Skip to main content

Así afectan al cerebro los alimentos que comes

Comida cerebro

11/05/2018 - 06:00

Las sustancias que contienen los alimentos tienen un impacto sobre tu cerebro, por lo que es importante que cuides lo que comes para mantener una buena salud cognitiva. Cada uno de los componentes nutricionales tiene un impacto en el funcionamiento y el desarrollo de nuestro cerebro, así como en el estado de ánimo y en la energía que tenemos. Así, por ejemplo, el cansancio que a veces tenemos después de comer o el estado de alerta que podemos sentir por la noche, puede estar motivado por lo que hemos comido o cenado.

Sin contar el agua y los líquidos, la mayor parte del peso del cerebro proviene de las grasas, de las proteínas y aminoácidos, de los micronutrientes y de la glucosa.

Las grasas que provienen de la dieta más importantes para el cerebro son las omega 3 y omega 6. Estos ácidos grasos esenciales están vinculados con la prevención de las enfermedades neurodegenerativas y son necesarios para crear y mantener las membranas celulares, por lo que es primordial consumir alimentos que los contengan, entre ellos frutos secos, semillas y las grasas de pescados. Sin embargo, no todas las grasas son beneficiosas, y a largo plazo las grasas saturadas y trans pueden provocar problemas en el cerebro.

Las seis comidas que peor sientan a tu cerebro

En segundo lugar, las proteínas y aminoácidos son los que favorecen el crecimiento y desarrollo del cerebro y su presencia o ausencia puede manipular cómo nos sentimos y nos comportamos. Los aminoácidos contienen los precursores de los neurotransmisores, las sustancias químicas que envían las señales entre las neuronas, y afectan al estado de ánimo, al sueño, a la atención o al peso corporal.

Las combinaciones complejas de compuestos en los alimentos pueden estimular las células del cerebro para liberar noradrenalina que altera el humor, dopamina que entre otras cosas regula el placer, y serotonina que nos ayuda a sentirnos tranquilos y felices. Por este motivo, tener una dieta variada ayuda a mantener el equilibrio y evitar que tu estado de ánimo se altere demasiado.

En tercer lugar, los micronutrientes también tienen un papel en el funcionamiento del cerebro. Por un lado, los antioxidantes de las frutas y verduras favorecen la lucha contra los radicales libres para que el órgano trabaje adecuadamente durante más tiempo. Por otro lado, micronutrientes como las vitaminas B6 y B12 y el ácido fólico protegen el cerebro del deterioro cognitivo, y los minerales, como el hierro, cobre, zinc y sodio, también son esenciales para la salud y el desarrollo cognitivo.

Mi dieta ya no cojea: una guía para comer sano que puedes comprar en Amazon España

Para que el cerebro transforme y sintetice los nutrientes necesita mucha energía que obtiene de los carbohidratos, que nuestro cuerpo digiere como glucosa o azúcar en la sangre. No todos los carbohidratos son iguales y se presentan en tres formas: almidón, azúcar y fibra.

Los alimentos con alto contenido glucémico, como el pan blanco, causan una liberación rápida de la glucosa en sangre seguida de una caída. El azúcar en la sangre cae, y con ella nuestra capacidad de atención y ánimo. Por otro lado, la avena, los granos y las legumbres tienen una liberación de glucosa más lenta que permite un nivel más constante de atención.

Como has podido ver, todo lo que comes afecta a tu cerebro, por lo que es importante que vigiles tu alimentación y optes por una dieta variada y rica en nutrientes. Esto te permitirá rendir de una manera eficiente, estar activo y descansado, así como dormir bien y disfrutar de un buen descanso.

Ver ahora:

Te recomendamos