Skip to main content

Científicos chinos han creado dos híbridos de cerdo y mono para transplantes de órganos a humanos

Quimera de cerdo y mono

Tang Hai/State Key Laboratory of Stem Cell and Reproductive Biology

22/12/2019 - 07:15

La ciencia asegura que es posible transplantar órganos animales a humanos, pero antes es necesario que esos organos sean personalizados con células del humano receptor, para evitar el rechazo. Los cerdos son animales especialmente compatibles, y por eso científicos chinos han llevado a cabo un polémico experimento, que no ha salido bien: han creado dos híbridos de cerdo y mono que murieron a la semana de nacer.

Se trata de una técnica que quizá sea válida desde el punto de vista científico, pero tiene indudables problemas éticos, al utilizar a los animales como meros recipientes de órganos que van a utilizar los humanos.

Científicos chinos del Laboratorio Estatal de Biología Reproductiva de Pekin han dado el primer paso al implantar células madre de mono en 4.000 embriones de cerdo, cinco días después de la fecundación.

De estos 4.000 embriones modificados genéticamente, solo nacieron 10 crías. Solo dos de ellas eran verdaderos híbridos de mono y cerdo. Pero todos ellos, tanto los híbridos como el resto, murieron a la semana de vida.

Estas quimeras de cerdo y mono desarrollaron algunos órganos como el corazón, el hígado, los pulmones, o la piel con células de mono, pero en una proporción baja. Se puede ver en la foto de apertura de la noticia, en donde el híbrido tiene más pelo de lo que es habitual en su especie.

Los científicos aún no tienen claro por qué murieron los cerdos. Puesto que fallecieron tanto los híbridos como el resto, creen que la culpa no es de la hibridación, sino del método de inseminación artificial utilizado en el experimento.

Aseguran que van a volver a intentarlo, utilizando una mayor proporción de células madres de mono. Si consiguen crear híbridos que sobrevivan, sería el primer paso para crear órganos animales con células humanas.

Pero también se han alzado voces en contra de este tipo de experimentos, como la del biólogo Paul Knoepfler de la Universidad de California, que afirma que los experimentos quiméricos nunca han tenido muchas probabilidades de éxito, y que la muerte de todas las crías es "descorazonador". Este científico cree que el uso de órganos animales en humanos es inviable.