Skip to main content

Los coches autónomos siguen luchando por circular con mal tiempo

conducir niebla

18/09/2018 - 17:25

Las inclemencias climáticas como la niebla o la lluvia suponen un gran reto para los coches autónomos. Aunque los sistemas de conducción autónoma han avanzado mucho, todavía tienen algunos obstáculos que abordar, especialmente  para circular con seguridad con niebla y lluvia. Vamos a repasar los últimos avances en esta materia. 

Después de años de pruebas tanto en calles públicas como en instalaciones privadas, los sistemas de conducción autónoma aún continúan teniendo dificultades para abordar las inclemencias climáticas. Si bien parece que la nieve se ha podido controlar, la tecnología todavía tiene dos grandes retos a los que hacer frente: la niebla y la lluvia. 

NuTonomy, una spin-off del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT por sus siglas en inglés) está probando sus vehículos autónomos en la ciudad de Boston, donde la nieve es uno de los principales obstáculos, ya que altera la tracción y también cambia la forma en la que las cámaras y los sensores del coche perciben la calle.

Aunque todavía queda camino por recorrer, la corporación ha conseguido abordar con seguridad las condiciones de conducción autónoma más complejas con nieve. No en vano, NuTonomy es la única empresa que ha sido autorizada a probar sus coches autónomos en Boston.

Para hacer frente a la niebla, el MIT ha ideado un nuevo sistema que puede ofrecer imágenes de objetos cubiertos por una niebla espesa que resultan impenetrables para el ojo humano, y que tiene la capacidad de medir la distancia desde el vehículo hasta los objetos. El sistema se basa en una cámara de tiempo de vuelo que dispara ráfagas ultracortas de luz láser en una escena y mide el tiempo que tardan sus reflexiones en regresar. 

En las pruebas realizadas, esta plataforma demostró ser más eficiente que la visión humana para la conducción con niebla, y tiene potencial para ayudar a resolver los problemas de la conducción autónoma con niebla.

Ikea muestra un futuro de coches autónomos con forma de hotel, tienda o sala de reuniones

Otra solución que está dando mucho de qué hablar en estos días es la tecnología que ha desarrollado WaveSense, una empresa de Boston que ha diseñado un sistema de radar que permite escanear el pavimento de la carretera. Estos sensores son capaces de ver tres metros por debajo del suelo y crean un mapa con los diferentes estratos del subsuelo que puede determinar la ubicación de un vehículo a pocos centímetros. 

Gracias al sistema de WaveSense, los coches autónomos pueden ver la carretera aunque esté cubierta de nieve, niebla o lluvia, y la compañía promete que su plataforma revolucionará la conducción autónoma con mal tiempo.

A pesar de los avances, todavía queda mucho camino por recorrer hasta que los vehículos autónomos sean capaces de hacer frente a la conducción con lluvia o niebla con total seguridad. Xavier Mosquet, socio principal del Boston Consulting Group, considera que pasarán al menos dos años antes de que las compañías más punteras, de la talla de Waymo, sean capaces de afrontar los desafíos de las inclemencias climáticas. 

Tags:

#Destacado

Ver ahora: