Skip to main content

Errores que cometes con la freidora sin aceite (y cómo solucionarlos)

Freidora de aire caliente

Getty Images

02/02/2021 - 06:45

¿Tienes una freidora sin aceite? Si la respuesta es afirmativa, presta atención porque es posible que no la estés utilizando bien. Toma nota de los errores más comunes que todo el mundo comete.

La freidora sin aceite es el electrodoméstico de moda. Su uso se ha popularizado entre las personas que quieren comer más sano sin renunciar a la textura crujiente que se consigue con la fritura, por lo que en la actualidad cada vez más personas tienen este aparato en casa. 

La facilidad de uso es una de las características distintivas de las freidoras dietéticas. Lo único que hay que hacer es enchufar el electrodoméstico a la corriente, seleccionar la temperatura indicada para el alimento que vamos a preparar y esperar el tiempo necesario hasta que se cocine.

No obstante, a pesar de que es fácil de utilizar, los usuarios suelen cometer diversos errores con la freidora sin aceite. Y no nos referimos a los alimentos que nunca se deberían cocinar en una freidora de aire caliente, sino a cosas que se hacen de manera incorrecta que, o bien pueden dañar el electrodoméstico, o bien impiden conseguir resultados apetitosos. 

Toma nota de los errores más comunes que todo el mundo comete con la freidora dietética y evítalos:

  • No hay espacio para recibir aire. Para funcionar, la freidora sin aceite necesita tener acceso a un flujo de aire, y para ello hace falta que tenga espacio suficiente en la cocina. Asegúrate de que tenga entre 10 y 15 cm de espacio por todos sus lados.
  • Pones demasiada comida. No fuerces la capacidad del cestillo de tu freidora y no lo llenes a rebosar. Para que los alimentos se cocinen bien es necesario que haya espacio entre ellos que deje pasar el flujo de aire. Si necesitas preparar más cantidad, divide los alimentos y prepáralos en más tandas.
  • Usas demasiado aceite. Las freidoras de aire caliente solo requieren una cucharadita o dos de aceite para cocinar los alimentos. No cometas el error de añadir más, porque si lo haces los resultados no serán buenos.
  • No usas nada de aceite. El exceso es malo, pero también el defecto. Las freidoras dietéticas necesitan una pequeña cantidad de aceite para cocinar, no más de una o dos cucharadas. Sin él, el calor no se transfiere adecuadamente y no conseguirás buenos resultados.
  • Los alimentos son muy ligeros. Dado que la freidora cocina mediante un flujo de aire caliente, si introduces alimentos demasiados ligeros acabarán alcanzando el serpentín, se quemarán y el electrodoméstico echará humo. Por eso, evita introducir espinacas y otras verduras de hoja verde que no tengan peso. 
  • No precalientas la freidora. Sé paciente y precalienta la freidora antes de introducir los alimentos. Si los metes en frío, el proceso de cocinado no será el adecuado y no obtendrás los resultados esperados.
  • No limpias la freidora después de cada uso. Si quieres evitar que los alimentos sepan o huelan mal, e incluso que puedan contaminarse, limpia la freidora después de cada uso. Limpiar el cestillo no te llevará más de tres minutos y así no te arriesgarás a arruinar tu próxima comida.

Y además