Skip to main content

Tu móvil es resistente al agua, pero ¿deberías sumergirlo? Seguramente no

IP 68

16/08/2019 - 10:55

La certificación IP68 para móviles cada vez se encuentra en más modelos y muchas veces se vende como un dispositivo resistente al agua y que podríamos sumergir, pero ¿hasta qué punto es esto cierto?

Para empezar si tu móvil cuenta con el certificado IP68 indica que ese smartphone es resistente al polvo y a la suciedad, incluso sin tener funda y que se puede sumergir a 1 metro de profundidad durante un máximo de una media hora, pero aún así las marcas no cubren los desperfecto si el móvil estuvo en contacto con el agua. 

Puede parecer una estafa, pero en parte tiene sentido y los fabricantes se cubren las espaldas ante la multitud de posibilidades que podrían causar daño en el móvil si este se mete en agua. Vamos a ver porqué sucede esto y porqué no es un buena idea sumergir el móvil. 

Qué garantía tiene un móvil nuevo y qué derechos tengo después de comprarlo

Aunque nuestro terminal cuente con el certificado IP68, esto sólo implica que es más resistente que el resto de móviles, pero al sumergirlo, aunque simplemente se nos haya caído un segundo en el lavabo, un golpe que no haya dejado marca puede haber estropeado el sello que protege el interior para que no entre agua. 

Si el fabricante detecta que el móvil ha estado en contacto con el agua, no tiene forma de comprobar que sencillamente lo sumergiste un metro y la protección falló por otro motivo, o si por el contrario, te fuiste a hacer submarinismo con él. 

Sí, los móviles con IP68 están diseñados para que resistan un metro de profundidad durante media hora pero si lo haces es bajo tu responsabilidad, porque si algo falla, la marca no te ayudará a reparar los daños

Nada de agua salada

selfie, foto

Por otro lado, el agua en el que se puede sumergir este tipo de móviles es muy especial, no puede ser salada. La sal del agua del mar es un gran corrosivo que estropea los materiales de estos dispositivo hasta destrozarlos. El cloro también puede ser un problema, pero en menor medida pues necesitaría que el agua estuviera a unas temperaturas muy altas a las que no podrías bañarte ni tú.  

Así que ya sabes, el agua cuanto más lejos de tu smartphone mejor, aún que haya sido un pequeño accidente o te acabes de comprar el móvil, el riesgo es muy grande como para probar a usarlo en la ducha o fregando en la cocina. 

Ver ahora: