Los británicos aprenden a evitar el filtro de pornografía

Filtro de pornografía británico

Parece ser que los británicos lo tienen claro: el filtro anti-pornografía instaurado por la administración de David Cameron no ha tenido ningún éxito. Al parecer, tres de los cuatro proveedores de Internet principales tienen un índice de activación por debajo del 10%. 

Según la ley, los proveedores de Internet deberían estar ofreciendo el filtro como una "optativa obligatoria", pero por algún motivo la medida no está arraigando. Fue, irónicamente, el proveedor Virgin Media el que encontró una forma de saltarse la instalación.

Al parecer, en el momento de instalación del router que sigue al alta de línea, el ingeniero a cargo puede decidir o no si activa el filtro, que no se limitaría a bloquear el contenido sexual sino también los sitios que el gobierno pudiese considerar "peligrosos".

Peligrosos, peligrosos... uno de los programas que bloqueaba el filtro era League of Leyends 

Y cuando decimos "peligrosos", estamos hablando de páginas web que pudiesen hacer referencia a drogas, alcohol... o intercambio de archivos. No es de extrañar que más de uno opinase que la medida no era más que un intento de control por parte del gobierno. 

Estos datos llegan a través de un informe de OFCom titulado: "Proveedores de servicios de Internet: Niveles de medida de filtrado de la red". A pesar de lo oscuro del nombre, su contenido es bastante esclarecedor: los británicos no quieren barreras a la hora de navegar por Internet. 

Eso sí, el informe roza la ingenuidad más cándida cuando en una de sus secciones finales cavila sobre si el motivo de que no se activen las medidas es que los usuarios ya tenían filtros previamente instalados.