Así quedará el mapa de Europa por culpa del cambio climático

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
Consecuencias y efectos del calentamiento global.

Sembrar fresas en Estocolmo o bañarse en la playa de Sevilla son posibilidades reales derivadas del cambio climático, cuyos efectos ya se hacen notar. A corto plazo el calentamiento global está provocando olas de calor más virulentas y fenómenos climatológicos más duros en todo el planeta, pero ¿qué ocurrirá si miramos al futuro?

Un usuario de Reddit se ha molestado en recrear cómo será el mapa de Europa cuando el hielo de los polos termine de derretirse. Es algo que ya está ocurriendo debido al aumento de las temperaturas con motivo del calentamiento global. El efecto es, evidentemente, una subida del nivel del mar en todo el planeta.

Hay ciudades que ya están teniendo auténticos problemas para mantener el agua a raya, como por ejemplo Venecia. No son pocas las zonas geográficas que pasarán a la historia de aquí a décadas o siglos, dependiendo de cómo funcionen los Acuerdos de París y otras medidas para frenar el cambio climático que deben entrar en vigor justo después del año más caluroso del que se tienen registros.

El caso es que, más allá de la curiosidad, el mapa de Europa postdeshielo es absolutamente desolador. Zonas enteras del continente desaparecerían sobre las aguas, afectando a unos países más que otros. Uno de los ejemplos más claros son los Países Bajos, Bélgica o Dinarmarca, completamente sumergidos.

Qué es el invierno nuclear y por qué es hora de empezar a tener miedo

De forma paralela a las aguas avanzaría la desertización. Algunas zonas del sur de España y otros países de Europa ya se enfrentan a una sequía permanente que podría hacer inviables los cultivos a medio plazo. Es el motivo por el que surgirían los llamados "migrantes climáticos" una futura que aún no existe pero que cobrará protagonismo en los próximos años.

El tiempo para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero se agota. Poco se ha hecho para revertir una situación que empieza a ser insostenible. Ni siquiera las consecuencias económicas del cambio climático parecen haber sido suficiente para impulsar medidas de impacto inmediato, lo que ha provocado que la temperatura del Ártico suba incluso en invierno.