Skip to main content

La ONU advierte que la basura espacial es un peligro para las comunicaciones

Basura espacial

02/09/2019 - 13:16

Más de sesenta años de carrera espacial han convertido la órbita de nuestro planeta en uno de los mayores vertederos creados por el ser humano, pero como no lo podemos ver a simple vista no reconocemos el problema que implican las toneladas de basura que tenemos sobre nuestras cabezas. 

Las Naciones Unidas han querido mandar un mensaje de alerta sobre este problema medioambiental tan invisible en nuestros días, pero tan peligroso para las comunicaciones de las que hoy dependemos, así como las futuras misiones espaciales. 

La Agencia Espacial Europea ha registrado más de 5.000 lanzamientos de objetos desde que los seres humanos comenzamos la carrera espacial en el año 1957. De todos estos objetos espaciales sólo 1.950 siguen en funcionamiento. Y a estos hay que sumar los 22.300 escombros rastreados regularmente por Space Surveillance Networks.

Muchos de estos objetos o escombros considerados como basura espacial se producen por la colisión entre varios objetos, como satélites. Un problema que va creciendo según se siguen lanzando más objetos saturando la órbita terrestre y aumentando la probabilidad de que una satélite se rompa por una colisión o se produzca un accidente en el lanzamiento de alguna nave tripulada

Compañías como la de Elon Musk o Amazon proponen llevar internet a zonas sin mucha conexión creando constelaciones de satélites y están preparando más lanzamientos para el futuro. En un principio esta tecnología mejoraría las comunicaciones de millones de personas, pero a largo plazo puede conseguir el efecto contrario. 

Al problema de las colisiones, se suman otras preocupaciones como el hecho de que estos objetos dificulten las observaciones y el estudio del espacio por parte de la comunidad de astrónomos, que entre otras cosas vigilan que la Tierra esté a salvo de un posible impacto con un meteorito. 

Por el momento no hay ninguna propuesta para liberar la órbita terrestre de toda esta basura y despejar nuestro cielo, dejando únicamente el número de objetos espaciales necesarios y en funcionamiento. Podemos ir añadiendo este problema medioambiental a la lista de efectos negativos que está provocando el ser humano en la naturaleza que nos rodea.