Skip to main content

Los coches de Tesla mantienen el cambio manual, aunque de una forma bastante absurda

Software de Tesla

25/03/2021 - 21:27

Tesla ha introducido un polémico cambio manual táctil con el rediseño de los Tesla Model S y Model X, y las críticas no han parado de llegar.

Recientemente Tesla dio a conocer la nueva actualización tanto para los Tesla Model S como para el Tesla Model X, y en el mismo se ha incluido un nuevo sistema de propulsión y un nuevo volante con forma de mariposa, y en este volante sí que ha habido unos cambios pronunciados.

Lo que extraña de este nuevo volante es que todos los controles se han suprimido y se han reemplazado por botones táctiles. Incluso la palanca de cambio de marchas también se ha eliminado, y para ello se confía en una nueva tecnología llamada Smart Shift que hace uso de sensores de piloto automático, junto a inteligencia artificial, para saber automáticamente en qué marcha debe estar el automóvil en todo momento.

Tal como puede verse en el vídeo compartido por uno de los usuarios de los nuevos Tesla, esta selección de marchas en modo manual se realiza deslizando el dedo en uno de los laterales, algo que está recibiendo multitud de críticas debido a que desvía la atención del conductor de la carretera.

Lo que pretende Tesla con este cambio es que el conductor no tenga que hacer nada al cambiar de marcha, dado que el coche detectaría el momento determinado para realizarlo. También conociendo que en ciertos momentos el usuario querría hacer este cambio de marcha de forma manual, vemos los pertinentes controles observados en el tuit.

En lugar de apostar por una palanca de cambio de toda la vida, han querido implementar un sistema táctil que no está convenciendo ahora mismo a muchísimas personas, y que está accesible desde el panel central. Desde ahí tenemos la posibilidad de controlar el cambio de marchas automático si así fuera necesario.

Lo visto en el tuit deja bastantes dudas, no solo por su localización, sino por el hecho de tener que estar deslizando el dedo hacia arriba o hacia abajo sobre el icono del coche, que no lo hace precisamente muy seguro ni eficiente.

Con este método si el conductor decidiera tomar control manual de las marchas acabaría desviando su mirada de la carretera, lo que podría poner tanto en peligro a los integrantes del coche como también al resto de los conductores.