Skip to main content

La tinta electrónica evoluciona, y cada vez se parece más a la analógica

e Ink

30/11/2018 - 14:52

La tinta electrónica llegó hace unos años como la salvadora de nuestros ojos. La tecnología de esta tinta, que permite crear una sensación más parecida a la del papel que los píxeles en pantallas retroiluminadas, llegó para quedarse, pero su desarrollo es bastante lento. Ahora, E Ink ha dado un paso más en el desarrollo de la tinta electrónica.

La tinta electrónica es la que encontramos, por ejemplo, en los eReaders, los lectores de libros electrónicos como el Kidle de Amazon. Se trata de una tecnología que ''pinta'' las letras en la pantalla y, una vez hecho eso, el consumo de batería es mínimo debido a que no hay una tasa de refresco de imagen.

Con el paso del tiempo, la tinta electrónica ha evolucionado, y ya no solo sirve para leer, sino también para escribir. Por ejemplo, el reMarkable tablet es una tablet, como su nombre indica, que resulta ser un cuaderno de tinta electrónica en el que apuntar notas. También hemos visto portátiles con esta tecnología, como el Yoga C930 de Lenovo.

Ahora, E Ink, la empresa que más esfuerzos y recursos está invirtiendo para el desarrollo de la tecnología, ha mostrado en funcionamiento una pantalla de tinta electrónica en la que podemos escribir y, además, cuenta con ''nearly zero lag''.

A la hora de escribir, es fundamental que no haya latencia, es decir, un retraso entre el movimiento y lo que aparece en pantalla para, así, tener la experiencia más... analógica posible.

Esto se consigue gracias a que han encontrado una mejor solución que las pantallas TFT anteriores, por lo que solo el lápiz debe estar encendido y la pantalla solo consume una pequeña cantidad de energía para actualizarse... o borrar.

Nueva pantalla de tinta electrónica a color

Esta pantalla, llamada JustWrite, es un gran avance para que la compañía pueda crear superficies que consuman muy poca energía y sustituyan, por ejemplo, a las pizarras tradicionales o a las pizarras inteligentes que, actualmente, necesitan un proyector para funcionar.

Además, no es lo único en lo que E Ink está trabajando. También tienen entre manos una pantalla de tinta electrónica a color, aunque esto parece que tardará algo más en llegar debido a las complicaciones de la tecnología... y a lo lentos que ''van'' añadiendo colores a la paleta (solo llevan 32.000).