Skip to main content

La policía de la temperatura corporal está cerca con estas gafas que detectan la fiebre de hasta 200 personas

Rokid T1

Rokid

16/04/2020 - 10:18

La crisis del coronavirus está forzando a innovar en una serie de tecnologías que ayuden en lo posible a contener el contagio de la enfermedad. A las novedades en las que se está trabajando de un modo más que anunciado, como la aplicación que desarrollan Google y Apple, se unen también otro tipo de tecnologías que parten de empresas menos conocidas y acogen distintos ángulos de innovación.

El detectar a las personas con posibles síntomas de sufrir la enfermedad es una de las grandes preocupaciones, y el modo más directo es analizando el aumento de temperatura corporal. La fiebre es uno de los síntomas habituales y con unas gafas que se han desarrollado en China es posible averiguar si las personas cercanas la sufren.

Según la información de TechCrunch, las gafas con visión térmica de la empresa Rokid pueden llegar a Estados Unidos y otros países en un futuro próximo, y son aparentemente muy efectivas a la hora de detectar a personas con fiebre.

A las gafas Rokid T1 se une un sensor de infrarrojos capaz de analizar la temperatura de 200 personas en 2 minutos, siempre que estén a una distancia de hasta 3 metros. El objetivo es que estas gafas puedan ser útiles a cualquier tipo de clientela, desde particulares a personal de los hospitales o fuerzas del Estado. Hay que recordar que no siempre se sabe que se está sufriendo esta enfermedad.

Junto a este sensor, las gafas cuentan con una cámara de 12 megapíxeles, puede grabar vídeo, sacar fotografías. Integran una GPU Qualcomm y además permiten funciones de realidad aumentada. Entre los extras que se pueden añadir está el reconocimiento facial. Las gafas se conectan a través de un puerto USB.

A la hora de probar el funcionamiento de las gafas T1, la empresa ha estado usándolas para monitorizar a los propios empleados en sus oficinas y almacenes. 

De cara a no sufrir problemas con la legislación estadounidense, algo previsible vista la situación política actual, desde Rokid afirman que no recopilan información de las gafas T1 y "no envían ningún dato a la nube (...) La medición de datos se almacena de forma local".

Con el objetivo de "ayudar a la gente que trabaja en primera línea", estas gafas T1 se han desarrollado en apenas dos meses y ya están siendo utilizadas en distintos lugares públicos y privados de China, desde escuelas a parques nacionales. Ahora queda por ver si esta empresa consigue vender sus productos en otros países y cómo avanza una tecnología que puede ser necesaria, aunque vaya acompañada de un debate sobre su uso.