Skip to main content

En los ojos de las arañas está la clave para mejorar las cámaras de los móviles y los relojes inteligentes

Ganadores Nikon Small World 2019

30/10/2019 - 07:05

En incontables ocasiones, la ciencia (y los diseñadores de dispositivos) recurren a la naturaleza para crear soluciones tecnológicas. Ahora, un grupo de investigadores de Hardvard podrían haber resuelto uno de los problemas de los dispositivos actuales: los sensores de profundidad de las cámaras de los móviles y el desbloqueo facial en un smartwatch. ¿Cómo? Fijándose en los ojos de las arañas y analizando la manera en la que procesan los datos.

A nadie se le escapa que, estos últimos años se han puesto de ‘’moda’’ las configuraciones de varias cámaras en teléfonos móviles. Esto permite que cada uno de los sensores capte un tipo de imagen diferente, y en móviles como el iPhone 11 Pro, colaboren para mejorar la profundidad y la detección del color.

También se han popularizado los sistemas de profundidad tanto en las cámaras traseras (para conseguir mejores retratos) como en la parte frontal para lograr el desbloqueo del móvil. Esto último se logra utilizando un sensor que ‘’mapea’’ nuestra cara con multitud de puntos, creando un dibujo perfecto de nuestro rostro que, después, el procesador se encarga de procesar. Todo esto se hace en milésimas de segundo de una forma muy eficiente.

Jumping spider
Jumping spider

Sin embargo, se necesita una gran potencia de cálculo para hacer esto, algo imposible para dispositivos como los relojes inteligentes. Ahí es donde entra en juego el descubrimiento de los científicos de Hardvard que han analizado cómo se comporta la visión de las diminutas arañas saltadoras.

Pese a su pequeñísimo cerebro, son capaces de calcular la distancia de salto de forma muy precisa para abalanzarse sobre las moscas. Esto lo consiguen gracias a un sistema de visión muy peculiar. Los humanos, con nuestros dos ojos, creamos dos imágenes muy similares entre sí, pero las arañas saltadoras cuentan con una percepción de la profundidad algo más precisa.

Cada uno de sus ojos crea una imagen diferente, alguna más borrosa que otra, de modo que saben perfectamente a qué distancia está la presa y qué distancia deben saltar para poder atraparla.

Para replicar esto, los científicos han creado una lente denominada ‘’metalens’’ que crea varias imágenes simultáneamente, como hacen las arañas, en un solo fotosensor. Es decir, dividen la luz para formar imágenes con diferentes desenfoques que se procesan de forma más rápida que los datos tomados por sistemas de profundidad convencionales.

Esto puede ayudar a introducir mejoras en los sistemas de reconocimiento facial en los móviles, pero también para llevar la tecnología de desbloqueo mediante el rostro a otros dispositivos más pequeños con procesadores poco potentes, como relojes e, incluso, utilizarlo para dotar los cascos de realidad virtual de sistemas de reconocimiento avanzado de la profundidad para ofrecer una mejor experiencia a la hora de jugar.

Y además