Windows 10 caducará el 14 de octubre de 2025, ¿qué hay después?

Windows 10 recibirá soporte y parches de seguridad durante 10 años.

Aún no ha nacido (al menos en su versión final), pero ya sabemos cuándo morirá Windows 10. Será el 14 de octubre de 2025, dentro de poco más de una década. A partir de entonces Windows, como sistema operativo tradicional, dejará de existir. No habrá Windows 11.

El dato es importante porque aclara una de las incógnitas que los usuarios llevábamos dando vueltas desde principios de año, cuando Microsoft anunció que Windows 10 sería el último Windows, y que los usuarios dispondrían de soporte "durante todo el ciclo de vida de su hardware".

¿Significa eso que Microsoft abandona los sistemas operativos? ¿Qué quiere decir con lo de "todo el ciclo de vida de hardware"? Vamos a tratar de explicarlo.

En la web oficial de Windows, Microsoft ha fijado la fecha de caducidad de Windows 10:

Windows 10 caducará dentro de 10 años

Reserva y actualización de Windows 10, todo lo que debes saber

Como vemos en la tabla, el soporte estándar de Windows 10 terminará el 13 de octubre de 2020, y el soporte extendido, el 14 de octubre de 2025. El de Windows 8 lo hará dos años antes.

El soporte estándar o mainstream cubre tanto los parches de seguridad como las actualizaciones y las mejoras de Windows 10, incluyendo el soporte para el nuevo hardware que se lance en los próximos 5 años. A partir de 2020 se activa el soporte extendido, en donde Windows 10 ya no se actualizará con mejoras, sólo se añadirán los parches de seguridad, y aquellos que arreglen cosas.

El 14 de octubre de 2025 Windows 10 caducará oficialmente, aunque nada impide que extiendan el plazo, como ya hicieron con Windows XP y otros sistemas.

Microsoft también ha anunciado que seguirá dando soporte a las versiones OEM de Windows 10, incluso aunque el fabricante deje de hacerlo. A eso se refería con lo de "todo el ciclo de vida del hardware".

¿ Y qué ocurrirá después de la muerte de Windows 10? Pues que no habrá más Windows, tal como lo conocemos. Pero eso no significa que Microsoft deje de fabricar sistemas operativos, sino que va a convertir Windows en un servicio. Es decir, algo similar a lo que son servicios de Internet como Gmail o WhatsApp: un software que no se actualiza "por bloques" (o service packs, como Windows), sino que se va actualizando y mejorando continuamente en segundo plano, sin que el usuario apenas tenga que intervenir. Un Windows sin numeración que irá mejorando y evolucionando eternamente.

La revolución de Windows ha comenzado.

Sí aún no conoces las principales novedades del nuevo sistema, las hemos recopilado en este vídeo:

Pros y contras de actualizar a Windows 10