Skip to main content

Este es el primer dron de seguridad autónomo para proteger la casa

Dron de seguridad autónomo

Sunflower Labs

14/03/2020 - 06:00

La mayoría de los drones domésticos que existen en la actualidad tienen un uso recreativo. Se pueden comprar drones por poco más de 20 euros que la gente utiliza dentro de casa, o drones algo más avanzados para volar en el jardín o al aire libre, por diversión para grabar vídeo, controlados con un mando o el móvil. Pero un nuevo tipo de dron se va a volver muy popular en los próximo años: los drones autónomos de seguridad para proteger la casa.

El primero de ellos ya está disponible. Se llama Sunflower, y es un sistema de seguridad autónomo compuesto de tres partes: los sensores Sunflower (Girasol), el dron autónomo Bee (Abeja), y la base de carga Hive (Colmena).

Los Girasoles registran la actividad que hay en el jardín o las entradas de la casa, y cuando detectan algo extraño se lo comunican a la Abeja, que sale volando de la colmena a la caza del intruso... Puedes verlo en este vídeo:

Los Girasoles se colocan en los puntos clave de entrada a la casa. Están dotados de luces de colores, que pueden usarse como iluminación. Pero además poseen sensores de movimiento y, muy importante, de vibración.

La Colmena incluye en su interior un ordenador dotado de inteligencia artificial. Este ordenador analiza los datos de los sensores, mientras la IA aprende la rutina de los habitantes de la casa. De esta manera puede concluir que la persona que accede al jardín de la casa es un miembro de la familia, o un intruso.

Cuando los sensores detectan actividad y el ordenador concluye que no es un movimiento habitual, la Abeja sale volando de la Colmena. Es un dron autónomo dotado de un sensor de objetos que evita los choques, y un cámara específica para aterrizar en la Colmena de forma autónoma. El dron acude volando al lugar en donde se ha dado la alarma y lo graba todo con su cámara, desde el aire. Gracias a las balizas de seguridad, nunca se sale de los límites fijados por el dueño.

Al mismo tiempo, el dueño de la casa recibe una notificación, y puede ver el vídeo en directo de lo que está pasando, a través de Intenet.

Sunflower es un sistema más avanzado que las clásicas cámaras de vigilancia, porque no saben lo que ven, y envian notificaciones simplemente porque se ha movido un rama por el viento. Sunflower tienen también sensores de vibración, que detectan pasos y los diferencia de la caída de una rama por ejemplo, o de la mascota.

Eso si, no es un sistema barato. Tiene un coste de casi 10.000 euros, y cada dron adicional de vigilancia que se añade la sistema, cuesta cerca de 500 euros.