Skip to main content

Los cielos limpios de estos días son un anticipo del futuro, cuando todo el mundo use coches eléctricos

Contaminación

Fossbytes

31/03/2020 - 23:06

Esta semana, cerca de un tercio de la Humanidad está confinada en sus casas. La única consecuencia positiva de esta crisis mundial es que la contaminación ha caído en picado. Lo coches han dejado de circular en muchas ciudades y la mayoría de las fábricas han parado. Seamos positivos, porque esto es una ventana al futuro. Los cielos y el aire limpio que vemos estos días nos permite comprobar, con nuestros propios ojos, cómo serán las ciudades cuando todos usemos un coche eléctrico.

El periodista Shaheer Anwar de la web Fossbytes sacó una fotografía de su ciudad, Nueva Delhi, en la India, hace un mes. Y otra desde el mismo lugar hace unos días, tras unas semanas de cuarentena en una de las ciudades más contaminadas del mundo. La diferencia puedes verla en la foto de apertura. Los edificios del fondo, ocultos por la contaminación en la imagen de la izquierda, son completamente visibles en la de la derecha.

Es un fenómeno que se está repitiendo en todo el mundo. En estos datos del satélite Sentinel 5P de la ESA vemos los niveles de contaminación por dióxido de nitrógeno en España en marzo de 2019, a la izquierda, y en la última quincena de marzo de este año, a la derecha. La reducción de gases en Madrid y Barcelona es espectacular:

Contaminación

Fossbytes

La mayor parte de la contaminación de las grandes ciudades proviene del tráfico, y puesto que estos días se ha reducido drásticamente la circulación, y lo hará aún más en abril, estamos viviendo un futuro simulado en donde todos los coches que circulen por las ciudades, o al menos la mayoría, serán eléctricos.

El resultado lo tenemos ante nuestros ojos, con 20 o 30 años de adelanto: cielos limpios, ciudades más luminosas, y caídas espectaculares en los niveles de dióxido de nitrógeno y otros gases contaminantes.

Es un futuro esperanzador, pero aún está lejos. Las ventas de coches eléctricos todavía son anecdóticas, y hacen falta más apoyos y subvenciones a la instalación de puntos de recarga, y a las iniciativas eléctricas.

La crisis actual nos va a obligar a aprender muchas lecciones relacionadas con la sanidad, la prevención, la higiene y las fake news. Hoy mismo AutoBild desmiente el bulo de que el Gobierno va a rastrear los móviles para comprobar que se cumple el confinamiento.

Pero también, de forma involuntaria, nos está mostrando un futuro maravilloso: cómo serán las ciudades dentro de unas décadas, cuando los coches eléctricos se impongan. Es algo por lo que todo el mundo, desde los fabricantes a los ciudadanos, y especialmente los políticos, deben luchar. No puede haber vuelta atrás.