El software libre cumple 30 años

GNU: El software libre cumple 30 años

"Considero que la regla de oro requiere que si un programa me gusta, debo compartirlo con otra gente que también le guste. Mi conciencia no me permite firmar un acuerdo de confidencialidad o una licencia de software".

Estas palabras, que después se convertirían en el dogma del Software Libre, estaban incluidas en el famoso email que Richard Stallman envió a sus colegas para anunciar el nacimiento oficioso del software libre:

Email Richard Stallman

Aquí puedes leer el e-mail completo, traducido y sin traducir. Es historia de la informática y sin él posiblemente no estarías disfrutando de Android en tu smartphone, o de Gmail o Google Maps, de forma gratuita.

Richard Stallman es, en esencia, un genio informático revolucionario. No en el sentido técnico, sino ideológico. El Che Guevara de la programación, si se quiere. Dotado de un talento portentoso para desarrollar software, estudió en la Universidad de Harvard y trabajó en IBM y en el Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT), en labores de hacker de laboratorio.

Richard Stallman

A principios de los años 80 del pasado siglo, los programadores aún tenían bastante libertad para desarrollar sus propios programas y compartirlos con sus colegas.

Pero las grandes corporaciones, e incluso las universidades y centros de investigación recelaban de estas prácticas y comenzaban a obligar a sus alumnos, profesores o empleados, a firmar clausulas de confidencialidad o licencias de software para impedir que otros lo usasen libremente.

Richard Stallman, empapado de la cultura hacker de la época y con una influencia hippie de la que aún no se ha desprendido, decidió que su conciencia no le permitía firmar ese tipo de prohibiciones.

Así que el 27 de septiembre de 1983 envió el ya famoso email a sus colegas, con el lema "Free Unix!" (¡Unix Libre!), que dió pie al nacimiento del software libre.

Aquí puedes ver una de sus conferencias en castellano, en donde explica los principios del software libre:

Unix era el sistema operativo de la época más usado en entornos académicos y profesionales, pero era un sistema propietario. Stallman anunció la creación de GNU, una versión libre de Unix, y pidió ayuda a sus colegas para que participasen en su creación.

Él mismo desarrolló algunas de las herramientas de GNU, que resultó ser todo un éxito. Pero le faltaba una cosa: el kernel, es decir, el núcleo del sistema operativo. Así se llama al código encargado de gestionar los recursos del hardware y facilitarlos a las distintas herramientas y programas del sistema operativo.

En 1991, Linus Torvalds se propuso crear el equivalente al kernel para GNU, y así nació Linux. De hecho al principio se llamó GNU/Linux, pero coloquialmente perdió el encabezamiento.

Linus Torvalds

 

GNU fue el embrión de Linux, un sistema operativo gratuito que controla los servidores de miles de empresas y servicios, desde todos los ordenadores de Google a la Estación Espacial Internacional, la Bolsa de Nueva York, el tráfico de San Francisco o los submarinos nucleares de Estados Unidos.

Android también es un sistema operativo basado en Linux, y gracias a la aportación desinteresada de programadores de todo el mundo, ha crecido hasta instalarse en casi mil millones de dispositivos. Se calcula que más de 10.000 programadores han participado en el desarrollo de Linux.

En los últimos años, las principales aportaciones provienen de las empresas relacionadas con la telefonía móvil, que añaden mejoras a Linux para después trasladarlas a Android y con ello, a sus smartphones y sus apps.

Según el último informe de Linux Foundation, en las actualizaciones trimestrales del kernel de Linux participan una media de 1.100 programadores de 225 empresas.

La principal aportación de Richard Stallman, y de GNU, ha sido sentar las bases del software libre: código abierto que se puede compartir y modificar libremente. Programas creados mediante la aportación de cientos, miles de personas.

Stallman fundó la Free Software Foundation (Fundación para el Software Libre) de la que aún es presidente, en donde se inventaron términos como el copyleft, y se idearon las licencias Públicas Generales GNU (GPL), que se utilizan para distribuir el software libre.

Extravagante (no tiene teléfono móvil y no duerme en hoteles), extremista ("La nube es para gente estúpida") y genial (echa un vistazo a su caótica página personal), Stallman acostumbra a disfrazarse de San IGNU-cius en sus conferencias, con un disco duro de los antiguos en la cabeza, a modo de aureola, y no duda en bendecir ordenadores si así se lo piden.

Richard Stallman

Que sus extravagancias no te distraigan de su incalculable aportación a nuestra vida cotidiana.

Casí todo el software gratuito que usas existe gracias a Stallman y su ideología aplicada a la informática. Software que, en muchos casos, está ahí y no sabes que existe.

Sus ideas son muy claras, y estés o no de acuerdo con ellas, están dotadas de una hiriente dosis de verdad y realismo puro y duro. Nos quedamos con una de sus reflexiones:

Que las empresas tengan especial influencia en la política significa que la democracia está enferma. El propósito de la democracia es asegurarse de que los ricos no tengan una influencia proporcional a su riqueza. Y si tienen más influencia que tú o que yo, eso significa que la democracia está fallando. Las leyes que se obtienen de esta forma no tienen autoridad moral, sino la capacidad de hacer daño.

¿Qué país "democrático" pasa este filtro? Ninguno...

Gracias, Richard Stallman, por conseguir que en la informática aún exista un pequeño reducto de democracia, representado por el software libre y las licencias GPL. Tu lo hiciste posible.

 

Fuente de algunos datos: Wikipedia.