Skip to main content

Nueva técnica para imprimir tatuajes electrónicos en la piel

Tatuaje electrónico

04/10/2019 - 06:45

Un equipo de investigadores de la Universidad de Duke ha desarrollado una técnica para imprimir circuitos electrónicos que es lo suficientemente suave, flexible y adherente como para ser impresa en superficies delicadas, entre ellas la piel humana. Este avance permite la creación de tatuajes electrónicos directamente sobre la piel, así como vendajes con biosensores específicos, entre otras aplicaciones.

Cuando escuchamos el término "electrónica impresa", en muchas ocasiones erróneamente pensamos que imprimir un circuito electrónico es una tarea sencilla, que solo requiere introducir un sustrato y el diseño del circuito en una impresora y esperar a que el trabajo esté listo. 

No obstante, esto no es la realidad: es necesario sacar la muestra varias veces para calentarla, lavarla o recubrirla con materiales de centrifugación. En cambio, la nueva técnica que han diseñado los ingenieros de la Universidad de Duke sí se corresponde con la percepción general.

Los primeros tatuajes electrónicos se desarrollaron a finales de la década de los 2000 en la Universidad de Illinois. Se trata de parches de goma flexibles que contienen componentes eléctricos y que se adhieren a la piel en forma de tatuajes temporales. Se pueden utilizar para multitud de aplicaciones, por ejemplo para monitorizar las constantes vitales de los pacientes, para saber si te has expuesto demasiado tiempo al sol o incluso para controlar el teléfono móvil.

A pesar de que sus funciones son muy interesantes y prácticas, el problema de esta solución es que la película adhesiva no se puede utilizar en algunos ámbitos, por ejemplo cuando se necesita la modificación directa de una superficie mediante la adición de componentes electrónicos personalizados. 

Este inconveniente lo soluciona la nueva técnica de impresión directa. Se trata de una tinta que contiene nanocables de plata que se pueden imprimir en cualquier sustrato a bajas temperaturas con una impresora de aerosol. Produce una película delgada que mantiene su conductividad sin ningún procesamiento adicional, como el horneado o el lavado. Después de imprimirse, la tinta se seca en menos de dos minutos y conserva su alto rendimiento eléctrico incluso después de doblarla más de mil veces. 

Si bien este método no va a reemplazar a los procesos de fabricación a gran escala de la electrónica portátil, resulta especialmente interesante para aplicaciones muy concretas y a la carta que se pueden crear in situ. "Piensa en crear vendajes a medida que contengan componentes electrónicos como bionsensores, donde una enfermera pueda indicar qué características se necesitan para un paciente específico", indica Aaron Franklin, director del estudio. "Este es el tipo de capacidad de impresión bajo demanda que permite esta tecnología."