Skip to main content

Este dispositivo puede 'hackear' tus sueños

Dormio

19/04/2020 - 07:45

Pasamos un tercio de nuestra vida durmiendo, y ahora los investigadores del MIT han logrado crear un dispositivo que puede hacernos controlar todos nuestros sueños, para que vivamos también ese gran porcentaje de nuestra vida del que somos inconscientes.

Un equipo de investigadores del DreamLab del MIT están trabajando en una especie de dispositivo portátil de código abierto que es capaz de interactuar con nuestros sueños, pudiendo incluso darnos cierto control sobre los mismos para que, por decirlo de alguna manera, todos nuestros sueños sean personalizados. Es un guante en la línea de otros futuristas como el que te permite tocar objetos que no existen.

Lo que pretende el equipo es demostrar que también el ser humano puede tomar control sobre sus propios sueños. “La gente no sabe que un tercio de su vida es un tercio que podrían cambiar o incluso estructurar para mejorarles a sí mismos”, señala al estudiante de doctorado del MIT Media Lab’s Fluid Interfaces Group, Adam Horowitz.

Este dispositivo llamado Dormio tiene cierta forma similar a un guante, y ha sido desarrollado por DreamLab del MIT. Este aparato viene equipado con una serie de sensores que pueden detectar en qué estado duerme el usuario en cada momento. Cuando la persona que está equipada con el dispositivo se desliza a un estado entre consciente e inconsciente, conocido como hipnagógica, el guante logra emitir una señal de audio pregrabada compuesta de una palabra para introducir el concepto en el sueño.

Dormio

Una alucinación hipnagógica es cuando el usuario sufre un espejismo auditivo, visual e incluso táctil que se produce poco antes del inicio del sueño. Sin embargo, muy pocos usuarios son capaces de darse cuenta cuando están en la etapa hipnagógica.

Para probar este guante Dormio se experimentó con 50 personas, donde el guante fue capaz de insertar la palabra “tigre” en el sueño de las personas al enviar este mensaje pregrabado. En todo caso, no es sencillo que funcione este experimento, dado que se estima que solo el 1% de las personas son capaces de ingresar a este estado regularmente.

[Fuente: Onezero]