Samsung tiene que pagar 290 millones de dólares a Apple

Un juez obliga a Samsung a pagar 290 millones de dólares a Apple

En términos de multinacionales de la telefonía, el dinero tiene un valor diferente. Otra escala. Con un millón de dólares bien administrados podría vivir una familia holgadamente 25 o 30 años. Mientras, Apple y Samsung se reclaman cientos de millones de dólares como si se tratase de calderilla...

El último capítulo en su particular guerra de patentes lo ha escrito un tribunal de California (Estados Unidos) que ha condenado a Samsung a pagar 290 millones de dólares por infrigir patentes de Apple relacionadas con el iPhone.

Todo comenzó hace algo más de un año, cuando la compañía coreana fue condenada a pagar más de 1000 millones de dólares por este mismo tema.

Las patentes infringidas cubrían elementos básicos de un smartphone, desde la forma de mostrar textos e iconos, al ya universal gesto de tocar la pantalla para hacer zoom, arrastrar para mover la pantalla, dos dedos para "agarrarla"... 

Unos meses más tarde la condena fue revisada, y el juez que presidía el tribunal redujo la multa a "sólo" 640 millones de dólares, pero admitió que el jurado había cometido errores al calcular la cifra, y que debía realizarse otro juicio adicional por el resto de la multa, unos 379 millones.

Samsung admitía haber infringido parte de las patentes, pero sólo hasta sumar 52 millones de dólares, lejos de los 379 millones pedidos por Apple.

Según cuenta la web Betanews, ayer mismo se conoció la sentencia de este segundo asalto: el jurado californiano obliga a Samsung a pagar otros 290 millones de dólares, lo que sumado a los 640 millones anteriores, casi llegan a los 1000 millones de la cifra original.

La representante de Samsung, Lauren Restuccia, ha dicho que "se sienten decepcionados por la decisión de hoy", y ha confirmado que recurrirán la sentencia.

¿Sabías que el presidente Obama indultó a Apple tras perder un juicio por patentes con Samsung?

Los argumentos de ambos bandos tienen sus puntos de razón.

Samsung defendió durante el jucio que "la belleza" y "lo atractivo" son adjetivos que no pertenecen a Apple, y no se pueden patentar.

Apple por su parte, asegura que las patentes son un reflejo se su innovación, y si alguien las viola pone en peligro dicha innovación. Afirma que se ha visto gravemente perjudicada porque el público ya no ve a Apple como una empresa tan innovadora, no porque no lo sea, sino porque los demás copian sus innovaciones.

Una guerra que se recrudece en los tribunales mientras, por otro lado, Samsung es el principal proveedor de componentes de Apple, al fabricar los procesadores del iPhone y el iPad. Incluso va a acudir en su ayuda para suplir la demanda de pantallas del iPad Mini Retina.

Los negocios son los negocios, y ambas compañias no van a dejar que un juicio de unos pocos cientos de millones de dólares estropee su estrecha relación comercial...