Skip to main content

El número de satélites que orbitan la Tierra se quintuplicará en la próxima década

Project Kuiper

26/06/2019 - 15:05

La mayor parte de los usuarios de internet no se paran a pensar en detrás de cada acción que realizamos con nuestro móvil hay un satélite dando vueltas a la Tierra y ofreciéndonos esa información. Un grupo de satélites que cada vez es mayor. 

Ahora mismo, mientras lees este artículo hay unos 2.000 satélites orbitando alrededor de nuestro planeta ofreciendo, no sólo conexión a internet a una parte de la población mundial, sino encargándose de otra serie de tareas que sólo ellos son capaces de realizar. 

Por cada una de esas funciones se lanzarán una gran número de satélites nuevos en los próximos diez años llegando a quintuplicar la cifra actual. Sin olvidarnos de los escombros o basura espacial que también permanece en órbita con las distintas misiones espaciales o cuando uno de esos satélites deja de funcionar. 

Llevar internet a todo el mundo

Parte de esa gran nueva masa de satélites que se lanzarán en los próximos años se debe a los distintos proyectos que se están poniendo en marcha para llevar internet a todos los rincones del mundo. 

Empresas como Amazon o OneWeb se han propuesto este reto, pero sin duda, el proyecto más ambicioso es el de SpaceX la empresa de Elon Musk y su iniciativa Starlink con la que pretenden lanzar más de 12.000 satélites para el año 2027

Una constelación de satélites que ya ha protagonizado su primera polémica al reflejar la luz del Sol hacia la Tierra y obstaculizar la observación del espacio a la comunidad de astrónomos que no se han mostrado muy contentos y han alertado de las repercusiones que tendría una saturación de estos aparatos alrededor de la Tierra. 

Starlink

No sólo impediría estudiar el universo con claridad, sino que también podría ser un riesgo para las futuras misiones espaciales. No obstante, los defensores de este tipo de proyectos aseguran que los beneficios compensan también el intento, al poder ofrecer vídeo 4K en streaming a más de 40.000 personas de manera simultánea.

Amazon pondrá en órbita 3236 satélites para llevar Internet a todo el mundo

Predecir los cambios climáticos

Aunque en menor medida, otro de los proyectos que también depende del uso de satélites es el estudio y pronóstico de las condiciones metereológicas. En 2016, el programa GOES-R comenzó a monitorizar las nubes y el vapor de agua utilizando la radiación solar reflejadas. 

tierra

Se trata de un método completamente opuesto al utilizado por los sistemas de medición en la Tierra y de momento sólo ha necesitado dos satélites GOES, que recopilan imágenes en 16 canales de luz visible e infrarroja

Esta misión no sólo nos dirá si mañana hace calor, también nos ayudará a salvar vidas adelantándonos a las catástrofes naturales. El siguiente en sumarse a sus predecesores será el GOES-T y está previsto que lo haga en 2024

Desde buscar un restaurante a controlar los cultivos

También de vital importancia para la mejora y el funcionamiento de nuestra sociedad son otros dos tipos de satélites que se han estado lanzando pero en menor medida. 

satélites

Los satélites GPS que cada vez son más precisos y que sirven para toda clase de usos como buscar un local en la aplicación de nuestro móvil aunque estemos dentro de un edificio o para guiar a un tractor por el campo. 

Hace mucho que no se suman nuevos satélites para esta causa pero eso va a cambiar en 2023 cuando se lancen nueve más. 

Por último, están los modelos Dove de Planet Labs y en forma de cubesats que apenas pesan unos pocos kilogramos. En 2017 se enviaron 88 Doves a la órbita terrestre y su totalidad se usan para un sin fin de proyectos. 

Sus imágenes de la Tierra en alta definición son fundamentales para controlar la evolución de los cultivos, la detección de la deforestación ilegal e incluso, ayudar la inteligencia artificial militar. 

Muchos usos que se han vuelto imprescindibles para la vida en la Tierra y que requerirán de una mayor cantidad de satélites de todo tipo y más modernos.

Más:

#Destacado