Skip to main content

Hay coches en los que resulta casi imposible romper la ventanilla en caso de emergencia

Emergencias coche

OWL

18/07/2019 - 09:02 | Actualizado 18/07/2019 - 20:27

La seguridad en un coche es algo esencial, y hay muchos elementos de seguridad en los vehículos. Tenemos desde los pasivos a los más tecnológicos, los elementos de seguridad activos, y uno de esos ''sistemas'' que nos permiten salir de un accidente son las ventanillas. Sin embargo, hay coches en los que es muy difícil romper la ventanilla en caso de accidente.

Hay dos tipos de ''cristal'' que se utiliza para las ventanas de los coches, sobre todo las laterales. Por un lado, tenemos el vidrio templado, una tecnología que permite que el cristal, al romperse voluntaria o involuntariamente, se rompa en cientos de pedazos que resultan inofensivos para los ocupantes del vehículo. De esta forma, se evitan cortes y otras lesiones.

La otra solución son las ventanas de vidrio laminado. Es algo que se suele montar en las lunas para evitar que se rompa la pieza (la luna no se rompe tan fácilmente y suele mantenerse de una pieza) y hacer, así, que sea más complicado que en un choque frontal, la víctima salga disparada. Esto es así porque entre láminas de vidrio, también hay láminas de plástico.

Las dos tecnologías son compatibles en el vehículo y no son ni mejores ni peores, y cada uno tiene sus ventajas e inconvenientes. Ya hemos dicho que el vidrio templado se rompe más fácilmente (de hecho, hay elementos muy pequeños que viene bien tener en el coche), pero como leemos en Car and Driver, uno de cada tres modelos de 2018 cuentan con todos los cristales del vehículo con vidrio laminado.

Es un material que aísla mejor del sonido y que, en caso de choque, nos protege mejor a la hora de salir despedidos, pero también tiene inconvenientes. Sí, vale, son casos que no son los más frecuentes, pero en el caso de un accidente con fuego o donde el vehículo caiga al agua, estos cristales son prácticamente imposibles de romper.

Así que, en caso de emergencia, es casi imposible escapar de un vehículo con vidrio laminado en sus ventanillas. Sí, potencialmente, el vidrio laminado es mejor, pero en el caso de emergencia, quedaríamos atrapados en el vehículo.

La buena noticia es que menos de la mitad del 1% de accidentes tienen las condiciones (fuego o coche sumergido) para que el vehículo se convierta en una trampa mortal, y según diferentes estudios, los pasajeros tienen un 64% menos de probabilidades de morir en un accidente si no salimos despedidos del vehículo, algo que evita el vidrio laminado.

No hay método de seguridad perfecto, pero esto es interesante para conocer qué tipo de material tienen las ventanillas de nuestro coche y, así, poder reaccionar en un accidente en el que no podamos abrir las puertas.