Skip to main content

Los productos de limpieza son dañinos pero ¿hay alternativa?

Alternativas saludables a los productos de limpieza.

20/02/2018 - 08:58

Limpiar tu casa de forma frecuente es una costumbre muy recomendable y saludable, sobre todo porque así consigues eliminar bacterias y posibles focos de infección. La frecuencia con la que debes hacerlo depende ya de otros factores, así como los productos a utilizar, porque no todos los productos de limpieza son sanos, como por desgracia se ha podido comprobar.

Según un estudio publicado hace pocos días, algunos de los productos que se utilizan para limpiar los hogares son realmente dañinos, tanto como fumar 20 cigarrillos al día. No es un riesgo excesivamente alto si sólo limpias tu casa, pero sí es un problema para los profesionales de la limpieza que se exponen a diario a estos químicos.

Dicho esto, ¿hay productos de limpieza saludables? ¿Qué alternativas hay a utilizar aerosoles químicos y otros productos que pueden resultar tóxicos?

Compra todo lo que necesitas para el hogar en Amazon Pantry

Consejos para limpiar tu hogar sin arriesgar tu salud

Uno de los consejos más recurrentes -y antiguos, por cierto- a la hora de limpiar el hogar es hacerlo con puertas y ventanas abiertas. De esta forma no sólo conseguirás que las superficies se sequen más rápidamente sino que evitarás la concentración de sustancias tóxicas en estancias cerradas.

Es especialmente recomendable si utilizas aerosoles, pulverizadores y lejía, tres productos de limpieza potencialmente tóxicos. Eso sí, hay que tener en cuenta que todos estos productos se consideran seguros utilizados con moderación, aunque mejor es no arriesgarse a combinarlos en habitaciones pequeñas y en grandes cantidades.

Otro consejo es sustituir los aerosoles por productos líquidos o sólidos. La partícules emitidas por los spray suele permanecer unos segundos en el aire, así que es más fácil que acaben en tus pulmones. Digamos que si vas a limpiar las ventanas, es mejor mojar el trapo que pulverizar directamente el limpiacristales.

Utilizar simplemente agua y un trapo cuando sea posible también es buena idea, sobre todo en superficies que no necesitan productos de limpieza con agentes químicos porque la suciedad no es tan grande o no necesitan ser desinfectados.

Por último, un poco más difícil, está la opción de utilizar productos de limpieza libres de las sustancias que son consideradas peligrosas. Son más caros y escasean en la mayoría de los supermercados.

Y además