Skip to main content

SpaceX quiere poner en órbita 42.000 satélites para dar Internet a todo el mundo

Starlink
Getty

22/10/2019 - 07:05

SpaceX, la compañía de Elon Musk, está empeñada en conquistar el espacio,  bien sea yendo a planetas para colonizarlos o cubriendo la tierra de una malla de satélites. Ese es el objetivo de la misión Starlink que quiere llevar Internet a cada rincón del planeta, un ambicioso objetivo para el que necesitan más de 42.000 satélites

La empresa de Musk no es la única que quiere llenar la órbita baja de la atmósfera con satélites. Amazon y Facebook también tienen esto en mente, pero el proyecto que más avanzado está es el de SpaceX, con el lanzamiento de 4.000 satélites para este año y 12.000 en 2020 con el objetivo de poner todo en marcha de cara a 2024 al menos con el 50% de satélites operativos.

Sin embargo, parece que 12.000 satélites ''no da'' para que todo el mundo tenga Internet por satélite, y Musk ha solicitado a la FCC de Estados Unidos y a la International Telecommunication Union los permisos pertinentes para poder poner en órbita otros 30.000 satélites.

Como podemos leer en Universe Today, SpaceX defiende la petición de 20 lotes de 1.500 satélites cada uno con el siguiente argumento:

''A medida que aumenta la demanda de Internet de banda ancha en todo el mundo, sobre todo en lugares en los que es caro, poco accesible o con escasa fiabilidad, SpaceX quiere prepararse para que la red de Starlink pueda satisfacer el crecimiento anticipado de las necesidades de los usuarios''.

Esto significa que SpaceX tiene gran confianza en su proyecto y prevé una solicitud masiva del servicio, por lo que necesita más satélites que puedan satisfacer dicha demanda. 

Lo cierto es que crear una malla de satélites que puedan dar servicio de conexión a Internet a todo el mundo presenta dos problemas. El primero es que el espacio se llenará de basura. Actualmente hay unos 5.000 satélites alrededor de la Tierra, menos de 2.000 siguen operativos. Esto significa que, en poco tiempo tendremos un crecimiento exponencial de los cuerpos que rodea el planeta.

Por otro lado, tal cantidad de satélites requiere una infraestructura terrestre acorde, por lo que habrá que instalar un avanzado sistema de antenas que sepan a qué satélite deben conectarse en cada momento para ofrecer la mejor experiencia de Internet.

En definitiva, el plan de SpaceX de llevar Internet a todos los rincones del planeta está en marcha, es - muy - ambicioso y tendrá competencia, lo que ayudará a que no sea un monopolio. Ahora solo falta ver si la FCC concede los permisos, aunque teniendo en cuenta que Estados Unidos está muy a favor del proyecto, no parece difícil.