Los dominios más curiosos y lucrativos de la historia

Además, los nombres de dominio permiten desvincular a las páginas web de las direcciones IP de los servidores en los que se guardan los archivos de tu web.

Es decir que, si por ejemplo, tienes tu página web alojada en un servicio de hosting gratuito, y quieres mejorar las prestaciones de tu página web cambiándola a una empresa que te ofrezca servidores con un mejor rendimiento, solo tendrás que migrar los archivos de tu web al nuevo servicio y configurar el dominio para que apunte a la dirección del nuevo servidor. Pero tu nombre de dominio continuará siendo exactamente el mismo para quienes te busquen en Internet.

Servidores donde se alojan páginas web

Historia de los dominios de Internet

Para conocer el origen de los nombres de dominio debemos remontarnos a la tierna juventud de Internet, cuando este recibía el nombre de ARPANET y estaba formado por apenas un puñado de ordenadores interconectados.

Antes de usar este sistema de dominios, todos los ordenadores de ARPANET estaban registrados en un archivo llamado hosts.txt que se sincronizaba en todos los ordenadores que formaban parte de la red. De esa forma todos conocían las direcciones de todos.

Pronto descubrieron que este sistema era poco eficiente y decidieron centralizar el archivo en un solo servidor, hecho que al poco tiempo, y a medida que iba creciendo ARPANET, tampoco tendría demasiado éxito ya que se producían continuos errores de sincronización.

Primeros integrantes del equipo de ARPANETPrimeros integrantes del equipo de ARPANET

Ante esta situación, los ingenieros Paul Mockapetris y Jon Postel propusieron crear un sistema de nombres de dominios que administraría el Departamento de Defensa de EEUU.

Este sistema permitiría asociar los nombres de dominio previamente registrados, a direcciones IP de los ordenadores conectados de una forma más sencilla.

Esa fue la semilla de lo que más adelante se convertiría en Internet y que, básicamente, mantiene el mismo concepto actualmente.

Jon Postel con el mapa de InternetJon Postel junto al mapa de Internet.

A raíz de esa nueva organización por nombres de dominios, se añadieron las extensiones de dominio que permitirían catalogar y estructurar mejor el uso que se hacía de los distintos dominios.

Así, en 1985 se comenzaron a usar seis extensiones de dominio que todavía hoy continúan vigentes: .com (comercio), .net (infraestructuras de red), .org (organizaciones), .gov (gobierno y entidades públicas), .mil (Dep. de Defensa de EEUU) y .edu (servicios de educación).

Anatomía de los nombres de dominio

Los nombres de dominio constan de dos partes: nombre y extensión de dominio.

El nombre es el que realmente te identifica ante tus visitantes. Este deberá ser fácil de recordar y relacionar con tu negocio.

Puede ser tu nombre, el nombre de tu negocio, o cualquier nombre o frase que se pueda relacionar con la temática de tu página web. En el caso de este portal, el nombre sería computerhoy.

Si la elección de un nombre de dominio para tu web es importante, su extensión de dominio no lo es menos ya que un mismo nombre de dominio puede tener varias extensiones distintas como por ejemplo Google.com, Google.es, Google.fr, etc.

el nombre del dominio y su extensión forman tu dominio web

Sobre la extensión del dominio o Dominio de nivel superior, como técnicamente se conoce a esta parte del dominio, recae la parte más administrativa ya que es la que determina la correcta catalogación y estructuración de Internet.

Los nuevos dominios geográficos

Las extensiones deben ser acordes con la actividad de la web o con su situación geográfica y deben ser aprobadas por el organismo regulador que las administra llamado ICANN (siglas en inglés de la Corporación de Internet para la Asignación de nombres y números de Dominios).

Estas gestiones administrativas las tienen que realizar los registradores de nombres de dominios, que son empresas acreditadas ante la ICANN y te representan para realizar todos los trámites para que el dominio que has elegido pueda comenzar a funcionar.

Organismos de gestión de los dominios

Como ya has visto, en la parte más alta de la pirámide administrativa de los dominios de Internet se encuentra ICANN.

ICANN es una organización sin ánimo de lucro que gestiona la asignación y administración de dominios y garantiza que éstos no se repitan en ningún caso.

No obstante, la ICANN solo gestiona directamente un cierto tipo de dominios genéricos, los gTLD (de las siglas en inglés de Dominios genéricos de primer nivel).

Los llamados dominios ccTLD (de las siglas en inglés de Dominio de nivel superior geográfico) están administrados por organizaciones sin ánimo de lucro de cada país y supervisadas por ICANN, que actúan como organismo patrocinador o promotor. A esta categoría pertenecen los .es (para España), .cat (para Cataluña), o los recientes .gal (para Galicia) y .eus (para Euskadi).

ICANN administra los dominios a nivel mundial

¿Es lo mismo un .com que un .biz o .es?

Dado que la extensión del dominio cumple una función estructurante, existen algunos límites y condiciones para usar una u otra extensión de dominio.

Existen los dominios Genéricos de propósito general que están gestionados directamente por ICANN y que, aunque en sus inicios sí tenían restringido su uso a una determinada actividad, actualmente se pueden utilizar libremente sin importar la temática de tu página web. Algunos ejemplos de este tipo de dominios son los .com, .net, .org, etc.

También existen los dominios Genéricos restringidos. Este tipo de dominios también están gestionados por ICANN, pero para usarlos se deben cumplir una serie de normas.

Por ejemplo, la extensión .biz (de negocios en inglés) no puede ser utilizada por usuarios particulares, solo por empresas o negocios.

Toda la información acerca de los nuevos dominios

Algunos dominios gestionados por organismos patrocinadores o promotores también imponen con ciertas restricciones para otorgar algunos de los dominios que administran.

Por ejemplo, la extensión .cat solo puede ser utilizada cuando la actividad de la web se desarrolle en Cataluña o su temática esté relacionada con la cultura o el idioma catalán.

El incumplimiento de las restricciones para los dominios impuestas por estos organismos patrocinadores o promotores o por ICANN puede llevar a la anulación del dominio y los usuarios dejarían de encontrarte en la red.

Recientemente ICANN ha permitido el registro de nuevas extensiones de dominio por actividad, por lo que podrás encontrar más de 1.400 nuevas extensiones como .futbol, .viajes, .web, .tienda, etc.

Esto te abre un nuevo abanico de posibilidades para elegir y registrar tu dominio.

Ahora puedes registrar combre de dominios más represetativos

Cómo solicitar un dominio

Solicitar un dominio no puede ser más sencillo.

Bastará con acceder a la página web de un registrador de dominios acreditado como 1&1.

A continuación, utiliza su buscador de dominios para elegir un nombre de dominio que ayude a tus visitantes a encontrarte en la red y selecciona una extensión de dominio adecuada en función de la temática, localización u objetivo de tu web.

Después comprueba si el nombre de dominio está disponible o ya ha sido registrado. Si ya está registrado no podrás utilizarlo, por lo que deberás intentarlo de nuevo con otro nombre de dominio o cambiar la extensión.

Aquí te mostramos, paso a paso, cómo hacer todo el proceso

La entidad administradora del registro (ICANN o entidades territoriales patrocinadoras) se encarga de fijar el precio base que tendrán los dominios.

A partir de ese precio base, cada registrador de dominio acreditado añade los gastos de conlleva realizar la gestión del registro y los servicios de mantenimiento del dominio que se pueden incluir.

Por ese motivo encontrarás precios distintos dependiendo del tipo de extensión de dominio elegida y de la empresa registradora.