Skip to main content

El proyecto de túnel submarino más largo del mundo que uniría Finlandia y Estonia da un paso atrás

Túnel submarino

02/08/2020 - 11:33

El proyecto de túnel submarino más largo del mundo que uniría a las capitales de Finlandia y Estonia corre peligro, tras una falta de entendimiento entre ambos países que no están de acuerdo con la financiación del mismo, y se busca una vía alternativa para combinar financiación pública con privada.

Uno de los proyectos de transporte más ambiciosos de todos los tiempos que tiene previsto unir las capitales de Finlandia y Estonia mediante un túnel submarino de 100 km ha sufrido un duro percance ante la negativa de Estonia a la solicitud de planificación y citando problemas de seguridad nacional.

Finlandia y Estonia llevan trabajando años para crear el túnel submarino más largo del mundo que uniría tanto Helsinki como Tallin en un proyecto financiado por un grupo chino que aportaría los 15.000 millones de euros necesarios para construir esta obra de transporte. Finlandia y Estonia están separadas por el Golfo de Finlandia, un capricho natural que pone multitud de trabas para unir ambos países debido a la orografía de la zona. El proyecto, que llevaba gestándose desde 2014, sufrió un importante empujón cuando el grupo chino Touchstone Capital Partners garantizó la inversión de 15.000 millones de euros para poderlo hacerlo realidad.

El proyecto parecía que iba a gestarse durante los próximos años mediante un túnel que superaría los 100 km de largo, por encima de otras obras como el del Túnel del Canal que une Francia e Inglaterra y el de Seikan en Japón. La envergadura del proyecto haría que se puedan unir ambas capitales en un trayecto de tan solo 20 minutos, en comparación con la hora y media actual de los ferris más rápidos del Golfo de Finlandia, o las ocho horas habituales en carretera, teniendo que pasar por territorio ruso.

Túnel submarino

Uno de los caballos de batalla del proyecto es la necesidad de construir una isla artificial en el Golfo de Finlandia, a mitad de recorrido del túnel, para que el tren salga momentáneamente a la superficie y se detenga en este islote artificial. Además de ser una estación de tren, en esta isla artificial también se albergaría un centro de ocio y un centro de convenciones.

Cuando el proyecto parecía a punto de concretarse, el gobierno de Estonia no está de acuerdo con el desarrollador privado elegido para la construcción y Finlandia no parece muy dispuesta a entrar en el proyecto si no se hace con financiación privada. Estonia ha detenido los procedimientos de la compañía finlandesa respaldada con inversión china citando razones que incluyen seguridad nacional. Estonia decidió el jueves rechazar una solicitud para un plan espacial nacional, necesario para realizar estudios de impacto ambiental.

El acuerdo podría llegar si ambos países consiguen una asociación público privada tanto con la ayuda de fondos privados como también con la ayuda de fondos públicos procedentes de la Unión Europea, que cubre el 40 % del costo de construcción estimado.

De esta manera el proyecto ahora mismo se encuentra parado tras ser considerado que cuenta con un “financiamiento poco claro”, “evaluaciones de viabilidad cuestionables” y “estimaciones excesivamente optimistas”. Además existen otros hechos relacionados con la seguridad nacional en cuestiones que afectan a Estonia, donde el servicio de inteligencia exterior advirtió sobre una creciente amenaza de seguridad sobre el país.

[Fuente: Bloomberg]